EL MUNDO › SON 7,68 MILLONES DE KM CUADRADOS

El rastreo del avión

A diez días de la búsqueda sin éxito del avión de Malaysia Airlines desaparecido con 239 personas a bordo, nuevas informaciones y rumores sobrevuelan las investigaciones. El ministro de Transporte malayo, Hishammudin Hussein, informó que el operativo internacional, donde participan 25 naciones, fue intensificado y está rastreando un área de 7,68 millones de kilómetros cuadrados. Por su parte, el embajador chino en Malasia, Huang Huikang, afirmó que no hay prueba alguna que sustente que los pasajeros chinos que viajaban en el vuelo hayan participado en un ataque contra el avión. Además, trascendió que el primer desvío hacia el oeste realizado por la aeronave se habría llevado a cabo a través de un sistema informático programado por una persona presente en la cabina del avión, lo que alimenta la idea de la intencionalidad en el cambio de rumbo del aparato.

De acuerdo con fuentes citadas por el diario The New York Times, la persona responsable del desvío tenía amplios conocimientos acerca de los sistemas del avión y alteró en forma manual los controles de la nave, pulsando siete u ocho teclas en una computadora ubicada entre el comandante y el copiloto.

Este ordenador, conocido como Sistema de Gestión de Vuelo, dirige el avión desde un punto hasta otro en base a un plan de vuelo enviado antes del despegue, aunque no está claro si el cambio de la ruta fue reprogramado antes o después. El hecho de que el desvío pudiera haber sido programado a través de esa computadora refuerza la teoría de los investigadores de que hubo intencionalidad y centra aún más las sospechas en los pilotos.

Los procedimientos normales antes del despegue incluyen la introducción en esa computadora, manualmente o actualizado por la aerolínea, de un código de cinco letras, que son el nombre del punto al que se dirigirá el avión. Un plan normal de vuelo consiste en el paso por varios de estos puntos, que finaliza en el aeropuerto de destino. Uno de los pilotos introduce la clave en una pantalla separada y, tras confirmar que no hay errores de tipeo, pulsa otro botón para introducirla en el plan de vuelo. Habitualmente, se confirma oralmente con el otro piloto y se presiona otro botón para instruir al avión a dirigirse a ese lugar.

Hasta el momento, no se encontró ningún resto del vuelo MH370, que debía ir de Kuala Lumpur a Beijing, desaparecido el pasado 8 de marzo. Las sospechas de secuestro o sabotaje se intensificaron después de que las autoridades dijeran el domingo que la última comunicación desde el avión fue pronunciada luego de que su sistema de seguimiento automático, conocido como Acars, fuera apagado. Sin embargo, ayer, el ministro de Transporte de Malasia admitió que podría no haber ocurrido así.

Según Malaysia Airlines, el sistema Acars del desaparecido Boeing 777 200 podría haber sido desconectado entre la 1.07, momento en que se envió la última señal, y la 1.37, hora prevista para el siguiente aviso. Hishammudin sostuvo que el hecho de no saber en qué momento preciso se desconectó el sistema de información y comunicación no influye en la búsqueda del avión. Tampoco cambia la versión de que “los movimientos del aparato coinciden con la acción deliberada de alguien dentro del avión”, afirmó.

En estos momentos, el operativo internacional de búsqueda y rescate está rastreando un área de 7,68 millones de kilómetros cuadrados, que se divide en un corredor sur, que abarca desde el este de Sumatra al sur del océano Indico, y un corredor norte, que va desde Laos al mar Caspio, de acuerdo con el Departamento de Aviación Civil malayo.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.