EL MUNDO

El Cuarteto da la nota desafinada a favor de un gobierno palestino

El bloque diplomático conformado por EE.UU., la Unión Europea, Rusia y la ONU parece estar menos exigente con la Autoridad Palestina para reconocer un gobierno integrado por Hamas. Esta formación está en tratativas de lograr un gobierno junto con Al Fatah.

 Por Sergio Rotbart
Desde Tel Aviv

El premier palestino, Ismail Haniyeh, se manifestó optimista respecto de la posibilidad de crear un gobierno de unidad entre su movimiento, Hamas, y su principal rival en la escena política palestina, Al Fatah. “Existe una verdadera esperanza de lograr un acuerdo”, dijo Haniyeh luego de varios días en que las negociaciones entre las dos corrientes habían llegado a un punto muerto. Por su parte, Saib Arikat, asesor del titular de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abbas, dijo que este último, efectivamente, se reunirá próximamente con la dirigencia de Hamas en Gaza con vistas a reanudar las conversaciones orientadas a un gobierno compartido, pero aclaró que Abbas reclamará de Hamas cumplir con los requisitos que exige la “comunidad internacional”. Hasta ahora, el reconocimiento de Israel por parte del movimiento islamista era el principal condicionamiento que esgrimían los representantes del Cuarteto Internacional (el bloque diplomático constituido por los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU) para, a su vez, reconocer a un gobierno palestino integrado por Hamas.

Los representantes de las partes que integran el Cuarteto se reunieron en el marco de la convención de la ONU, celebrada la semana pasada en Nueva York, y dieron a conocer una declaración en la que apoyaron los esfuerzos de Mahmud Abbas encaminados a crear un gobierno palestino de unidad. En el resumen de la reunión manifestaron su esperanza de que “los lineamientos básicos de un gobierno de este tipo expresen los principios del Cuarteto y posibiliten reanudar el diálogo a la brevedad”. Contrastando con la posición del organismo hasta el momento, el documento no especificó cuáles eran los requisitos que le exige a la dirigencia palestina: el reconocimiento del Estado de Israel, la renuncia a la violencia y al terrorismo, y la aceptación de los acuerdos de Oslo. La elección de una formulación más moderada y ambigua, en cambio, fue recibida con sorpresa tanto por el gobierno israelí como por la conducción palestina. Mientras que el presidente de la AP, Mahmud Abbas, y el primer ministro, Ismail Haniyeh, celebraron el anuncio, al que ven como una puerta que la diplomacia internacional le abre a un futuro gobierno palestino de unidad, Israel lo condenó, considerándolo un paso negativo tendiente a anular el embargo económico y diplomático que Estados Unidos y Europa le impusieron a Hamas, a pesar del triunfo de éste en las últimas elecciones realizadas en Cisjordania y Gaza.

El Cuarteto, además, instó a Israel para que levante la confiscación del dinero recaudado en concepto de impuestos de la AP, una medida que el gobierno israelí adoptó a raíz del triunfo de Hamas en los comicios. Y pidió que ese dinero sea transferido a un organismo internacional temporario que se crearía con el fin de controlar el financiamiento de la Autoridad Palestina. Fuentes israelíes sostuvieron que el gobierno encabezado por Ehud Olmert no aceptará ese requerimiento, dado que el congelamiento de los recursos provenientes del pago de impuestos de los palestinos sirve como medida de presión contra el gobierno de Hamas. Desde ese punto de vista, no hay ningún motivo para cambiar de orientación: la negativa a reconocer a Israel sigue siendo una constante, sumada a la retención de Gilad Shalit, el soldado secuestrado en el límite con Gaza el pasado 25 de junio, y la continuación de los ataques a poblados israelíes con cohetes Qassam.

“Nosotros vemos en la no exigencia del Cuarteto hacia el nuevo gobierno, respecto del reconocimiento de Israel, un indicio de la disposición a moderar posiciones ante los palestinos”, señaló Ahmed Yousef, asesor del premier Haniyeh. El representante de Hamas agregó que el lenguaje empleado por el Cuarteto en su último documento “señala una dirección más positiva”, que permitirá reanudar las negociaciones y el diálogo entre los palestinos y el mundo. “El gobierno norteamericano ya no puede impedir que la comunidad internacional siga ese rumbo”, afirmó Yousef. Pese a que aún es temprano para saber si la moderación esgrimida por el foro internacional se traducirá en una política viable, y si contará con el visto bueno del gobierno de George Bush, lo cierto es que ese nuevo gesto es percibido entre los dirigentes de la Autoridad Palestina como la pavimentación del camino que conducirá a Mahmud Abbas hacia un gobierno de unidad nacional. Quienes apoyan esa iniciativa aseguran que la Unión Europea ha transmitido el mensaje de que lo que espera de Hamas es que deje a un lado sus postulados ideológicos, según los cuales reconocer a Israel y a los acuerdos que este país firmó con la OLP sería renunciar a su propia identidad, dándole así la razón a su principal opositor en la arena palestina, Al Fatah, y, pese a todo, facilite la formación de un gobierno de coalición. La viabilidad de una solución de este tipo se basa en la suposición de que la administración norteamericana no está interesada en una confrontación con Europa y, por lo tanto, les permitió a la UE, a la ONU y a Rusia formular un texto ambiguo. Según esta línea interpretativa, exceptuando a Gran Bretaña y a Alemania, todos los países europeos, y a la cabeza Francia, coinciden en que hay que darle una oportunidad a la idea de la unidad palestina.

En un punto, al menos, el temor de los europeos coincide con el de la propia dirigencia palestina: la alternativa a un gobierno de unidad nacional podría ser el colapso de la AP y el camino a una guerra civil.

Compartir: 

Twitter
 

Mahmud Abbas tiene previsto reanudar las conversaciones orientadas a un gobierno compartido.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.