EL MUNDO › EL GOBIERNO SELLA LA FRONTERA A LOS MIGRANTES

La “barrera técnica” de Austria

El gobierno austríaco anunció la construcción de una valla contra refugiados en la frontera eslovena, nueva terminal de la ruta balcánica tras el cierre de Hungría. La noticia fue dada a conocer mientras desembocaron ayer casi 3200 nuevos migrantes en el puerto griego de El Pireo y fueron rescatados más de 200 cerca de Italia.

La ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, anunció que erigirá el muro en un lenguaje cauteloso y lleno de eufemismos, pronunciado ya en los inicios de la estación fría que endurece más aún la vida de miles de fugitivos de la guerra y los conflictos.

La funcionaria evitó la palabra “valla” y habló de “barrera técnica”. Se esforzó en indicar que el país alpino recibe miles de refugiados diarios, y aseguró que el objetivo es garantizar un tránsito ordenado por las fronteras. “Se trata de permitir un acceso (al país) ordenado y controlado, no de cerrar nuestras fronteras”, afirmó. Pero a continuación admitió claramente que “también se trata de una valla”.

Horas más tarde, el canciller federal, Werner Faymann, matizó las declaraciones de la ministra. “No es una valla alrededor de Austria. Es una medida de seguridad técnica que no encapsula a Austria”, aseguró.

En la última semana algunos grupos de varios de miles de refugiados rompieron el cordón policial para entrar en Austria desde la frontera con Eslovenia, después de esperar horas en medio de las bajas temperaturas otoñales.

La medida llega después de que las autoridades regionales alemanas de Baviera acusaran a Austria de enviarles a miles de refugiados sin haberlos registrado y de manera incómoda. El ministro del Interior alemán, Thomas de Maizière, repitió las quejas provenientes del sur del país. “El comportamiento de Austria no fue muy correcto en los últimos días”, dijo “Hemos observado que, sin ningún aviso y de noche, se lleva a los refugiados a la frontera alemana, donde se les deja sin provisiones. Austria aceptó volver a un proceso ordinario. Espero que esto ocurra inmediatamente”, añadió. El primer ministro del estado de Baviera, Horst Seehofer, dio el martes un ultimátum a la canciller alemana, Angela Merkel, para que hable con el gobierno austríaco y tome medidas antes del domingo para frenar las nuevas oleadas de refugiadas. La ministra austríaca respondió a las acusaciones alemanas diciendo que la actual afluencia masiva de migrantes se debe a la promesa del Gobierno alemán de no devolverlos, especialmente a aquellos que provienen de Siria, al primer país por el que entraron a la Unión Europea (UE).

A lo largo de la ruta de los Balcanes se suceden estas críticas entre países vecinos que se acusan de enviar refugiados de forma descontrolada y que denuncian recibir más de los que salen. La falta de colaboración entre Serbia y Croacia, y este país con Eslovenia, provoca un cuello de botella en los cruces fronterizos, en los que los refugiados tenían que esperar a la intemperie a cruzar al siguiente país de la ruta.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.