EL MUNDO › UN SARGENTO DE EE.UU. FUE CANJEADO POR CINCO PRISIONEROS DE GUANTANAMO

Liberan a un rehén del talibán afgano

Obama reveló en un comunicado la operación de canje, que se rumoreaba desde febrero y que se completó con la asistencia del gobierno qatarí, que accedió a acoger al menos durante un año a los cinco presos talibán.

El sargento Bowe Bergdahl, aquí bajo control talibán antes de ser canjeado.
Imagen: AFP.

El gobierno de Estados Unidos anunció ayer que el talibán liberó al único prisionero de guerra estadounidense que mantenía cautivo en Afganistán, el sargento Bowe Bergdahl, a cambio de la transferencia a Qatar de cinco reclusos afganos de la prisión de Guantánamo. El presidente estadounidense, Barack Obama, reveló en un comunicado la operación de canje, que se rumoreaba desde febrero y que se completó con la asistencia del gobierno qatarí, que accedió a acoger al menos durante un año a los cinco presos talibán, quienes ya se encuentran rumbo a Doha, la capital del país. “Hoy el pueblo estadounidense está feliz de que podamos dar la bienvenida a casa al sargento Bowe Bergdahl, retenido en cautiverio desde hace casi cinco años”, dijo Obama.

“La recuperación del sargento Bergdahl es un recordatorio del compromiso inquebrantable de Estados Unidos de no dejar a ningún hombre ni mujer de uniforme atrás, en el campo de batalla”, añadió el mandatario. El gobierno de Estados Unidos intentó durante años negociar con los talibán para lograr la liberación de Bergdahl, un sargento de Infantería secuestrado en 2009 en la provincia afgana de Paktika y por el que los talibán habían pedido inicialmente un millón de dólares y la liberación de 21 presos. Esos intentos se vieron frustrados hasta hace “varias semanas”, cuando “surgió una oportunidad de reanudar las conversaciones sobre Bergdahl”, que tuvo éxito gracias al “compromiso personal del emir de Qatar”, Tamim bin Hamad al Thani, explicó a los periodistas un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato.

El sargento de Infantería de 28 años fue entregado ayer de forma pacífica por un grupo de 18 talibán a un equipo de Operaciones Especiales de Estados Unidos en un lugar no especificado del este de Afganistán, y se encuentra bien de salud, según otra fuente del Departamento de Defensa. Después de subirse a un helicóptero, Bergdahl escribió en un plato de papel las letras “SF?”, preguntando si las tropas que lo acompañaban eran de las Fuerzas Especiales del Pentágono, y cuando le respondieron que sí, rompió a llorar de emoción, según relató The Washington Post.

Los padres del sargento, Bob y Jani Bergdahl, expresaron en un comunicado la “alegría y el alivio” que sintieron cuando Obama los llamó por teléfono para comunicarles la noticia sobre su “único hijo”, que se encuentra por ahora en una base militar de Afganistán a la espera de volver a Estados Unidos. El secretario de Defensa, Chuck Hagel, se refirió a los cinco presos de la cárcel de Guantánamo, en Cuba. “Hemos coordinado con Qatar para asegurarnos de que se aplican las medidas de seguridad necesarias y que la seguridad nacional de Estados Unidos no se verá comprometida”, indicó el funcionario en un comunicado.

Los cinco presos ya “están en la custodia y bajo el control de Qatar y estarán sujetos a restricciones a sus movimientos y actividades”, según un alto funcionario estadounidense. Obama telefoneó el martes pasado al emir de Qatar para coordinar con él los detalles de la operación, que fue recibida con suspicacia por uno de los senadores más influyentes en temas de Defensa, el republicano John McCain. “Estos individuos en particular (los presos liberados) son terroristas de línea dura que tienen sangre de estadounidenses e incontables afganos en sus manos. Estoy deseoso de conocer qué pasos está dando la Administración para asegurarse de que estos despiadados y violentos extremistas talibán nunca regresan a la lucha contra los Estados Unidos”, dijo el ex candidato presidencial en un comunicado.

La Casa Blanca no divulgó por el momento los nombres de los presos, cuya liberación sitúa en 149 el número de reclusos que permanecen en la prisión de Guantánamo. El cierre de esa cárcel fue una promesa electoral de Obama en 2008, pero las trabas en el Congreso y la falta de ofertas de países para acoger a los prisioneros lo han dificultado. El canje forma además parte de un esfuerzo más amplio de reconciliación con la comisión política de los talibán, algo que Estados Unidos persigue desde hace tiempo para garantizar el éxito de la posguerra en Afganistán.

“Aunque somos conscientes de los retos, esperamos que la recuperación del sargento Bergdahl pueda abrir potencialmente la puerta a conversaciones más amplias entre los afganos sobre el futuro de su país, construyendo confianza en que es posible que todas las partes encuentren puntos en común”, manifestó Obama.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se comunicó con el presidente afgano, Hamid Karzai, para informarle sobre el acuerdo con los talibán para la liberación de Bergdahl. “Mientras miramos al futuro en Afganistán, Estados Unidos seguirá apoyando pasos que mejoren el clima para las conversaciones entre los afganos sobre cómo acabar con el derramamiento de sangre en su país a través de un proceso de reconciliación liderado por los afganos”, aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense. Washington consideraba esencial recuperar a ese prisionero antes de la fecha fijada por la OTAN para la retirada de las tropas en Afganistán a finales de este año, y el anuncio llega apenas unos días después de que Obama anunciara que mantendrá a 9800 soldados en ese país desde enero de 2015.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.