EL MUNDO › LA VIOLENCIA ESCALO EN EL TERCER DIA DE PROTESTAS MUSULMANAS

Los dibujos se prendieron fuego

Las embajadas de Dinamarca, Suecia, Chile y Noruega fueron ayer incendiadas en la capital de Siria, y las de Estados Unidos y Francia estuvieron a punto de serlo. Fue en un nuevo día de protestas musulmanas en escalada contra las caricaturas del profeta Mahoma.

El enojo del mundo islámico es tan grande que se transformó en fuego. La reproducción de caricaturas del profeta Mahoma en diversos medios europeos se convirtió ayer en una violencia y un caos incontenible. Embajadas en llamas, choques entre grupos y marchas violentas, fueron la forma de expresión de un mundo musulmán lleno de ira por un sentimiento de falta de respeto hacia su religión. Ayer, los edificios de las embajadas de Dinamarca, Noruega, Suecia y Chile en Damasco fueran incendiados, mientras 160 manifestantes fueron arrestados en un choque entre grupos de ultraderecha y ultraizquierda al norte de Copenhague. Tratando de calmar los ánimos, el Vaticano y la ONU lanzaron mensajes de reconciliación.

La publicación de las caricaturas por primera vez el 30 de septiembre pasado por el diario danés Jyllands-Posten, y reproducidas posteriormente por otros medios europeos, atenta contra la religión islámica, porque la representación de Mahoma está prohibida ya que se considera que puede llevar a la idolatría, y encima, en una de ellas, se lo muestra con un turbante-bomba, implicando que todo el Islam es terrorista. Las protestas masivas de los musulmanes no se hicieron esperar. En la capital siria, un grupo de manifestantes penetraron en la embajada de Dinamarca, situada en el mismo edificio que las representaciones diplomáticas de Suecia y Chile, y destrozaron e incendiaron el lugar. Lo propio hicieron poco después en la embajada de Noruega, donde las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos a los manifestantes, de los cuales algunos fueron hospitalizados.

“Todas las embajadas occidentales deben arder porque son de los cruzados”, gritaban los congregados, que se trasladaron, una vez incendiada la sede noruega, en dirección a la estadounidense. Sin embargo, esa sede estaba tomada por los cuerpos antidisturbios de la policía siria, que no permitieron acercarse a los manifestantes. Lo mismo ocurrió en la embajada de Francia. En tanto, las protestas también continuaban en la ciudad de Gaza, donde un grupo atacó la representación alemana y la oficina de la Unión Europea (UE). El ministro noruego de Relaciones Exteriores, Jonas Gahr Stoere, calificó de “totalmente inaceptable” el incendio de la embajada y dijo que las autoridades sirias eran responsables de la seguridad. Noruega, al igual que Dinamarca, pidió a sus compatriotas que abandonen inmediatamente Siria.

Pero las protestas no se limitaron a los incidentes en las embajadas. El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, ordenó la revisión y ruptura de contratos económicos entre la República Islámica y los países donde se han publicado las caricaturas de Mahoma. Ahmadinejad justificó esta decisión por “el insulto de algunos medios de comunicación occidentales al profeta, que muestra el odio contra el Islam y los musulmanes que tienen los sionistas que gobiernan estos países”. Por otra parte, el jefe de redacción del semanario jordano Shihan, que publicó las controvertidas caricaturas, fue detenido ayer en Ammán para ser interrogado.


Informe: Virginia Scardamaglia.

Compartir: 

Twitter
 

Vista general del edificio de tres pisos que alberga tres embajadas quemadas en Damasco.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.