EL PAíS › UNIFICARAN LOS PLANES SOCIALES PARA DOS MILLONES DE INDIGENTES

Jaque al poder de los intendentes

Buscarán la confección de un padrón único de beneficiarios y pagar con tarjeta bancaria. El gobernador Felipe Solá se reunió con su gabinete social y referentes de movimientos sociales.

 Por Diego Schurman

Es un plan ambicioso para sacar de la indigencia a casi 2 millones de bonaerenses. Pero el programa de asistencia universal que por estas horas viene pergeñando Felipe Solá pondrá en jaque la incidencia de los intendentes en el manejo de la ayuda social. Sin decirlo, el gobernador busca así reafirmar su autoridad para ser parte del armado que Néstor Kirchner piensa realizar en la provincia en el 2007.

Solá blanqueó su estrategia en un encuentro de gabinete social en el que hizo participar a los principales referentes de los movimientos sociales, actores centrales del nuevo esquema de alianzas del gobernador.

En términos generales, el plan de universalizar la ayuda para terminar con las políticas clientelares difícilmente encuentre voces de repudio. La gran apuesta de la administración felipista es ordenar la asistencia, en principio, sobre el castigadísimo segundo cordón provincial.

En La Plata consideraron inexorable la proliferación de planes tras la crisis del 2001. Pero creen que llegó la hora de unificar la ayuda a los sectores más vulnerables con un mecanismo más transparente. Si bien el encuentro de esta semana resultó embrionario, y por lo tanto resta mucho camino por desandar, ya se fijaron algunas pautas de trabajo. Todos coincidieron en la necesidad de confeccionar un padrón único y depurado que evite las superposiciones de la ayuda.

Por ahora hay acuerdo en que el pago de la asistencia deberá realizarse a través de una tarjeta bancaria, lo que evitaría cualquier tipo de intermediación de los punteros políticos, un clásico de siempre en el distrito. Claro que previamente deberá haber un trabajo de ablandamiento de la Casa Rosada, ya que la iniciativa no sólo licuaría el abanico de planes provinciales sino también los provenientes de la Nación. Solá cursará invitaciones a los ministros Juan Carlos Nadalich (Desarrollo Social) y Carlos Tomada (Trabajo), para encontrar un manera de sortear ese obstáculo de común acuerdo.

En las formas, son los diferentes consejos consultivos bonaerenses –del que no son ajenos los jefes distritales y algunas organizaciones intermedias– los que definen el reparto de los planes Jefas y Jefes de la nación en la provincia. Desafectarlos significará de por sí una manera de acotar el poder de los intendentes.

La última elección marcó la importancia que reportan al distrito, tanto que hasta la mismísima Alicia Kirchner, cuando aún estaba al frente del Ministerio de Desarrollo Social, se hizo presente en más de una oportunidad para monitorear que la ayuda llegara a destino, en una sorda puja con los intendentes duhaldistas.

Solá también tendrá que evaluar qué hacer con programas provinciales de alcance masivo como son el Plan Vida, el Plan Joven o el Servicio Alimentario Escolar, que tienen, cada uno, llegada a más de un millón de personas. Está claro que la ambiciosa iniciativa no podrá ponerse en marcha de un día par el otro, sino que requerirá de un proceso gradual.

En la reunión de esta semana participaron el jefe de Gabinete provincial, Mario Oporto; los ministros Jorge Varela (Desarrollo Social), Claudio Mate (Salud) y Florencio Randazzo (Gobierno), la directora de Escuelas Adriana Puiggrós, y el jefe de bloque del Frente para la Victoria Fernando “Chino” Navarro. Pero el dato significativo fue la incorporación a la mesa de discusión de Luis D’Elía, Emilio Pérsico, Edgardo Depetri y Jorge Ceballos.

No son únicamente referentes sociales sino también dirigentes que se han insertado en los últimos tiempos en la entraña del poder nacional y provincial. D’Elía, además de titular de la Federación Tierra y Vivienda, será nombrado en los próximos días subsecretario de Tierra para el Hábitat Social de la Nación. Emilio Pérsico, del MTD-Evita, es el segundo de Oporto en la Jefatura de Gabinete.

Por su parte, Edgardo Depetri, del Frente Transversal Nacional y Popular y la CTA, es flamante diputado por la lista kirchnerista; y Jorge Ceballos, de Barrios de Pie, es director del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Esas presencias no son en vano. Indican el deseo de Solá de robustecer la coalición política que consolidó el triunfo de Cristina Kirchner en la provincia, en detrimento de la cofradía de intendentes, sobre todo los duhaldistas, que recién por estas horas están buscando el calor oficial. Hay que recordar que D’Elía, en plena campaña, puso a muchos de ellos en la vereda de enfrente al kirchnerismo al calificarlos de “mafiosos”.

Dicho de otra manera, desde el Frente para la Victoria provincial, Solá quiere encolumnar detrás de sí al PJ distrital y tener la mayor incidencia posible sobre Kirchner a la hora de la designación del candidato a sucederlo en 2007.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador bonaerense Felipe Solá estudia un único programa de asistencia universal.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.