EL MUNDO › EL MAYOR ATENTADO TERRORISTA OCURRIDO EN ESPAÑA HACE TRES AÑOS

Empieza el histórico juicio por el 11-M

Hoy se abrirá en Madrid un proceso de cinco meses de juzgamiento de los ataques islamistas contra los trenes que causaron la muerte de 191 personas. Hay 29 en el banquillo. El opositor Partido Popular, que perdió ante el socialismo, insiste con que ETA tuvo participación.

 Por Oscar Guisoni
Desde Madrid

Todo está listo en las instalaciones judiciales de la Casa de Campo en Madrid para que hoy comience el juicio por el mayor atentado terrorista de la historia española, que el 11 de marzo de 2004 produjo la muerte de 191 personas y dejó 1824 heridos, cuando un grupo de extremistas árabes hizo explotar diez bombas en el interior de cuatro trenes que conectaban la capital con los barrios de la periferia.

Mientras en las dependencias especialmente habilitadas para este megajuicio se ultimaban ayer todos los detalles, el Ministerio del Interior español decidió subir un grado el alerta antiterrorista que se mantendrá en el nivel intermedio durante los cinco meses que dure el proceso.

El número de personas implicadas justifica el despliegue. En el banquillo de los acusados se sentarán 29 hombres. quince de ellos son marroquíes, nueve son españoles, dos son ciudadanos sirios, uno argelino y uno libanés. En el juicio participarán también 26 abogados defensores (tres de ellos representan a dos acusados a la vez) y 23 letrados lo harán por la acusación. Veinte de ellos pertenecen a las acusaciones particulares y tres lo hacen en nombre de las asociaciones populares que han tomado parte en el juicio.

La fiscalía estará representada por Olga Sánchez, la mujer que ha llevado toda la instrucción del caso, que será acompañada por un secretario. La sala estará presidida por un tribunal compuesto por tres magistrados: el presidente, Javier Gómez Bermúdez, al que secundarán los jueces Fernando García Nicolás y Alfonso Guevara.

El juicio ha despertado también un enorme interés en los medios, por lo que se ha debido preparar una sala de prensa que permitirá alojar sólo a un centenar de los más de 400 periodistas que se han acreditado hasta el momento. Los profesionales de la prensa se han quejado durante estos días de que al menos 250 de ellos deberán seguir el juicio fuera de las instalaciones, además de señalar que en la sala de prensa no hay enchufes para conectar las computadoras portátiles o recargar todo tipo de aparatos electrónicos.

La Audiencia madrileña aclaró que para que nadie pueda perderse detalle se han colocado 17 pantallas de plasma que irán retransmitiendo todo lo que suceda en la sala, donde se han instalado cinco cámaras dirigidas por un realizador dependiente del tribunal, que deberá garantizar con su edición que se respete el derecho a la intimidad y la protección de los testigos de cargo. El tribunal ha admitido la declaración de 650 testigos y 98 peritos.

El juicio ha despertado también, como no podía ser de otro modo, una gran expectativa política. Durante estos tres años los atentados del 11-M han sido objeto de una gran disputa mediática entre el Partido Socialista en el poder y el opositor Partido Popular. Mientras que en el PSOE están convencidos de que el ataque fue perpetrado pura y exclusivamente por células islamistas, el PP y los medios que lo secundan (el diario El Mundo y la radio Cadena COPE, propiedad del Episcopado Español) han tratado de demostrar que los terroristas árabes contaron también con la colaboración de ETA.

No se trata de un mero detalle. El ataque del 11-M se produjo durante los últimos días del gobierno del conservador José María Aznar, cuando faltaban apenas tres jornadas para las elecciones que consagraron vencedor a José Luis Rodríguez Zapatero. Aznar intentó ligar a ETA con lo ocurrido desde el principio porque supuso que si reconocía la autoría islámica el electorado iba a vincular la masacre con la participación de España en la invasión a Irak, que fue lo que terminó pasando. El PSOE, que hasta el día anterior a los atentados marchaba por detrás en las encuestas, ganó gracias a la gran cantidad de movilizaciones espontáneas que se produjeron entre la ciudadanía, indignada por el intento del gobierno de manipular la información para convencer a los medios de que la banda separatista ETA estaba detrás del ataque.

Durante los últimos tres años los medios afines al PP han llevado a cabo una intensa campaña para sembrar dudas acerca de cada detalle del proceso, aunque según recientes encuestas un 57 por ciento de los españoles está convencido de que los autores fueron sólo radicales islamistas. Hay que tener en cuenta que a lo largo de sus cuarenta años de actividad armada ETA nunca produjo un atentado de semejante envergadura, sin contar con la enorme pérdida de legitimidad entre sus propios simpatizantes que hubiera traído consigo su colaboración con los extremistas árabes en este ataque.

Cuando hoy por la mañana Rabei Osman el Sayed Ahmed, más conocido como Mohamed el Egipcio, comience a testificar, el misterio comenzará a develarse.

Los interrogatorios a los acusados, en caso de que acepten testimoniar, podrán durar varios días ya que cada uno de los abogados presentes tiene derecho a formular sus preguntas. El tribunal tiene previsto que primero testifiquen los acusados, luego lo harán los testigos, seguidos por los peritos, y se concluirá con la presentación de las pruebas periciales. Aunque el juicio comienza hoy y seguirá mañana, las sesiones habituales comenzarán a realizarse a partir de la próxima semana de lunes a miércoles, de 10 a 14 horas y de 16 a 18.

Compartir: 

Twitter
 

Mohamed el Egipcio es el principal acusado y será el primero en dar testimonio.
SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.