EL MUNDO › DOS PERIODISTAS FRANCESES PRESOS POR PEDIR TRES MILLONES DE EUROS PARA NO PUBLICAR UN LIBRO CRITICO

Una propuesta al monarca de Marruecos

Mohamed VI recibió un llamado en el que los periodistas franceses Eric Laurent y Catherine Graciet le pedían tres millones de euros para no publicar un libro muy crítico. El intento fue denunciado. Cuando recibieron el dinero fueron detenidos en París.

Laurent y Graciet ya habían escrito anteriormente, juntos, el libro El rey predador.
Imagen: AFP.

El 23 de julio pasado empezó en París lo que los franceses suelen denominar con el sustantivo affaire (caso), el affaire marroquí por uno de los protagonistas del caso, o como affaire Laurent, si la guía es el apellido de otro actor, un periodista francés que publicó varios libros polémicos. Ese día, el gabinete real de Mohamed VI recibió un llamado desde Francia. Era Laurent. Lo que escuchó el funcionario debe haber conmovido las definiciones de osadía: del otro lado del teléfono le ofrecían evitar la publicación de un libro extremadamente crítico sobre el monarca marroquí, a cambio de tres millones de euros. Los marroquíes aceptaron el juego, hicieron la denuncia a las autoridades francesas, mantuvieron un par de encuentros, llevaron la plata, la entregaron y a la salida la policía francesa detuvo ayer a Laurent y Catherine Graciet para investigarlos por corrupción.

Laurent es autor de libros polémicos, uno de ellos, con la colaboración de Graciet, El rey predador, sobre el ex sultán de Marruecos, Hasán II, padre de Mohamed VI, y quien ocupó su cargo hasta su muerte en 1999, fecha en que lo sucedió su hijo.

Juntos de nuevo, Laurent, periodista de la emisora de radio pública France Culture, y Graciet, periodista independiente, iniciaron la producción de otra investigación, esta vez sobre Mohamed, para la editorial Editions du Seuil, cuya publicación estaba pautada para enero o febrero de 2016.

El 23 de julio, según reveló la publicación francesa Le360, “Eric Laurent se puso en contacto con el secretario particular de Su Majestad y le dijo que tenía informaciones explosivas referidas al reino e insistió en tener una entrevista”.

El monarca envió un abogado a encontrarse con el periodista. El 11 de agosto pasado, se produjo el encuentro. Los términos en síntesis fueron éstos: “Ustedes saben que Catherine Graciet no lleva especialmente a Marruecos en el corazón –le dijo Laurent al abogado según la misma fuente–. Ella tiene informaciones cruciales sobre Marruecos que serán reveladas en un libro que estamos escribiendo”. Laurent aclaró entonces que de publicarse el libro se corría el riesgo de desestabilizar al reino.

¿Cómo se podía evitar el riesgo? Convenciendo al dúo de que abandonara el proyecto de publicación. La convicción periodística de Laurent y de Graciet era mensurable: tres millones de euros.

Mohamed ordenó entonces presentar la denuncia ante la Justicia francesa, que inició una investigación y pidió que se continuara adelante con el affaire Paremos el escándalo.

Así las cosas, hubo un segundo encuentro el 21 de agosto. Esta vez, todo se realizó bajo el secreto voyeurismo de la policía francesa. Mientras, la imagen de Laurent y Graciet fue engrosando horas y horas de filmaciones secretas. Y se montó un sistema de grabación y filmación, tal como aparece en las películas, para registrar todo lo que se dijera en el encuentro. La grabación muestra a Laurent repitiendo su oferta de perder la convicción de publicar el libro a cambio de los tres millones.

Se inició a partir de ese momento de llevar adelante un operativo para detenerlos con las manos en los euros. Para ello, se organizó un tercer encuentro en el que la corona marroquí debía exigir determinadas cuestiones, como que con el pago no sólo se impediría la publicación del libro sino de no volver a escribir una sola palabra más sobre el reino. Se negoció, incluso, que se pagaría la suma de 2 millones de euros.

No hubo inconveniente y se pactó un tercer y definitivo encuentro.

El martes pasado, se realizó el esperado encuentro en el paquetísimo restaurante del hotel parisino Raphael, en el exclusivo distrito 16. Concurrieron los dos periodistas. Allí no sólo le hicieron repetir a Laurent las condiciones como para que un grabador oculto guardara la prueba, sino que además firmaron un documento en el que tanto Laurent como Graciet estamparon su firma. Y cada uno recibió un sobre blanco con 40 mil euros en su interior como primer pago. Primero y último, con devolución post peritaje y proceso. Porque ambos se levantaron de la reunión, caminaron unos pasos, salieron del Raphael para que discretamente unos señores los invitaran a ir con ellos hacia el patrullero.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.