EL MUNDO › LULA DIJO QUE GANA EL PROXIMO DOMINGO

La campaña, al rojo

El escándalo “dossiergate” pudo influir en la baja del dos por ciento de intención de voto del presidente candidato, ahora tres puntos arriba de la suma de sus rivales. Podría haber ballottage.

 Por Darío Pignotti
Desde San Pablo

A seis días de las elecciones presidenciales en Brasil “la atmósfera” política se está “incendiando”. Así lo reconoció el ministro de Justicia del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo entorno es investigado en un caso de espionaje ilegal contra la oposición. La amplia repercusión mediática del escándalo pudo haber influido en la pérdida del 2 por ciento de intenciones de voto de Lula y el crecimiento del 3 por ciento de su principal rival, Geraldo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB). De acuerdo con el sondeo de la consultora Ibope, publicado ayer por el diario Estado de San Pablo, crecen las chances de que haya ballottage el 29 de octubre: el mandatario está sólo tres puntos arriba de la suma de votos de todos sus adversarios. La novela electoral promete tener un final cerrado, condimentado con las denuncias que puedan aparecer de aquí al domingo.

“Si alguien cree que la elección presidencial irá para la segunda vuelta, va a tener que esperar para competir en 2010, porque esta elección nosotros la matamos el 1º de octubre”, aseguró ayer Lula en un acto en el interior de San Paulo. A pesar de la firmeza del discurso del mandatario, aumenta la preocupación entre sus asesores, tras el giro abrupto de una disputa que hace diez días le daba una victoria segura el próximo domingo al Partido de los Trabajadores (PT). Hasta el momento, Lula había evitado ir al choque de sus adversarios. Cambió de táctica junto con las revelaciones que llevaron a la cárcel a dos petistas y obligaron a Ricardo Berzoini, presidente de ese partido, a renunciar como coordinador de campaña. “Yo nunca dije que ganaría en la primera vuelta por modestia y por respeto. Pero quiero decirles que nosotros vamos a ganar estas elecciones el domingo”, bramó ayer con lo que le queda de voz.

El caso, que tiene al país en vilo, fue bautizado por la prensa como el “dossiergate”, por su semejanza con el “Watergate” que obligó a renunciar al presidente estadounidense Richard Nixon en 1974. El Tribunal Superior Electoral inició una investigación para averiguar si el propio Lula está implicado en la operación que pretendía comprar a 1,7 millón de reales (800 mil dólares) un maletín que involucra en casos de corrupción a referentes socialdemócratas, como el candidato a la gobernación de San Pablo José Serra.

Ayer, el postulante presidencial socialdemócrata Geraldo Alckmin aseguró en Paraíba, nordeste brasileño, que “la campaña ha crecido en todo el país, vamos para el segundo turno”. Y remató: “Hay que decir basta a la corrupción de esa gente del PT”. La suerte de Alckmin se juega en dos frentes. Al tiempo que debe arrebatarle puntos a Lula, necesita que los demás opositores no pierdan posiciones, para hacer que la suma de todos ellos supere a los guarismos de Lula. En la encuesta de Ibope, la tercera en cuestión, Heloísa Helena, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad, osciló del 9 al 8 por ciento.

La senadora Helena, expulsada del PT en 2003, es una enemiga irreductible del oficialismo. Al cerrar ayer su campaña en el nordeste afirmó que Lula está “en los brazos de los banqueros y los chupansangres”, aludiendo a la mafia que estafaba al Estado con la venta de ambulancias sobrefacturadas y que dio origen al mentado “dossiergate”.

La semana se inicia marcada por la euforia opositora. Hoy habrá un acto en San Pablo donde, por primera vez en varios días, Alckmin y Serra aparecerán juntos en la tribuna, pese a la guerra que libran entre bastidores.

Con todo, una consulta de opinión pública del diario Folha de Sao Paulo, publicada el sábado, considera que la victoria lulista en primera vuelta sigue siendo probable, al darle el 49 por ciento de las intenciones de voto contra el 31 de Alckmin. Lo más llamativo de esa consulta es que la mayoría de sus electores seguiría apoyando a Lula pese a las denuncias.

Acusaciones, desmentidas, promesas extravagantes, todo puede ocurrir en lo que resta de esta novela. El director del culebrón más visto en Brasil, Páginas de la vida, prometió llevar a la ficción algunos de los personajes que animan estas elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

Lula está tres puntos arriba de la suma de todos los oponentes.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.