EL MUNDO › EL NIETO DE PRATS FUE DESPEDIDO POR EL ALCALDE DERECHISTA DE LAS CONDES

Echado por escupir a la momia de Pinochet

El escupitajo que dio la vuelta al mundo le costó caro al nieto del general asesinado en Buenos Aires por agentes de la dictadura chilena. Ayer el artista fue dejado cesante por un alcalde que promueve renombrar una calle para honrar al dictador.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

Es el mismo que a días de la muerte del dictador Augusto Pinochet propuso –sin arrugarse– bautizar una calle o una plaza de la adinerada comuna de Las Condes con el nombre del desaparecido militar genocida. Francisco de la Maza se llama y es el alcalde del pituco barrio santiaguino que albergó por 17 años la casa del tirano chileno. Con esa carga moral a sus espaldas y con la típica pleitesía que la clase acomodada brindó al asesino militar en sus funerales, el poderoso edil decidió despedir al artista plástico Francisco Cuadrado Prats, nieto del asesinado ex comandante en jefe del Ejército Carlos Prats, el cual se desempeñaba en el departamento cultural de la entidad.

Cuadrado Prats fue quien, tras inmiscuirse por horas en las hordas fascistas que daban el último adiós a su general, escupió el féretro del dictador la semana pasada. El gesto del artista de 39 años fue aplaudido por los detractores del militar, pues hizo uno el pensamiento de millones de chilenos que ven en Pinochet una imagen cargada de odio, traición y muerte. Como contraparte, el famoso salivazo tocó la fibra más profunda de los menos que se siguen cuadrando ante las botas y los galones de los ex militares genocidas. Esa madrugada, Prats nieto se vistió con las pesadas y malolientes ropas del pinochetismo, y confundiéndose entre los fachos se dio el gusto de humillar al ejército en su propia alma mater: la Escuela Militar. Y a su manera, honrar la memoria de sus abuelos asesinados en 1974 en Buenos Aires.

Si bien De la Maza aclaró que “soy capaz, y así lo he hecho durante toda mi vida, de trabajar con gente que piensa distinto”, lo cierto es que el salivazo de alguna manera le llegó a él en pleno rostro al igual que a los miles que se congregaron en el velatorio.

“No hubo motivación política, ni ideológica. A mi parecer actuó de una forma que no corresponde a un servidor público y a una persona ligada a la Municipalidad de Las Condes (...) Un funcionario público no tiene vida privada y debemos actuar de cierta manera, estemos donde estemos”, argumentó De la Maza. Aunque dice que no lo mueven motivaciones políticas, se trata del mismo funcionario que cuando planteó la idea de la avenida Augusto Pinochet Ugarte, lo hizo pensando en reemplazar la calle Burgos, lugar donde habita la presidenta, Michelle Bachelet, levantando oleadas de críticas a su persona, incluso dentro de su municipio, uno de los que tienen más plata en el país.

En este sentido, el gestor de la llegada de Prats Cuadrados al municipio, el concejal Hugo Unda, miembro del oficialista Partido por la Democracia (fundado por el ex presidente Ricardo Lagos), rechazó tajante la medida. “Esto es una aberración del alcalde: es una persecución política la cual a esta altura no tiene límite. Es una irreflexión que no tiene lugar”, acusó.

A esa misma hora y consciente del revuelo que causó su determinación, el derechista De la Maza citó a una rueda de prensa para defenderse. “En esta misma Municipalidad trabaja gente que votó por el No (plebiscito que obligó a Pinochet a llamar a elecciones presidenciales en 1989) e incluso gente que he nombrado yo que es de la Concertación, que vota distinto a la Alianza (oposición) y que hace un muy buen trabajo como funcionario municipal”, argumentó.

Pero el daño estaba hecho. El presidente del PPD, Sergio Bitar, quien fuera ministro de Allende, y confinado en el centro de detención de la isla Dawson después del golpe militar, calificó el despido como una “insensibilidad política” y que por un “mínimo de hombría”, el edil debería devolverle su trabajo.

“Prats Cuadrado es una gran persona que ha reivindicado la memoria de sus abuelos, con un gesto pacífico en comparación con la violencia que se gestó durante la dictadura militar”, añadió.

La medida tomada por De la Maza incluso no fue compartida por el otro partido de oposición, Renovación Nacional. “Francamente no creo que proceda pedirle la renuncia (...) Primera noticia que tengo, en fin (a Cuadrado Prats) lo encuentro un mal educado, ése es otro problema, pero no creo que sea para echarlo de la pega”, dijo Carlos Larraín, presidente de RN.

Más allá fue el senador radical Nelson Avila, quien anunció la inauguración de una escupidera con el nombre de Augusto Pinochet para quienes deseen imitar el acto de Cuadrado. Muchos ya se anotaron para inaugurarla.

Compartir: 

Twitter
 

Francisco Cuadrado Prats (der.) junto al concejal Hugo Unda, que condenó su despido.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.