EL MUNDO › INVESTIGAN LA FILTRACION DEL NOMBRE DE LA AGENTE DE LA CIA

El vice Cheney también dijo “Plame”

 Por David Usborne*
Desde Nueva York

El nombre del vicepresidente Dick Cheney surgió inesperadamente ayer en la investigación sobre quién pudo haber filtrado la identidad de la agente encubierta de la CIA Valeria Plame a la prensa, aumentando la presión sobre la Casa Blanca mientras el fiscal especial del caso se prepara para presentar posibles cargos criminales. Según se informó, el hombre que ha estado cada vez más en el corazón de la investigación –el jefe de gabinete de Cheney, Lewis “Scooter” Libby– entregó notas escritas al fiscal, Patrick Fitzgerald, revelando que escuchó por primera vez acerca de Plame por su jefe.
El contenido de las notas y el rol que jugó Cheney se informó por primera vez en el New York Times ayer, citando anónimamente a abogados conectados con la investigación. Parecen contradecir testimonios dados por Libby al gran jurado de que se había enterado de Plame por la prensa. De acuerdo con el diario, las notas de Libby son un registro de una conversación con Cheney que tuvo lugar el 12 de junio de 2003, semanas antes de que su nombre apareciera en público en una columna escrita por el distinguido periodista Robert Novak.
Fitzgerald concluirá esta semana su investigación sobre si alguien en la Casa Blanca deliberadamente desenmascaró a Plame a periodistas en 2003 como parte de una venganza contra su esposo, Joseph Wilson, que había estado cuestionando declaraciones de la administración respecto de armas de destrucción masiva en Irak. Está claro que si alguien en la Casa Blanca es acusado por Fitzgerald, tendría que renunciar de inmediato. Nadie sabe qué decidirá Fitzgerald, pero se espera que ponga fin al suspenso antes del viernes. Se considera ampliamente que Libby está en riesgo, al igual que el mayor confidente político de Bush, Karl Rove.
Si, efectivamente, Cheney fue el primero en mencionar a Plame a Libby, eso no sugiere ningún comportamiento criminal de su parte. Cheney podría no haber sabido en su momento del estatus de Plame en la CIA como agente encubierta. Revelar el nombre de un agente secreto, si es hecho conscientemente, es un crimen. Aun más, un vicepresidente tiene libertad para discutir todos los secretos de Estado con su propio jefe de gabinete. Sin embargo, el último giro aumenta la temperatura en la Casa Blanca, porque indica que Cheney estaba personalmente involucrado en el esfuerzo de descubrir más acerca de Plame en el momento en que la Casa Blanca estaba enfadada acerca de las revelaciones de su esposo sobre las armas de destrucción masiva y el caso, que se veía cada vez más debilitado, para la guerra en Irak. Wilson había sido enviado por la CIA a Níger el año anterior para buscar evidencia de que Irak había intentado comprar uranio allí para su programa de armas. No encontró dicha evidencia, pero el vínculo de Níger fue citado por Bush en su discurso del Estado de la Unión de 2003. De allí en adelante, Wilson comenzó a acusar a la Casa Blanca de deformar los hechos en Irak. Finalmente lo hizo público en julio de 2003 en un artículo en el New York Times.
Mientras nadie duda que la Casa Blanca tomó pasos agresivos para contrarrestar el impacto de las críticas de Wilson, Fitzgerald es quien debe decidir si eso incluye la filtración ilegal del nombre de su esposa. Al mismo tiempo, puede ser tentado a presentar cargos contra cualquiera en la Casa Blanca que él crea que mintió a su gran jurado o trató de obstruir a la Justicia en el caso. Este puede ser el peligro más grande para Libby, quien pudo haber decidido omitir cualquier mención de Cheney en el testimonio al gran jurado por su deseo de protegerlo. El Times dijo que el propio Cheney había escuchado de Plame por el antiguo director de la CIA, George Tenet. Ni la oficina del vicepresidente ni los abogados de Tenet ofrecieron comentarios ayer.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Virginia Scardamaglia.

Compartir: 

Twitter
 

El vicepresidente de EE.UU.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.