EL PAíS › LA PRESIDENTA CUESTIONó LAS DECLARACIONES DE ALFREDO DE ANGELI

“Noto un sesgo predemocrático”

Cristina Fernández cuestionó al dirigente agropecuario por haber dicho que en los piquetes había “armas para resistir” y la Justicia decidió investigarlo. “No le tengo miedo a nadie”, retrucó De Angeli.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió un “sesgo predemocrático” en la mención de las “armas para resistir” que hizo el dirigente Alfredo De Angeli. Sin mencionarlo, la mandataria invitó a las entidades rurales a resolver los reclamos “dentro de las instituciones”, y remarcó: “Nunca la amenaza, ni la intimidación, ni tener armas para defenderse... ¿de quién?”. En tanto, el fiscal federal Jorge Di Lello dictaminó a favor de la apertura de la investigación penal que promovió su colega Guillermo Marijuán, luego de que el productor rural dijera que estaban “preparados para resistir, con escopetas, carabinas, de todo”.

La denuncia judicial no amilanó a De Angeli, quien conservó su pirotecnia verbal. “Me pueden investigar todo lo que quieran. Yo duermo tranquilo. No le tengo miedo a nadie”, contraatacó.

La Presidenta les pidió a los dirigentes agrarios que “vuelvan a la cordura” e hizo un llamado “a la responsabilidad social de todos los sectores” que participan de la negociación. “Todos tienen derecho a reclamar, no porque lo diga yo, sino porque así lo determina la Constitución. Pero esos reclamos deben hacerse dentro de las instituciones”, advirtió Fernández de Kirchner.

En tanto, Di Lello dio el visto bueno a la apertura de la investigación, algo que en realidad se hace en la mayoría de las denuncias, mientras que no sean disparatadas. Además, le solicitó al juez federal Marcelo Martínez de Gio –quien subroga la causa– que pida las grabaciones a los periodistas que registraron los dichos de De Angeli. Aparte de pedir las cintas, es poco lo que parece que la causa puede avanzar. En Tribunales, no se imaginaban ordenando allanamientos en busca de armas, escopetas y motosierras chacra por chacra. También se descartaba una medida para establecer si De Angeli tiene permiso para portar armas. “El no dijo que tuviera él un arma”, explicó una fuente con acceso a la causa.

El dirigente agrario será notificado formalmente de la acusación y también podrá presentarse espontáneamente para formular aclaraciones a sus dichos. Su abogado defensor, Luis Leissa, ya empezó a recorrer ese camino. “El fiscal pidió que se investigue, pero creo que eso será desestimado por el juez que intervenga porque se podrá atribuir que las declaraciones no fueron felices, pero de ahí a que haya delito hay una distancia enorme”, aseguró Leissa. “Si a la grabación que dio origen a todo esto uno la mira en contexto, a lo sumo puede tildarse como una bravuconada, pero no de delito”, indicó el defensor.

Por su parte, Marijuán salió a aclarar que el Gobierno no lo mandó a hacer la denuncia. “Las personas que detentan armas tienen que tener la autorización legal. En el contexto en el que se dijo, me pareció una situación que merece ser investigada”, remarcó Marijuán, para despejar suspicacias sobre la presentación de la denuncia en medio del conflicto con las entidades agrarias. El fiscal denunció a De Angeli por presunto “acopio de armas”, “intimidación pública” e “incitación a la violencia colectiva”. Fue luego de que dijera: “Estábamos preparados para resistir: había escopetas, carabinas, de todo. Los camioneros no se movieron por eso. La noche que sabíamos que podían venir estuvimos en vela, hasta diez o doce motosierras habían llevado por si venían más pesados”.

Ayer de las motosierras no quedó rastro en el discurso del dirigente agrario, quien no dejó lugar ni para que se hablase de un cuchillito. “El que me conoce, se ríe. Jamás estuve armado. No tengo cuchillo ni para comer un asado”, sostuvo De Angeli, quien volvió al ruedo luego de un día de silencio. Comentó que, al principio, cuando se enteró de la denuncia del fiscal se puso “nervioso” porque pensó que lo iban a detener, pero que después comprendió que “era un pedido de investigación”. Advirtió que él no es “ninguna amenaza”, sino “un ciudadano más que reclama”. “Tengo la conciencia muy tranquila. El fiscal no tiene forma de llevarme preso. Que haga todo lo que quiera. Que me lleven adonde quieran, no le tengo miedo a nadie”, aseguró, al mejor estilo Gianolla.


“Pido que todos cumplamos”

Además de referirse a las declaraciones sobre piquetes de ruralistas “armados para resistir”, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner también pidió “cordura y responsabilidad” en las distintas mesas de negociación con las entidades rurales y en el abastecimiento de carne en el Mercado de Liniers. “Pido mucha cordura y responsabilidad, pido que todos cumplamos la palabra empeñada, que el exceso de rentabilidad no pierda de vista la posibilidad de abastecer el mercado interno”, remarcó Fernández de Kirchner. La Presidenta cuestionó, además, un proyecto para aumentar los precios en productos lecheros en más de un 100 por ciento. “Ayer (por el lunes) me entero que llegó una propuesta en la cual el precio de la tonelada a exportar era 3500 dólares. No digo que no los valga internacionalmente, sino que impactará en las economías argentinas”, explicó. “Significaría un aumento para el sector del 112 por ciento”, aclaró. La Presidenta afirmó que también se pidió reducir a más de la mitad la lista de productos pactada con el sector en diciembre.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández de Kirchner durante el acto en el que se refirió a las declaraciones de De Angeli.
Imagen: EFE
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.