EL MUNDO › CORTAN EL ACCESO A SANTIAGO PORQUE EN LA ARAUCANIA LES PRENDEN FUEGO SUS VEHICULOS

Camioneros-mapuches, un clásico chileno

La capital chilena se transformó en el escenario de enfrentamientos entre quienes se solidarizaron con los camioneros y aquellos que defienden a los mapuches. A esta revuelta se sumó durante la tarde la manifestación de estudiantes.

Camioneros chilenos cortaron los accesos a Santiago para reclamar mayor seguridad, especialmente en la sureña región de La Araucanía, donde doce vehículos de carga fueron prendidos fuego. Los transportistas culparon de los incendios a la comunidad mapuche, que mantiene un foco de conflicto constante en esa región, producto de sus reclamos por tierras. La capital chilena vivió una jornada convulsionada durante el día de ayer, ya que se transformó en el escenario de enfrentamientos entre quienes se solidarizaron con los camioneros y aquellos que defienden a los mapuches. A esta revuelta se sumó durante la tarde la manifestación de estudiantes, quienes protestaron por el aplazamiento para el año que viene de la discusión del proyecto de gratuidad en la educación superior.

A través de un decreto, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet prohibió durante la jornada de ayer el ingreso de camiones de más de dos ejes a Santiago y les ofreció en cambio a los manifestantes el ingreso a la capital de un solo vehículo para realizar su protesta. Sin embargo, por la tarde, la Confederación Nacional de Carga de Chile (CNTC) confirmó a través de su presidente, Sergio Pérez, que los camiones fueron autorizados a ingresar a la céntrica zona del Palacio de La Moneda.

En el acceso sur de la capital chilena, una larga fila de vehículos de carga, algunos de los cuales portaban autos y maquinaria incendiada en ataques anteriores fue detenida por la policía. Tras la negativa, los transportistas bloquearon la ruta, lo que provocó una gran congestión en los alrededores de la localidad de Angostura, a unos 60 km del centro de Santiago. Además, varios centenares de camioneros bloquearon otras carreteras de todo Chile en solidaridad con las protestas.

Ayer por la mañana, el frontis de la Casa de Gobierno fue escenario de enfrentamientos entre manifestantes a favor y en contra de la manifestación de los camioneros. Los choques obligaron a la policía a intervenir y detener a dos personas. De un lado, estaban aquellas personas que se solidarizaron con la causa de indígenas mapuches. Uno de los presentes, Eduardo Bulnes, acusó a los camioneros de quemar sus vehículos para poder cobrar sus seguros. “Ahora vienen a pedir recursos a la zona de Santiago para poder seguir militarizando la zona con más carabineros”, dijo.

Del otro lado, estaban los que defendieron la protesta de camioneros. Bernardita Molina, habitante de La Araucanía que salió a sumar su apoyo a los camioneros, afirmó que en el sur se vive una situación crítica. “Todas las noches hay algún atentado que no se conoce acá en Santiago y que la gente no sabe cómo enfrentarlo porque el gobierno no es capaz de defenderla”, explicó.

La protesta de los camioneros comenzó el lunes en la ciudad de Temuco, al sur del país, en rechazo a una serie de ataques incendiarios ocurridos en los últimos meses, que según los camioneros fueron provocados por indígenas mapuches. Hasta el momento, decenas de integrantes de esa comunidad fueron encarcelados acusados de provocar estos ataques. El conflicto se cobró la vida de un policía y de un matrimonio de agricultores.

Por su parte, estudiantes se movilizaron por el centro de Santiago con la consigna “Marcha en defensa de la educación”. De acuerdo con los organizadores, las protestas reunieron a unas 80.000 personas y repercutieron en ciudades de Valparaíso, Temuco y Concepción. La presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Valentina Saavedra, criticó que el gobierno de Bachelet haya modificado en varias ocasiones el alcance de la reforma. “El programa hablaba en un comienzo de beneficiar al 70 por ciento de los estudiantes más vulnerables. Sin embargo, en cinco meses el Gobierno rebajó la cuota de gratuidad al 50 por ciento de ellos”, señaló la dirigente. .

Los estudiantes buscan acabar con un sistema educativo que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), considerado uno de los más caros del mundo. Producto de las transformaciones implementadas por la dictadura, hoy sólo casi el 40 por ciento de la matrícula escolar estudia en colegios públicos gratuitos, mientras que a nivel universitario no es posible hacerlo.

Compartir: 

Twitter
 

Los camioneros chilenos cortan un acceso a la capital para protestar por la inseguridad.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.