EL MUNDO

Respuesta bomba al discurso de Bush

Irán advierte que contestará a un ataque a sus plantas nucleares. Si es llevado al Consejo de la ONU, reanudará la actividad nuclear.

 Por Angus McDowall*
Desde Teherán

El presidente iraní Ma-hmoud Ahmadinejad se enojó con los comentarios hechos por George Bush en su discurso del Estado de la Unión, diciendo que sus brazos “estaban manchados hasta el codo con la sangre de otras naciones”. En respuesta a la acusación de Bush de que Irán era “un país rehén de una pequeña elite clerical que aísla y reprime a su pueblo”, Ahmadinejad dijo que su par en Estados Unidos se había podido convertir en presidente sólo “gastando miles de millones de dólares y recurriendo a un veredicto judicial”.

En una reunión de emergencia del comité directivo de la Organización Internacional de Energía Atómica, Irán supone que se enterará que deberá enfrentarse el Consejo de Seguridad de la ONU, donde puede quedar sujeto a sanciones por su decisión de reanudar sus actividades de enriquecimiento de uranio. Teherán sostiene que cumplió totalmente con el tratado de no proliferación nuclear y que está siendo patoteado por los países occidentales que tratan de negarle los beneficios de la energía atómica. Ayer, el jefe negociador nuclear iraní advirtió que la principal planta de enriquecimiento de Irán estaba lista para comenzar a funcionar en caso de ser derivado al Consejo de Seguridad. “Natanz está lista para funcionar. Sólo necesitamos notificar a la OIEA de que estamos reanudando nuestro enriquecimiento a gran escala. Cuándo lo haremos es decisión nuestra. Si ellos nos reportan al Consejo de Seguridad, será rápidamente”, dijo Ali Larijani.

Y el ministro de Defensa de Irán, Mostafa Mohammed Najar, prometió ayer una vigorosa respuesta ante cualquier ataque extranjero a su país. “Cualquier agresión contra las instalaciones nucleares de Irán gatillará una respuesta inmediata y aplastadora por parte de las fuerzas armadas”, dijo. En las calles del centro de Teherán, los comentarios de Bush y el creciente escándalo por el programa nuclear de Irán provocaron una gama de reacciones, desde la ira contra Estados Unidos hasta la crítica al gobierno de Ahmadinejad.

“Se exagera mucho sobre Irán en el extranjero”, dijo Sara, una estudiante de 25 años de la Universidad de Teherán. “Las elecciones del año pasado fueron el mejor testimonio de nuestra democracia. Yo voté por Rafsanjani y perdió, pero el hecho de que nadie sabía quién iba a ganar era prueba de que tenemos una democracia.” Su amiga Azra, una estudiante de literatura, dijo que la presión externa era perniciosa para el proceso de democratización de Irán. “Soy una de esas que grita fuerte cuando tenemos problemas aquí, pero no quiere decir que no tengamos una democracia”, dijo. “Cuando hay presión desde afuera, los problemas aumentan.”

Pero algunos ponderaron a Bush por hablar sobre Irán, cuando expresaron temor por los objetivos finales de Washington. Anis, una estudiante de 17 años, dijo: “Deberíamos tener miedo de Estados Unidos después de ver lo que hicieron en Irak. Prometieron ayudar al pueblo iraquí pero sólo comenzaron una guerra y mataron a un montón de personas”. “Estoy de acuerdo con Bush, pienso que una minoría aquí está oprimiendo a una mayoría, y en el mundo nos ven como bárbaros”, apuntó el ingeniero en sistemas Mani Farhadian. “Cuando él dice cosas así, la presión acá aumenta. Eso hace que la vida sea más difícil para todos, pero si resulta en la libertad de la próxima generación, estoy totalmente a favor.”

Muchos otros no estaban de acuerdo, diciendo que la presión externa uniría a los iraníes. “Las amenazas de Estados Unidos asustan a la gente y nos unifican más detrás del gobierno”, dijo Parisa Maliki, un ama de casa de 41 años. “Mi familia no es muy política, pero esta presión nos moviliza aun a nosotros.”

* The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12. Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Mahmoud Ahmadinejad visita una planta nuclear.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.