EL MUNDO › AL MENOS 50 CADAVERES DE MIGRANTES FUERON HALLADOS A BORDO DE UNA EMBARCACION EN EL MEDITERRANEO

Decenas murieron asfixiados en un barco

Las operaciones de socorro se multiplican, según reconoció la guardia costera italiana. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó a la comunidad internacional a solidarizarse e intervenir en la superación de este drama.

Al menos 50 cadáveres fueron hallados a bordo de una embarcación llena de inmigrantes que buscaban llegar a Europa por el Mediterráneo, informó la guardia costera italiana. Los cuerpos fueron encontrados en la bodega del navío: las personas murieron, al parecer, intoxicadas por las emanaciones de los motores del barco. Los socorristas italianos confirmaron la muerte de otras cuatro personas, entre ellas tres mujeres que se hallaban en una lancha neumática, con 120 refugiados a bordo, asistida por un buque de la marina italiana.

Los guardacostas italianos informaron que ayer fueron auxiliados 3000 migrantes que se encontraban a la deriva y se realizaron diez tareas de socorro a buques precarios o en dificultades, en el canal de Sicilia y no lejos de las costas libias. Según un vocero de la guardia costera sueca, el barco Poseidón, que integra la operación Tritón –coordinada por la Marina militar italiana, frente a las costas libias–, socorrió a 439 migrantes.

Según el diario Il Corriere della Sera, ayer llegaron al puerto de Catania, en Sicilia, 218 inmigrantes a bordo del barco croata Andrija Mohorovicic, que participa también en la operación Tritón. La mayoría de los migrantes proviene de Siria, Somalia y Eritrea e incluye numerosos menores de edad, cerca de unos 40, muchos de ellos sin acompañante. Un muchacho somalí de unos 20 años, que sufría de diabetes, murió en la nave croata durante la travesía, informaron las autoridades sicilianas.

La muerte de otro joven africano fue registrada a bordo de un barco de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF). Según los compañeros de travesía falleció por problemas de salud causados por las golpizas recibidas durante su estancia en Libia, antes de emprender el viaje.

La crisis migratoria está desbordando a Italia. Las operaciones de socorro se multiplican, según reconoció la guardia costera italiana. Los barcos de la operación Tritón tienen la misión de proteger las fronteras exteriores de la Unión Europea, aunque Italia los involucra en rescates humanitarios apelando al artículo 98 de la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar, que obliga a salvar cualquier vida en peligro que se encuentre en aguas abiertas. Barcos de MSF patrullan también a diario la franja del Mediterráneo central, que se extiende entre Zuwara y Trípoli, a 30 millas de la costa de Libia, colaborando con las autoridades de Italia.

Respecto al conflicto migratorio, que ya se posiciona entre los más graves de la historia reciente de Europa, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó desde París a la comunidad internacional a solidarizarse e intervenir en la superación de este problema. En una conferencia de prensa que tuvo lugar en el Ministerio francés de Relaciones Exteriores, Ban estimó que los miles de migrantes que emprenden viajes peligrosos no deberían, al llegar, encontrarse con nuevas dificultades. “Hay hoy muchas más personas desplazadas de las que ha habido nunca desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo el representante de la ONU. “En Siria y en otros lados, millones de personas huyen de la violencia y la persecución. Otros tratan de escapar a la pobreza y buscan medios de vivir con dignidad”, sostuvo. Luego, felicitó a los países que manifiestan su solidaridad e invitó a los otros, en Europa y en otros lados, “a mostrar compasión y a hacer mucho más para superar esta crisis”.

El secretario general de la ONU instó a salvar vidas. “Con nuestra intervención, debemos salvar vidas, luchar contra la trata y la discriminación, aportar soluciones jurídicas, examinar las causas profundas de los problemas y defender los derechos humanos”.

Por su parte, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) rechazó ayer el pedido de iniciar una misión en las fronteras del bloque europeo, en el marco de la crisis migratoria que vive el continente. “No hay una solución militar para los problemas que son causados por los grandes movimientos migratorios”, opinó un portavoz de la organización en Bruselas. La fuente subrayó que la alianza no es responsable de ese asunto. La declaración se da luego de que el vicejefe de Gobierno de la República Checa, Andrej Babis, exigiera una intervención de la OTAN en las fronteras exteriores de la UE a raíz del crecimiento exponencial de migrantes que llegan al continente europeo. “Debemos cerrar el espacio Schengen hacia afuera”, dijo el también ministro de Finanzas, quien aseguró que el flujo de migrantes es el mayor peligro para Europa.

Más cerca del intervencionismo militar que muestra la OTAN, el gobierno húngaro anunció ayer su intención de desplegar al ejército para ayudar a contener el flujo de migrantes procedentes de Serbia, medida que será sometida a voto en el Parlamento en una sesión extraordinaria que tendrá lugar la próxima semana. “El Ejecutivo quiere utilizar al ejército en tareas relacionadas con la defensa de fronteras y la migración”, afirmó Szilard Nemeth, diputado del gobernante partido Fidesz, que encabeza la comisión parlamentaria de Seguridad Nacional. “Los migrantes ilegales se están haciendo cada vez más agresivos, no podemos tolerar lo que ocurrió en Roszke, no podemos aceptar esta agresión”, dijo en rueda de prensa.

Horas antes, la policía húngara lanzó gases lacrimógenos para impedir que 200 migrantes abandonaran un centro de recepción para refugiados en Roszke, localidad húngara fronteriza con Serbia. Según la policía, muchos refugiados rehusaban que se les tomara huellas digitales. “La policía intentaba calmar la situación, pero los migrantes seguían gritando”, dijo un portavoz. El jefe de la policía húngara anunció que el próximo mes un grupo de agentes será enviado a la frontera de Hungría con Serbia para hacer frente al flujo migratorio. “La protección de la frontera se reforzará con 2106 policías suplementarios a partir del 5 de septiembre”, dijo Karoly Papp a la prensa en Budapest. Hungría, que es miembro de la UE, registró 100 mil solicitudes de asilo desde enero y construye una valla metálica para cerrar su frontera.

Compartir: 

Twitter
 

Los guardacostas italianos informaron que fueron auxiliados 3000 migrantes en el canal de Sicilia.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.