EL MUNDO › AMBOS BANDOS SE ACUSAN DE VIOLAR EL ALTO EL FUEGO EN UCRANIA

Llega el convoy pero no la paz

El cargamento ruso arribó a Lugansk en 220 camiones que llevaron a la ciudad controlada por los separatistas unas 2000 toneladas de productos de primera necesidad, según los organizadores. Los veedores europeos no lo pudieron revisar.

Un segundo convoy ruso con ayuda humanitaria llegó ayer, la ciudad de Lugansk, en el este de Ucrania, en una jornada en la que las fuerzas ucranianas y las milicias separatistas prorrusas se acusaron mutuamente de violar el régimen de alto el fuego acordado el pasado 5 de septiembre. “A los aduaneros y guardias fronterizos ucranianos no se les permitió inspeccionar el cargamento ni los vehículos”, afirmó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Andri Lisenko, que acusó al Kremlin de “incursión ilegal de cargas llamadas humanitarias”. En tanto, el presidente ucraniano Petro Poroshenko autorizó la utilización de aviones no tripulados para vigilar el alto el fuego en el este del país.

La carga arribó a Lugansk en 220 camiones y llevaron a la ciudad controlada por los separatistas unas 2000 toneladas de productos de primera necesidad, según los organizadores del convoy, que atravesó la frontera ruso-ucraniana por un sector controlado por los rebeldes.

El jefe de la misión de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) desplegada en la frontera ucraniana, Paul Picard, confirmó que el convoy entró en Ucrania sin ser revisado por representantes de las autoridades ucranianas. “Nosotros no inspeccionamos la carga, simplemente observamos el paso de la columna de camiones”, dijo Picard, citado por la agencia rusa Interfax.

El de ayer es el segundo convoy con ayuda humanitaria que llega a Lugansk, ciudad que con anterioridad al conflicto tenía poco más de 400 mil habitantes y ahora se redujo a 200 mil que contemplan consternados los resultados del bombardeo que la asedió durante largas semanas. El primer convoy fue enviado el 23 de agosto pasado por orden del presidente de Rusia, Vladimir Putin, que no quiso seguir esperando la autorización de las autoridades ucranianas. De acuerdo con el Kremlin, Kiev estaba demorando de forma intencional el ingreso de la ayuda, lo que provocó una fuerte escalada en las tensiones entre ambos países.

Aunque la jefatura militar rebelde comunicó ayer, ocho días después de la firma de los acuerdos de alto el fuego, que las tropas ucranianas seguían bombardeando con su artillería zonas civiles cercanas a Donetsk, el viceprimer ministro de la autodenominada república popular de Donetsk, Andri Purguin, destacó que la tregua se cumple.

Pero en una entrevista emitida por la televisión rusa, Purguin aseguró que mientras los rebeldes aprovechan la reducción de la intensidad del fuego para aliviar la catástrofe provocada por los enfrentamientos y prepararse para el invierno, Kiev utiliza el alto el fuego para reagrupar sus tropas y fortalecer sus posiciones. “En realidad, se prepara para la guerra contra nosotros”, apuntó.

El mando militar ucraniano informó que las fuerzas gubernamentales rechazaron el viernes por la noche un ataque contra sus posiciones en el aeropuerto de la ciudad de Donetsk y a primera hora de la mañana de ayer las instalaciones fueron nuevamente atacadas con fuego de lanzagranadas y morteros.

Por su parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, a quien Putin acusó recientemente de encabezar un “partido de la guerra” en Kiev, señaló ayer en la conferencia internacional Estrategia Europea, que el objetivo final del mandatario ruso es acabar con Ucrania como Estado independiente. El premier declaró asimismo que en determinadas circunstancias, la OTAN es la única posibilidad de defender a Ucrania.

“Yatseniuk está tratando de capitalizar la escalada en el este del país ya que su partido Narodny Front (Frente Popular) competirá en las elecciones parlamentarias adelantadas contra la formación de Poroshenko”, anunció el propio jefe de Gobierno en una conferencia en Kiev. “Estamos en sectores distintos, pero unidos en las ansias de reforma”, indicó el primer ministro de cara a los comicios. Según los analistas, Yatseniuk busca diferenciarse del presidente Poroshenko, que tiene una visión más conciliadora en torno del conflicto con Rusia y los separatistas. El Frente Popular, creado a finales de marzo, está integrado también por el presidente del Parlamento, Alexander Turchinov, y el ministro del Interior, Arsen Avakov.

En tanto, desde Moscú el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergui Lavrov, se mostraba ligeramente optimista sobre las perspectivas de que la tregua en las regiones orientales ucranianas se transforme en un alto el fuego duradero. “Al día de hoy, según nuestra valoración y la opinión de los observadores de la Organización de la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE), la tregua en general se cumple, aunque hay violaciones, que gracias a Dios no son significativas”, destacó ayer el canciller en una entrevista con el canal de televisión ruso TVTs.

Si bien Lavrov admitió que periódicamente se producen tiroteos de ambos bandos, recalcó que por el momento el proceso de establecimiento de una tregua duradera no había sido abortado. “No quiero expresarme con demasiado optimismo, porque hay gente a la que le gustaría socavar este proceso y devolver la situación al plano militar”, sostuvo el ministro, quien insistió en que Rusia no es parte del conflicto en las regiones orientales de Ucrania. Según Lavrov, los principales interesados en continuar la guerra son los destacamentos de voluntarios creados por los “oligarcas” ucranianos que no se subordinan a Kiev y que ven en las fuerzas armadas de Ucrania a un “aliado temporal”.

En la misma línea, el canciller ruso acusó a Estados Unidos de aprovechar la crisis ucraniana para intentar romper los lazos económicos entre Rusia y Europa. “Estados Unidos quiere utilizar la situación actual para separar económicamente a Europa de Rusia y conseguir así condiciones más favorables en las negociaciones para la creación de una asociación transatlántica para el comercio y las inversiones”, aseveró.

Compartir: 

Twitter
 

Un soldado del ejército vigila una manifestación en favor del gobierno central en Mariupol.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.