EL MUNDO › CIRUGíA, ELECCIONES Y CRISIS EN FORZA ITALIA

Berlusconi, corazón roto

 Por Elena Llorente

Página/12 En Italia

Desde Roma

El ex primer ministro italiano y magnate de los medios de difusión, Silvio Berlusconi, sufrió ayer una delicada operación al corazón durante cuatro horas y media en el Hospital San Raffaele de Milán y se encuentra en terapia intensiva. Pero los médicos informaron que la operación, que consistió en la sustitución de la válvula aórtica, procedió regularmente. Familiares y partidarios políticos se hicieron presentes en estos días y ayer en el hospital ya que Berlusconi fue internado de urgencia el pasado 5 de junio. Ayer, simpatizantes de su partido de centroderecha, Forza Italia, manifestaron frente al hospital levantando cartelones con leyendas como “Felicidades presidente. Gracias por existir” y “No afloje”. El día antes de la operación el líder de Forza Italia (FI) había escrito en Facebook que había recibido mensajes de solidaridad de mucha gente, sus seguidores en primer lugar pero también de adversarios políticos. “Cuánto afecto, qué linda una Italia así. Muchas gracias. Les mando a todos un abrazo afectuoso”, escribió.

“Todo anduvo según lo previsto, no hubo complicaciones”, dijo el cirujano cardiovascular Ottavio Alfieri que lo operó. Berlusconi volverá a su habitación después de 48 horas en terapia intensiva a fin de que los médicos puedan controlar todos los efectos inmediatos de la operación. La única autorizada a entrar, al menos en un primer momento a terapia intensiva, fue su compañera Francesca Pascale que lo acompañó todo el tiempo en el hospital desde que fue internado. También se hicieron presentes sus cinco hijos, su hermano Paolo y varios exponentes de su coalición política.

Berlusconi, que en septiembre cumplirá 80años, se había sentido mal el domingo 5 de junio estando en Roma. Le diagnosticaron una insuficiencia cardíaca grave. Ese día se hizo la primera vuelta de las elecciones municipales más de 1.300 municipios de todo el país, incluidas ciudades importantes como Roma, Milán, Turín, Bolonia y Nápoles. Su partido no salió muy bien parado, sobre todo en Roma y Turín, donde no consiguió votos suficientes como para pasar a la segunda vuelta. Y no se sabe si los datos que fueron surgiendo, influyeron en el malestar del ex primer ministro. Forza Italia, aliada con la derechista Liga Norte en muchos casos, pasó a la segunda vuelta en Bolonia, Milán y Nápoles donde competirá con los candidatos del centroizquierda el próximo domingo.

Hasta hace algunos años, Forza Italia y el Partido Democrático (PD, centroizquierda) eran los dos partidos principales. Ahora, muchos de los votos que eran de FI y del PD, se los ha llevado el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) del cómico Beppe Grillo, sobre todo votos de aquellos desilusionados de los partidos tradicionales. El M5S, en efecto, competirá en Roma y Turín contra el PD. En Roma todo hace pensar que podría ganar su candidata, la joven abogada Virginia Raggi de 38 años. Sobre Raggi han salido a relucir algunos datos no demasiado alentadores, como que al parecer trabajó en el estudio de un abogado, Cesare Previti, ex diputado, ex senador, ex ministro de Defensa del primer gobierno de Berlusconi, hoy condenado por corrupción en distintos procesos de forma definitiva y que por eso además tiene la perpetua prohibición de ocupar cargos públicos.

Apenas se supo que Berlusconi estaba internado, y que debía ser operado del corazón, mil suposiciones rodaron por los medios de comunicación y en ambientes políticos, imaginando que su lugar de máximo dirigente de FI debería ser ocupado por otra persona, incluso se habló de uno de sus jóvenes consejeros, Giovanni Toti. Esto se agregó al debate que sobre la validez y sobrevivencia de Forza Italia ha comenzado hace ya algunos años, porque el partido tuvo una primera escisión -en efecto de esa escisión nació el Nuevo Centroderecha que forma parte del gobierno del primer ministro Matteo Renzi- pero después otras divisiones lo han seguido carcomiendo. Sin embargo, unos días antes de las elecciones, el mismo Berlusconi aseguró que Forza Italia estaba “plenamente en funciones a través de sus organismos directivos”.

La pregunta que queda pendiente de todas maneras y que muchos se hacen es si Berlusconi seguirá haciendo política cuando se recupere y si no es así, dónde podría ir a parar Forza Italia sin él.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.