EL PAíS › MOYANO Y ALIADOS RATIFICARON SU ACUERDO PARA REELEGIR AL LíDER DE LA CGT

Un camión con gordos a bordo

El sector sindical que encabeza Barrionuevo anunció que no participará del comité de la CGT que se reúne mañana para avanzar en el proceso electoral. El moyanismo, los “gordos” y los “independientes” confían en lograr la unidad del congreso.

La conducción de la CGT avanza hacia la ratificación de Hugo Moyano como secretario general de la central sindical. Pero el camino no parece exento de contratiempos. El sector gremial que encabeza Luis Barrionuevo anunció el faltazo a la convocatoria del Comité Central Confederal de mañana –en el que se elegirá la comisión de poderes y la junta electoral–, por considerarla “ilegítima” y denunció que el consejo directivo de la CGT “funciona desde hace un año y medio en minoría y sin quórum”. En tanto, el moyanismo, los “gordos” y los “independientes” ratificaron ayer su intención de lograr la unidad en el congreso cegetista y se mostraron confiados de incluir al barrionuevismo en el acuerdo.

En la convocatoria del miércoles en el polideportivo del Sindicato de Peones de Taxis, el moyanismo conformará la comisión de poderes y la junta electoral como paso previo al congreso del 8 julio, donde se consagraría la continuidad del líder camionero al frente de la CGT. Para los seguidores de Moyano y su aliados “no hay marcha atrás” en la decisión de encumbrar nuevamente al camionero. Sí empezaron a escuchar a los sectores que están dispuestos a acompañarlos, pero reclaman la secretaría adjunta de la central sindical.

Barrionuevo trabaja en dos frentes para socavarle los planes a Moyano. Salió a cuestionar la legalidad de la convocatoria al CCC y a azuzar los conflictos internos entre sus aliados. A través de una solicitada que acompañaron un centenar de organizaciones gremiales, Barrionuevo sostuvo que “es público y notorio que el consejo directivo de la CGT hace varios meses está viciado de nulidad, al estar actuando en total minoría, sin alcanzar el quórum suficiente”. Los barrionuevistas afirman que desde hace un año y medio, cuando abandonaron la conducción cegetista “sin renunciar a los cargos”, la misma está “acéfala”.

El gastronómico sigue cuestionando “el tope salarial que impuso Moyano” en las paritarias. El sindicalista sabe de la disconformidad que generó en varios gremios el cierre “apresurado” de las discusiones salariales con un 19,5 por ciento de aumento y promueve la reapertura de la negociaciones de las convenciones colectivas a mediados de año, por el “rebrote inflacionario”.

Los hombres del camionero buscan sellar un rápido acuerdo con “gordos” e “independientes” para silenciar las críticas. Ayer por la noche hubo una reunión en el Sindicato de Luz y Fuerza, donde los tres sectores decidieron avanzar en la “unidad cegetista” y tendieron un puente para acercar al barrionuevismo. Pocos días antes, los gordos habían propuesto prorrogar hasta septiembre el congreso de la CGT en busca de consensos que les permitan recuperar algunos sillones en la conducción. Entre ellos, el del secretario adjunto de la central, que también quieren los independientes. Moyano, ahora, parece dispuesto a negociar.

Compartir: 

Twitter
 

El camionero Hugo Moyano, que sería reelegido en la CGT, ayer, junto al ministro Carlos Tomada.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.