EL PAIS › FALLECIO EL INTELECTUAL Y DIRIGENTE DEL SOCIALISMO JORGE TULA

El adiós a un socialista

Fue concejal porteño y editor de la revista Pasado y Presente. En 1976 lo secuestró la dictadura. Tras permanecer desaparecido, fue legalizado como preso político y más tarde se exilió en México. Actualmente asesoraba a Ariel Basteiro.

Fue uno de los introductores del pensamiento de Gramsci en la Argentina, junto a Juan Carlos Portantiero y José Aricó, con quienes editó la legendaria revista Pasado y Presente. Jorge Tula murió ayer en Buenos Aires a la edad de 69 años. Su velatorio, en el viejo local del Partido Socialista, ubicado en Austria 2156, fue desbordado por militantes e intelectuales que se acercaron a homenajearlo.

Catamarqueño de nacimiento, Tula comenzó su militancia como dirigente estudiantil en la Universidad de Córdoba, provincia a la que se mudó en la década del ‘60 y donde hizo la carrera de Filosofía. Perteneció al grupo Praxis, de Silvio Frondizi.

En 1976 fue secuestrado por la dictadura. Ya vivía en Buenos Aires, con un trabajo en la editorial Siglo XXI, donde lo fue a buscar el grupo de tareas. Estuvo desaparecido y fue legalizado como preso político en la Unidad 7 de La Plata. Al año siguiente se exilió en México. Allí realizó una importante tarea como editor de Siglo XXI y cofundador de la revista Controversia, que reunió a socialistas y peronistas de la Tendencia Revolucionaria. En México también fundó el Club de Cultura Socialista que, en una notable coincidencia, el viernes a la noche fue disuelto, sólo unas pocas horas antes de la muerte de Tula.

De acuerdo con su última voluntad, sus restos serán cremados y esparcidos mitad en el PS, mitad en la cancha de Boca.

De regreso a la Argentina se integró al Partido Socialista Democrático, como asesor del diputado Alfredo Bravo. Aquí abrió la librería Gandhi, de la que ya se había desvinculado. En 1995 fue concejal de la ciudad de Buenos Aires al asumir la banca que dejó vacante Ernesto Jaimovich.

Formó parte del Comité Nacional del Partido Socialista, donde acompañó la corriente liderada por Jorge Rivas, Oscar González y Ariel Basteiro. Responsable de la Escuela de Formación Política, trabajaba actualmente como asesor en el despacho de Basteiro y estaba editando las obras completas de José Aricó.

Tula estaba casado con Ana María Pérez Luzuriaga, con quien tuvo dos hijos, Julián y Federico. Era fanático de Boca, equipo del que no se perdía ningún partido. De ahí su decisión de que su cenizas sean esparcidas en la Bombonera.

Murió en su casa del barrio de Belgrano. Al conocerse la noticia, en la Biblioteca Nacional, donde se habían reunido los artistas e intelectuales de Carta Abierta, hubo un largo aplauso. Horacio González, Alejandro Rofman, Ana María Amado y Carlos Altamirano fueron algunos de los que se acercaron al local del PS.

Compartir: 

Twitter
 

Tula será cremado y sus cenizas se esparcirán en la sede del PS y en la cancha de Boca.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared