EL MUNDO › LOS LíDERES MUNDIALES PROMETIERON MáS APOYO, PERO EVITARON SUSCRIBIR ACUERDOS CONCRETOS

La ONU se reúne por los refugiados

El documento de ayer no tiene carácter vinculante y reitera muchos de los compromisos internacionales existentes.

La cumbre de Naciones Unidas (ONU) sobre refugiados se celebró ayer en Nueva York con más desplazados alrededor del mundo que en ningún momento de la historia desde la Segunda Guerra Mundial. En un intento por reforzar una respuesta, los líderes prometieron más apoyo para los migrantes, pero evitaron suscribir compromisos concretos. John Kerry sostuvo que hacen falta acciones urgentes de la comunidad internacional ante la crisis y pidió eliminar la brecha entre las necesidades de los desplazados y los fondos disponibles para hacerles frente. En sintonía con el secretario de Estado norteamericano, Turquía, el país que alberga el mayor número de refugiados en todo el mundo, pidió en la ONU una estrategia mundial urgente y señaló que ningún país es inmune a sus consecuencias. El Líbano, donde los refugiados representan la cuarta parte de la población, advirtió que el país está al borde del colapso.

El documento adoptado por los líderes, la llamada Declaración de Nueva York, no tiene carácter vinculante y reitera muchos de los compromisos internacionales existentes: promete apoyo a los países más afectados por la llegada de refugiados y apuesta por abordar las raíces de los desplazamientos masivos de población. Sin embargo, las acciones más específicas fueron dejadas de lado para ser abordadas en pactos sobre refugiados y migrantes que se prevé aprobar en 2018.

El texto sienta algunas bases para negociar esos acuerdos, como la importancia de respetar el principio de responsabilidad compartida en ese ámbito. En el tintero, no obstante, quedaron algunas propuestas iniciales, incluida la de reasentar cada año a un 10 por ciento de los refugiados o un compromiso explícito para no detener a menores de edad.

Los principales responsables de la ONU reconocieron que se podría haber ido más allá, defendieron la importancia de la Declaración y recordaron la dificultad de que los 193 países se pongan de acuerdo con posturas que no siempre se parecen. Diferencias que se hicieron evidentes en los discursos ofrecidos ayer por los jefes de Estado y de Gobierno. La Unión Europea, por ejemplo, centró buena parte de su intervención en defender la necesidad de reforzar sus fronteras externas y restaurar el orden. “No habrá una repetición del año 2015, con más de 1,5 millones de migrantes irregulares”, garantizó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Con un enfoque casi opuesto, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, salió a defender la prioridad de proteger a los migrantes y recordó que la historia demuestra que no hay barreras que detengan el movimiento de las personas. “No las hay naturales ni tampoco artificiales. Para cada río ha habido siempre un puente, para cada obstáculo ha habido siempre un camino”, señaló el mandatario mexicano.

Por otro lado, el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, recordó que su organización esperó dos años para la cumbre de la ONU. “Los líderes mundiales deberían anunciar pasos claros y concretos para acabar con la crisis de los refugiados”, pidió sobre la reunión que tuvo lugar ayer en la Gran Manzana.

Los países que acogen a mayores números de refugiados exigieron soluciones al resto de la comunidad internacional, y aprovecharon para dejar en claro que es urgente más cooperación. “Los esfuerzos unilaterales no son suficientes para enfrentarse con este problema”, afirmó el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlüt Cavusoglu, cuyo país es con 2,5 millones el que más refugiados acoge actualmente como consecuencia de la guerra en Siria.

Tras la cumbre de la ONU, hoy se celebrará otro encuentro organizado por Estados Unidos, en el que se espera el anuncio de compromisos. Según adelantó ayer Kerry, también se buscará “movilizar a los gobiernos de todo el mundo para que aumenten sus esfuerzos para lidiar con lo que se ha convertido en una crisis humanitaria global, una catástrofe en algunos lugares”. Se calcula que hay cerca de 65 millones de desplazados en el mundo, la mayoría en países en vías de desarrollo, 21 millones refugiados fuera de sus Estados de origen.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.