EL PAíS › ENTREVISTA CON MARTíN SABBATELLA, INTENDENTE DE MORóN

“Hay que construir sobre la convicción”

Sabbatella sostiene que el sistema político de alianzas basado en conveniencias y no en ideologías compartidas desvirtúa la puja por la distribución de la riqueza. Dice que el PJ pone un “techo muy bajo al Gobierno” y propone una nueva fuerza progresista para 2009.

 Por Miguel Jorquera

“Este debate debería profundizarse con el aumento de las retenciones a la minería o con un gravamen a la renta financiera, con una reforma tributaria profunda o la reducción del IVA a los productos de primera necesidad.” Convencido de que el actual sistema político de alianzas basado “en la conveniencia y no en las convicciones” desvirtuó la disputa “distributiva” por la “renta extraordinaria” de la producción agropecuaria, el intendente de Morón, Martín Sabbatella, afirma que “las democracias se enriquecen y potencian con las diferencias y a su vez tienen que ser el espacio y el límite de la resolución de los conflictos”. En esta entrevista con PáginaI12, considera que fue un “error” del Gobierno haber diferenciado “tardíamente” a los pequeños productores de los pools de siembra y que la “contradictoria” postura de la Federación Agraria “favoreció a los sectores concentrados”. Asegura que la estructura “pragmática y funcional a cualquier ideología” del PJ le pone un “techo muy bajo al Gobierno” y –aunque distanciado de Hermes Binner y Luis Juez por el conflicto agrario– propone que los sectores “progresistas” construyan una “alternativa electoral” para 2009.

–Usted fue uno de los pocos intendentes que, por fuera de la estructura kirchnerista, apoyaron las retenciones móviles y participaron de las movilizaciones impulsadas desde el Gobierno. ¿Cuál es su balance sobre el conflicto?

–Acompañamos la medidas sobre las retenciones móviles convencidos de que se trataba de una herramienta que tiende a distribuir una rentabilidad extraordinaria que, entre otras cosas, surge de un tipo de cambio favorable que sostenemos todos y también por la necesidad de desacoplar los precios internos de los externos. Nosotros le reclamábamos al Gobierno políticas distributivas, por lo tanto, cuando aparecen estas políticas es razonable y coherente acompañarlas. También ha sido importante que se debata públicamente la necesidad de la distribución de la riqueza y el rol del Estado como garante de esa distribución, la inserción en el mundo como productor de alimentos y el aprovechamiento de la coyuntura internacional, para que esta posibilidad de crecimiento sea aprovechada por el conjunto de los argentinos y no por una parte, como ha sido históricamente.

–¿Hubo errores en el Gobierno para tratar de implementar esta medida?

–Nuestro acompañamiento surge de lo que creemos y de la absoluta autonomía que nos brinda no ser parte del dispositivo K ni del PJ, y también nos permite ser críticos de muchas cosas del Gobierno y de cómo se ha planteado este debate. Lo que sucede con el Indec y con el tren bala, que para quienes viajamos en el Sarmiento sabemos que la prioridad es recuperar la red ferroviaria que se perdió en los ’90, devalúa la palabra oficial, y esto le quitó margen al Gobierno a la hora de interpelar a la sociedad sobre otros temas, como el de las retenciones. Distribuir es afectar intereses: sacar de un lado y poner en otro. Por eso hay que construir los consensos necesarios para enfrentar el conflicto de otra manera.

–¿Lo considera una derrota del Gobierno o una batalla perdida por lograr esa distribución?

–Hay un retroceso en esta posibilidad de profundizar las políticas distributivas, de instalar este debate en la opinión pública y lograr los consensos para hacerlo. Pero es absolutamente necesario seguir discutiendo cómo se distribuye la riqueza en nuestro país, porque hay muchísimos compatriotas que están a la intemperie. El país que uno sueña es un país con más democracia y más distribución, mayor inclusión, igualdad de oportunidades.

–¿Cómo interpreta la actuación del vicepresidente Julio Cobos y su voto “no positivo”?

–Lo de Cobos es la expresión clara de la fragilidad de las pertenencias en un sistema de alianzas partidarias elaboradas más por la conveniencia que por las convicciones. El voto de Cobos tendría que haber expresado la voluntad de quienes lo votaron como parte de una fórmula presidencial. No es correcto lo que ha hecho.

–¿Por qué considera que la oposición a las retenciones unió a un abanico opositor que difícilmente se habría juntado detrás de una misma propuesta política?

–En la oposición a esta medida hay varios sectores. Los reaccionarios, de derecha ideológica, conceptual; los grupos concentrados como la Sociedad Rural y los grandes pools; los que lo hicieron para defender su interés sectorial. Después, quienes encontraron en este interés una forma de criticar y oponerse al Gobierno por otros temas, como pasarle factura por la política de derechos humanos, y aparecieron alimentándolo. Y muchos sectores opositores que privilegiaron una actitud especulativa y oportunista de posicionamiento político, más allá de las ideas que estaban en discusión.

