EL MUNDO › BOLIVIA DECIDE LA CONTINUIDAD DE MORALES MAS ALLA DE 2020

Evo va por un nuevo mandato

Seis millones y medio de bolivianos deben pasar hoy por el cuarto oscuro para definir en un referéndum constitucional si el actual presidente puede aspirar a un nuevo término una vez que expire su mandato dentro de cuatro años.

 Por Sebastián Ochoa

Desde La Paz

Hasta esta noche, cuando el Tribunal Supremo Electoral comience a dar los datos oficiales, es imposible especular con quién va a ganar: el Sí o el No a la continuidad de Evo Morales en la presidencia de Bolivia más allá de 2020. Las encuestas presentan un empate 40 a 40 por ciento. Además está ese 15 por ciento de votantes indecisos, que hoy harán conocer su peso. En los últimos días de campaña todos los pelotazos fueron contra Morales y su vicepresidente, Alvaro García Linera. Hasta el triste incendio provocado el miércoles pasado en la Alcaldía de El Alto, por el cual murieron seis personas, puede afectar en cierta medida a los resultados de la votación, ya que uno de los primeros detenidos tiene vínculos con el Movimiento Al Socialismo (MAS).

Seis millones y medio de bolivianos deben pasar hoy por el cuarto oscuro y responder a la pregunta: “¿Usted está de acuerdo con la reforma del Artículo 168 de la Constitución Política del Estado para que la Presidenta o Presidente y la Vicepresidenta o Vicepresidente del Estado puedan ser reelectos por dos veces de manera continua?”.

Actualmente, la Constitución (aprobada por otro referéndum en 2009) permite como máximo una reelección presidencial. Morales asumió en 2005, cuando Bolivia todavía se denominaba “república”. Con la aprobación de la nueva Carta Magna, la Justicia boliviana dio por hecho que el país había sido refundado, esta vez como “Estado Plurinacional”. Por ello, la segunda presidencia del líder aymara es computada como la primera, de cinco años, de acuerdo con el nuevo orden (no republicano) establecido.

El año pasado fue su única reelección, al menos que hoy se le permita a él y a García Linera aspirar a un cuarto mandato consecutivo. Con una década en la presidencia, Morales es quien más tiempo pudo mantenerse en este cargo en la historia boliviana.

Durante sus actos de campaña por el Sí, Morales apeló a la bonanza económica evidenciada en el país desde que él maneja los números. Y, como ya es su costumbre, se paró en la vereda de enfrente del imperialismo de Estados Unidos.

“Solo hay dos caminos: quienes estamos con el Sí estamos con el pueblo boliviano. Quienes están con el No están con el imperio norteamericano. Quienes estamos con el Sí estamos con la nacionalización, con la industrialización. Y quienes están con el No están con los privatizadores, con quienes entregaron los servicios básicos y los recursos naturales a las transnacionales”, dijo Morales en su cierre de campaña en la ciudad de El Alto, nueve días atrás, antes de la quema de la Alcaldía.

Ante la gravedad de los disturbios que concluyeron con la muerte de seis personas el gobierno actuó rápido. Fue destituido el comandante de la Policía de El Alto, José Peña, y fueron encarceladas cuatro personas que habrían alentado a destrozar el edificio municipal, con empleados y todo adentro. Uno de los detenidos es Wilmer Sarzuri, ex candidato a concejal para esta ciudad por el MAS, dato que usó la oposición para culpar al gobierno.

Durante las últimas semanas, la oposición (el No) se puso a hablar de las vidas privadas de Morales y García Linera para desprestigiarlos. Por ello se supo que entre 2005 y 2007 el presidente tuvo una relación con la simpatizante del MAS Gabriela Zapata. Y hasta tuvieron un hijo, que habría fallecido al poco tiempo de nacer. Hoy, su ex es una joven empresaria que tiene el cargo de gerente comercial en la rama boliviana de la empresa CAMC, de China, la cual firmó diversos y costosos contratos con el Estado. Esto motivó que se iniciara una investigación por “tráfico de influencias”.

Sobre García Linera, se supo que realmente no tiene título universitario de sociólogo ni de matemático. Él dijo que ya lo había avisado años atrás, pero aparentemente nadie le prestó atención.

Para el presidente Morales, estos ataques personales obedecen a una carencia de ideas y propuestas en las mentes de la oposición. El presidente aseguró que la derecha boliviana aplaude que el presidente Mauricio Macri “esté quitando los beneficios sociales, las conquistas sociales” y haya dispuesto una suba de tarifas de servicios básicos.

“Cuando no tienen ideas, no proponen nada”, dijo Morales el miércoles pasado, en el cierre de campaña en esta ciudad. “Pero sabemos que tienen una idea y es volver al modelo neoliberal, a privatizar otra vez. ¿Y cómo demostramos eso? ¿Cómo se justifica? Cuando gana un neoliberal en Argentina, todos los de la derecha boliviana van a festejar el triunfo de la derecha en Argentina o en Venezuela.”

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes de Evo Morales en el cierre de campaña del Sí en La Paz.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.