EL PAíS › EL HOMBRE DE DANIEL FILMUS EN EL GABINETE DE JORGE TELERMAN

La encrucijada electoral de Sileoni

La candidatura de Daniel Filmus a la Jefatura de Gobierno, quien disputaría el espacio con el actual mandatario Jorge Telerman, puso en un lugar más que incómodo al ministro de Educación porteño.

 Por Nora Veiras

La sanción de la Ley Nacional de Educación allanó el camino para que el ministro Daniel Filmus terminara de asumir su candidatura a jefe de Gobierno porteño como el hombre de la Rosada. “Voy a dar la lucha porque creo en la ciudad y en el futuro. No me van a faltar ni fuerza ni decisión”, dijo antenoche en un acto organizado por el Suterh, el sindicato de encargados de edificios. Esa decisión repercutirá en forma directa en el gabinete del otro candidato que aspira a disputar el mismo espacio: el actual jefe de Gobierno, Jorge Telerman. En el círculo íntimo del ministro de Educación porteño, Alberto Sileoni, admitieron ante Página/12 que “hoy está claro que Daniel (Filmus) será el candidato y Alberto dejará el cargo porque está sumado, desde un principio, a ese espacio”. El tema a definir es cuándo se produciría el recambio. Desde el entorno de Telerman se juegan a retenerlo, rescatan su gestión y dicen que no está dicha la última palabra.

Sileoni ocupó el viceministerio de Filmus en la cartera nacional hasta marzo pasado. Tras la destitución de Aníbal Ibarra dio el salto a la ciudad en el marco de un endeble acuerdo entre el Frente para la Victoria porteño, liderado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y Telerman. Se podría decir que esa fue la única área en la que los chispazos no prosperaron. La armonía entre Sileoni y el gabinete citadino es tal que algunos de sus colaboradores comentaron que hubiese preferido no estar en esta encrucijada política porque ha trabajado sin obstáculos y concretando proyectos trascendentes.

La sanción de la Ley de Educación Sexual mediante un amplísimo consenso en la Legislatura, las leyes de titularización de más de 1500 cargos docentes en institutos terciarios y de llamado a concurso para otros 500 puestos, sancionada anoche también con amplísimo apoyo, son algunos de los logros destacados del ministerio de Sileoni.

El secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Francisco “Tito” Nena, se mostró proclive a “parar la pelota” y evitar definiciones ahora. “Han sido nueve meses de gestión prácticamente sin conflictos, un cambio en Educación sería un paso en falso del que renunciara o del que le pidiera la renuncia”, consideró el dirigente ante este diario.

La armonía entre los gremios y las autoridades educativas es casi una regla en la ciudad desde que Filmus ocupó el cargo durante el mandato de Ibarra. El entramado de acuerdos no es sencillo teniendo en cuenta que hay dieciséis sindicatos docentes. Cuando Filmus pasó a la cartera nacional lo sucedió la subsecretaria Roxana Perazza y también primó el diálogo que supo mantener Sileoni.

En la trasnoche del jueves, la UTE celebró sus veinte años con una multitudinaria cena en el Centro de Galicia. Unos mil ochocientos docentes se levantaron a aplaudir a Filmus cuando llegó después de la sanción de la Ley Nacional de Educación. Sileoni también compartió el festejo. Los dirigentes del gremio de base de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) están jugados a la candidatura del ministro nacional pero quieren la continuidad de Sileoni. Lo cierto es que no hay nombres que circulen.

Además, de producirse el relevo no sería sólo de la cabeza sino también la subsecretaria Mara Brawer, una estrecha colaboradora política desde siempre de Filmus. En el edificio de Paseo Colón al 200, los rumores empezaron a correr y todos hacen lecturas políticas de cada indicio. Cuando el martes el ministro Sileoni fue uno de los ausentes en el virtual acto de lanzamiento de Telerman en el local de Moreno al 500 interpretaron el gesto como una prueba de los ineludibles cambios que se producirán cuando se recaliente la campaña electoral.

Los más ansiosos especulan con definiciones inminentes, los “tiempistas” juegan a dejar que el verano avance teniendo en cuenta que todavía hay muchas cosas por hacer. La posibilidad de proteger a la educación bajo el paraguas de “política de Estado” y evitar encontronazos suena a utopía a pesar de las coincidencias.

En rigor, uno de los problemas a resolver será cómo marcar diferencias en un área donde primó la continuidad. La Ciudad de Buenos Aires es una jurisdicción educativa privilegiada. Con setecientos mil alumnos, tres mil escuelas y uno de los presupuestos más abultados de la comuna, se puede decir que el sistema funciona. A punto tal que el año pasado no hubo conflictos a pesar de los permanentes reclamos edilicios tras la tragedia de Cromañón.

A una semana del comienzo del año electoral, el caso de Sileoni muestra las tensiones que despuntan entre el kirchnerismo y el entorno de Telerman.

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Sileoni llegó a la cartera educativa nacional como un hombre de Daniel Filmus.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.