–Pero en ese mismo espacio también estuvieron fuerzas que usted considera progresistas.

–Hubo sectores que priorizaron las diferencias con el Gobierno, las críticas y no lo que, para nosotros, estaba en discusión, que era la política distributiva y el rol del Estado. Creo que es un error. Considero que las necesarias y justas críticas no pueden inhibir el apoyo cuando se debaten cosas sustanciales. Tampoco el apoyo puede inhibir las necesarias críticas: el Indec, el tren bala, el no reconocimiento de la CTA o que se pretenda sustentar una política distributiva desde una estructura anclada en lo viejo, como es el PJ, pragmática y funcional a cualquier ideología, que se mueve por conveniencia.

–¿Pasó lo mismo con la Federación Agraria?

–El Gobierno cometió errores como no plantear de entrada la segmentación en las retenciones para los pequeños y medianos productores. Tratar como iguales a quienes no lo son es injusto. No se puede tratar de la misma manera a los pequeños productores que a los grandes o a los pools de siembra, aunque después fue corregido en medio del debate en el Congreso. Ahora, tampoco comprendo que, una vez corregido ese error, los representantes de los pequeños productores, como la FAA, sigan sosteniendo una posición política que resultó funcional a los grandes grupos e intereses concentrados. Fue un error. Lo vimos en el momento final de la votación y en el festejo del palco ruralista con champaña, cuando en realidad los pequeños productores quedaron peor de lo que habrían conseguido en el Congreso.

–Su postura lo alejó de muchos amigos: Hermes Binner, Luis Juez, Emilio Martínez Garbino, que apoyaron la postura ruralista.

–Es evidente que tuvimos posiciones distintas sobre este tema, pero tenemos la misma relación, seguimos apostando a que la Argentina tiene que construir un sistema de partidos políticos donde las cosas estén ordenadas de otra manera. Pero creo que en este espacio también debemos aprender a caminar juntos en la diversidad. Es parte del debate, de la discusión, y de las distintas tradiciones políticas. No nos tienen que asustan tanto las diferencias o los matices.

–Pero usted planteó este debate como un tema estratégico, no de matices.

–Por supuesto, es un tema profundo, pero también hay que permitirse debatir, discutir para construir en este espacio un lugar común.

–¿Habló nuevamente con ellos?

–Estuve con Binner cuando se inauguró en Rosario el monumento al Che, pero no tuvimos tiempo de hablar mucho. Hablamos por teléfono y hemos conversado, pero no nos hemos juntado. Con ellos tengo una excelente relación y, seguramente, vamos a discutir esto y muchísimas otras cosas.

–¿Se puede construir un frente común con sectores que tuvieron posiciones tan encontradas?

–El espacio popular, progresista y de centroizquierda tiene matices y diferencias. Nosotros estamos debatiendo con todo ese espacio: desde el kirchnerismo no pejotista o con el ARI no derechizado, con el socialismo, con la CTA. Con algunos tenemos más coincidencias, con otros más diferencias, pero es importante que los podamos charlar. Sobre este tema hemos trabajado junto a un núcleo de dirigentes políticos, sociales, gremiales e intelectuales. También es cierto que hay distintas lecturas de lo que está pasando en el país y en la región. Creemos que no se puede perder una oportunidad histórica, regional y nacional, como ésta, para construir una fuerza política nueva sobre la base de la convicción y no de la conveniencia, que dé cuenta del piso construido pero que aspire a elevar el techo.

–¿Sabbatella va a ser candidato a legislador en 2009?

–Todavía no hemos hablado de nombres y candidaturas, pero sí está claro que queremos que este espacio político sea una alternativa en 2009.

–Pero si se conforma ese espacio que proclama, ¿dejaría la intendencia para ser candidato?

–No lo hemos charlado.

–Critica la situación del Indec y al tren bala, ¿también se suma a quienes piden la renuncia de funcionarios como Moreno, De Vido o Jaime?

–Los funcionarios los pone y saca la Presidenta, y eso es una decisión de ella. Me parece que a veces, por estilos, se debilita la posibilidad de interpelar a una parte de la sociedad que podría acompañarte, a veces se rompen esos puentes por las formas y no por los contenidos. Me parece que Moreno, sobre todo por lo del Indec, debe dar un paso al costado.

–¿Al proyecto del tren bala lo considera una cuestión de forma o de fondo?

–Lo del tren bala para mí es una concepción equivocada. Cuando las redes ferroviarias funcionan desastrosamente, es muy difícil imaginarse que eso es prioritario. Es un error.

–¿Está de acuerdo con la reestatización de Aerolíneas Argentinas?

–Recuperar AA me parece bien, pero hay que investigar bien qué es lo que pasó en todo este proceso.

–Como administrador, ¿pagaría la deuda para recuperar ese bien para el Estado?

–Por eso hay que ver bien cómo se llegó a esa deuda y todo ese proceso, incluidas las sospechas de vaciamiento, para ponerle un valor. Está bien que esto lo discuta el Congreso.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.