EL PAíS › FINLANDIA SUSPENDIO LA VISITA DE UNA MINISTRA

Se estrenó la Era del Hielo

Ocurre luego de las críticas de Kirchner al gobierno finlandés por su actitud pasiva en el conflicto por las papeleras. Finlandia replicó que las relaciones económicas bilaterales están en peligro.

 Por Laura Vales

La ministra de Comercio Exterior de Finlandia, Paula Lehtomani, suspendió su visita a la Argentina. Aunque tenía previsto pasar por Buenos Aires en una gira que incluirá al Uruguay, Chile y Perú, la funcionaria decidió que no vendrá al país, luego de que Néstor Kirchner reclamara al gobierno finlandés que asuma “su responsabilidad” y “colabore” para que Botnia suspenda la construcción de su planta por 90 días y se realice el estudio de impacto ambiental. El anuncio fue realizado por la Embajada de Finlandia, con un comunicado de prensa: “Lamentablemente se ha producido una sensación de que la huésped no sería bienvenida”, dice el texto oficial.

El gesto de la ministra se suma a uno anterior. La presidenta Tarja Halonen era quien iba inicialmente a encabezar el viaje, pero se bajó el mes pasado, dejando a la ministra de Comercio Exterior como cabeza de la delegación.

Ayer, el gobierno finlandés recordó que la visita de esa funcionaria a la Argentina “había sido preparada desde hace mucho tiempo” para “desarrollar de una manera amplia las relaciones económicas” entre los dos países. Pero ese objetivo, señaló Finlandia, “está en peligro al quedar bajo la sombra del desacuerdo entre la Argentina y Uruguay sobre dos plantas de celulosa, una controversia en la cual nuestro gobierno no es una de las partes”.

“El gobierno de Finlandia está fuertemente comprometido a desarrollar las relaciones positivas con la Argentina y espera que sea posible realizar la visita en un momento más oportuno”, añadió el comunicado. Así, Lehtomani irá a Chile, Perú y Uruguay entre el 25 de abril y el 2 de mayo, mientras que los empresarios finlandeses serán acompañados a la Argentina sólo por funcionarios de segundo nivel.

El Gobierno desmintió, por otra parte, que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, haya realizado gestiones secretas para que Botnia suspenda las obras. La aclaración fue hecha por el canciller Jorge Taiana, quien dijo que el conflicto por las plantas de celulosa “es exclusivamente bilateral”. Taiana sostuvo que Kirchner y Lula “nunca hablaron sobre la cuestión suscitada con Uruguay, ni se solicitó intervención alguna en ese sentido”.

También la cancillería brasileña aclaró que el gobierno de Lula “ha tenido contacto con varios interlocutores sobre la cuestión, como habitualmente lo hace en asuntos de relevancia, sin que esa acción constituya una gestión o mediación secreta”.

Crisis de confianza

Desde Montevideo, el embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Meyer, consideró que Botnia “va a tener que responder” al pedido público de Kirchner. “Acá hay una crisis de confianza, porque parece que la empresa no entiende que va a utilizar un río compartido”, se quejó el diplomático.

Patiño Meyer contó que, en una comida oficial, se cruzó con el vocero de Botnia, Carlos Faropa. “Fue durante un almuerzo en el que iba a exponer el ministro de Economía de Uruguay, al que yo había sido invitado”, dijo el embajador. “Un senador que estaba a mi lado se ofreció a presentarnos y, en el momento en que nos estrechamos las manos, le dije: ‘Estamos esperando el gesto de la empresa. Por favor, suspendan las obras por 90 días’”, relató Patiño Meyer.

La planta de Botnia en Fray Bentos es de capitales privados, y significa una de las inversiones más importantes de empresarios finlandeses en el exterior. Implicará una inversión de mil millones de dólares, cubierta sólo en un 30 por ciento con fondos propios. Por los reclamos argentinos, el otorgamiento de los créditos para el 70 por ciento restante ha tenido contratiempos. El banco holandés ING Group se retiró del proyecto, mientras que el Banco Mundial demoró la aprobación del último tramo crediticio, por 200 millones de dólares. El gobierno argentino y las autoridades de la provincia de Entre Ríos quieren extender ese efecto a otras entidades bancarias. Como un malestar de fondo, el tema estará sin dudas presente en la delegación finlandesa que llegará a la región la semana que viene, en la gira de negocios. Entre las actividades que la ministra de Comercio Exterior finlandesa anuló al cancelar su visita a Buenos Aires estaba pautado un encuentro con el canciller Taiana, en el que el funcionario iba a insistir en el pedido de que Finlandia intercediera para que Botnia aceptara la suspensión de sus obras. Ahora tendrá que buscar otro camino.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, y el presidente Néstor Kirchner, en un mal momento.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.