EL MUNDO › REPERCUSION POR LA SALIDA DE VENEZUELA DE LA CAN

No te vayas, le dicen a Chávez

Si hay alguien que sabe cómo empezar una controversia, ése es Hugo Chávez. Después de tirar la bomba el miércoles en la cumbre energética en Asunción, el presidente venezolano reafirmó ayer, durante su visita fugaz a Brasil, que la Comunidad Andina de Naciones (CAN) –bloque comercial que comparte con Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador–, está “muerta” y, por eso, ahora aspiran a estar “plenamente incorporados en el Mercosur”. El anuncio del miércoles tomó por sorpresa a los otros miembros del CAN, que incluso ayer se mostraban escépticos de que Caracas realmente lleve a cabo la salida del bloque. En el peor de los casos, recordó el gobierno colombiano, el marco legal del acuerdo establece que los programas de liberación comercial ya pactados seguirán vigentes por cinco años más.

La decisión venezolana fue rechazada, o por lo menos no compartida, por todos los sectores políticos, de izquierda y de derecha, de los otros países andinos. Algunos optaron por golpear al presidente venezolano donde más le duele. “Es por segunda vez en la historia de Latinoamérica que un gobierno venezolano rompe la unidad que el libertador Simón Bolívar quiso para nuestras repúblicas andinas”, aseguró el candidato presidencial aprista, Alan García, en referencia al dictador José Antonio Páez, que en el siglo XIX separó a Venezuela de la Gran Colombia. Otros, como el presidente peruano, Alejandro Toledo, prefirieron resaltar el sentido de continuidad, al adelantar que, con o sin Venezuela, la CAN seguirá adelante con las negociaciones con la Unión Europea, las que pronosticó culminarán con un acuerdo en 2008.

Para Colombia, sin embargo, las implicancias de una posible salida de Venezuela de la CAN son mucho mayores. Caracas es el segundo socio comercial de Bogotá –las exportaciones colombianas a Venezuela equivalen a casi el diez por ciento de sus ventas externas–. El presidente de la Asociación Colombiana de Industriales, Luis Carlos Villegas, confiaba ayer todavía en que las declaraciones de Chávez “sean de intención política y no una realidad”. Por su parte, la directora de la Cámara de Comercio Colombo-Venezolana, María Luisa Chiappe, opinó que los efectos que tendría una situación así, por ejemplo la pérdida del millón de empleos que el intercambio entre estos dos países produce, obliga a que se “concilien” las posiciones Caracas y la de los otros estados miembros. Desde el gobierno colombiano, mientras tanto, se limitaron a pedir calma y a recordar que todavía no hay nada oficial.

Aunque Chávez no lo dijo abiertamente, su decisión tiene sus raíces en la estrategia de que tres miembros de la CAN –Perú, Ecuador y Colombia– adoptaron en los últimos tiempos respecto de Estados Unidos. Mientras que Perú ya firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC), Colombia se prepara para aprobarlo en el Congreso y Ecuador empieza la última ronda de negociaciones en Washington, los gobiernos de Venezuela y Bolivia –este último también le puso fecha de defunción a la CAN en Asunción– se distancian cada vez más de la política de la Casa Blanca en América latina, buscando refugio en el bloque regional dirigido por Brasil y la Argentina. Como adelantó el propio Chávez ayer, después del ballottage en Lima, este subgrupo andino podría ganar un nuevo miembro.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.