EL MUNDO › EL NUEVO PRESIDENTE DE EE.UU. PODRíA CAMBIAR EL RUMBO DE LA CORTE

La batalla ideológica por el Tribunal Supremo

 Por Mónica C. Belaza *

Desde Washington

La crisis económica desplazó, hasta anular, casi cualquier otra cuestión en la campaña por la presidencia de EE.UU. Y dejó sobre el tapete una fundamental: el futuro del Tribunal Supremo. Con al menos tres jueces progresistas que podrían ser reemplazados en los próximos años, el rumbo del Supremo depende de quién gane el 4 de noviembre.

Son nueve hombres con cargos vitalicios y un inmenso poder. Pueden dejar de garantizar el aborto como derecho constitucional, prohibir las bodas de personas del mismo sexo y la discriminación positiva, resolver sobre la investigación con células madre, el uso de armas y el control de los mails de los ciudadanos por razones de seguridad nacional. Son la ley en cuanto a los límites, extensión y garantía de los derechos civiles.

El Supremo está más o menos equilibrado en estos momentos. Hay cuatro jueces conservadores –Clarence Thomas, Antonin Scalia, Samuel Alito y John Roberts–, tres progresistas moderados –Ruth Bader Ginsburg, David Souter y Stephen Breyer–, un juez situado más a la izquierda –John Paul Stevens– y un magistrado conservador moderado –Anthony Kennedy–, que es quien ha inclinado la balanza en las últimas decisiones clave del tribunal. Votó junto a los progresistas en dos sentencias recientes e importantes: la que reconocía derechos constitucionales a los detenidos en Guantánamo y la que prohibió aplicar la pena de muerte a los delitos de violación. Pero dio su apoyo a los conservadores en la resolución que determinó que el Distrito de Columbia no podía prohibir las armas.

“Los jueces son sustituidos sólo si mueren o se retiran de forma voluntaria”, explica John McGinnis, profesor de la Facultad de Derecho de la Northwestern University. “Y, por lo general, tienden a no retirarse cuando saben que el presidente nombrará a un magistrado de distinta ideología. Si gana Barack Obama es más fácil que se retiren los jueces progresistas que si lo hace John McCain. En este último caso podrían quedarse en el cargo hasta la siguiente elección”, añade. Lo mismo ocurriría con los conservadores si ganara el demócrata.

Pero no todo se puede controlar. Dadas las edades –un magistrado tiene 88 años–, alguno podría morir o enfermar de gravedad y verse obligado a renunciar. Y tendría que ser sustituido fuera cual fuera el presidente. Los magistrados de más edad están casi todos en las filas progresistas: John Stevens tiene 88 años; Ruth Bader, 75; Stephen Breyer, 70; y David Souter –que ha hablado de la posibilidad de retirarse–, 69. El conservador Antonin Scalia tiene 72.

Si Obama sustituyera a algún progresista, la situación quedaría más o menos tal y como está ahora. Los conservadores dicen temer que el demócrata nombre jueces jóvenes situados muy a la izquierda, pero el propio Obama se sitúa más bien en el centro en cuestiones sociales. Se ha pronunciado en contra del matrimonio homosexual y a favor de la pena de muerte para los delitos de violación, entre otros asuntos. ¿Y si fuera McCain el que tuviera que sustituir a alguno de los progresistas? La cuestión cobró interés especial después de que el republicano nombrara a Sarah Palin como compañera de viaje. La gobernadora de Alaska es una ultraconservadora, contraria al aborto, incluso en los casos de violación e incesto, que ha expresado su voluntad de nombrar jueces que compartan su ideología y que, entre otras cosas, revoquen Roe versus Wade, la resolución que consagra en EE.UU. el derecho al aborto desde hace 35 años. La Cámara alta es la encargada de aprobar los nombramientos de los jueces. Es probable que tenga una mayoría demócrata después del 4 de noviembre y es dudoso que acepte que alguno de los jueces progresistas sea sustituido por otro muy conservador. Si los demócratas tienen el Senado, McCain no tendría más remedio que pactar un candidato moderado. Si faltara esta mayoría demócrata en el Senado, el Supremo podría dar un fuerte y duradero giro a la derecha.

* De El País de Madrid. Especial para PáginaI12.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.