EL PAíS › LOS FISCALES PEDIRáN QUE SE PROCESE A UBERTI

Audiencia por la valija

 Por Raúl Kollmann

Lejos de estar paralizado, el expediente local por la valija de Guido Alejandro Antonini Wilson está bastante avanzado y las mayores trabas provienen del hecho de que el valijero fue adoptado como protegido por el FBI y el fiscal de Miami, Tom Mulvihill. El viernes próximo se realizará la audiencia en la que los fiscales Mariano Borinsky y María Luz Rivas Diez insistirán ante la Sala B de la Cámara en lo Penal Económico para que procese a Claudio Uberti, el hombre que le permitió subir al avión oficial a Antonini Wilson. Borinsky y Rivas Diez quieren que Uberti sea procesado como partícipe necesario del delito de contrabando agravado, pero hasta ahora el juez Daniel Petrone ha dicho que no hay ninguna prueba de que Uberti tuviera conocimiento de que Antonini traía la valija con 790.550 dólares.

Parece evidente que las respuestas clave para el delito más importante, el ingreso en el país de los dólares no declarados, las tienen los tres prófugos de la Justicia argentina: el propio valijero y los dos Uzcátegui, padre e hijo, relacionados con la petrolera venezolana Pdvsa. Los tres tendrían que contestar preguntas elementales:

- ¿De dónde salió el dinero que trajeron a la Argentina?

- ¿Por qué lo sacaron en forma ilegal de Venezuela?

- ¿Cuál era el verdadero destino de esos fondos?

Como es obvio, las respuestas deberían venir acompañadas de documentación y pruebas que las hicieran creíbles.

Los fiscales y el juez Petrone han insistido una y otra vez con exhortos para conseguir la extradición de Antonini a la Argentina. El primer pedido se hizo en agosto de 2007, muy poco después que se desatara el escándalo. Sin embargo, nunca hubo respuesta de la Justicia de Miami y en realidad, casi de inmediato, se armó allí una causa judicial, por un delito infinitamente menos grave, para evitar la extradición de Antonini a la Argentina. Como se sabe, el FBI sostiene que el valijero desconocía el contenido de la valija, algo que en la causa argentina está demostrado como falso, al punto de que es la base para que los fiscales imputen a Antonini, por lo menos hasta ahora, de contrabando agravado. Según todos los testimonios de los que actuaron en la madrugada del 4 de agosto de 2007, Antonini no sólo dijo sino que firmó el acta diciendo que la valija era suya y, además, intentó convencer a María Luján Talpuk de que no le abriera la valija argumentando primero que llevaba papeles, luego libros y, finalmente, 60 mil dólares.

La causa que se instruye en Miami es para determinar si actuaron como agentes no registrados de Venezuela los amigos de toda la vida de Antonini, Franklin Durán, Moisés Maionica y Carlos Kaufmann. Todos ellos residentes en Miami desde hace décadas y enriquecidos en forma asombrosa allí mismo, en La Florida. Lo curioso del expediente norteamericano es que, aun si se comprobara que los amigos de Antonini actuaron como agentes venezolanos, la realidad es que no lo hicieron en un caso en el que se viera afectado Estados Unidos. Los 800 mil dólares no salieron de allí, sino de Venezuela, y no entraron tampoco a Estados Unidos, sino a la Argentina. Parece obvio que el expediente de Miami se armó para no extraditar a Antonini y, sobre todo, para enjuiciar al régimen de Hugo Chávez.

El juez Petrone sostuvo que, al menos hasta ahora, no hay pruebas serias contra Uberti. El debate con los fiscales, que el viernes expondrán ante los jueces Marcos Grabivker, Roberto Hornos y Carlos Pizzatelli, una sala con fama de dura, se centra en algunas cuestiones ocurridas el 4 de agosto y en los días siguientes:

- Uberti afirma que invitó a subir al avión a Diego Uzcátegui, hijo del vicepresidente de Pdvsa, y a Antonini Wilson, porque la mayoría de los viajes anteriores fueron hechos en aviones venezolanos y Pdvsa invitaba a viajar a los funcionarios argentinos.

- Uberti sostiene que recién conoció a Antonini el día 3 de agosto. Los fiscales cuestionan esta afirmación y alegan que hubo un encuentro el 30 de mayo de 2007, en el Ministerio de Planificación. Citan apuntes en la agenda de Antonini, de su secretaria y un ingreso autorizado al ministerio, aunque figura un tal Daniel Antonini, no Guido Alejandro.

- Uberti dijo que no le dio mayor importancia a lo ocurrido en Aeroparque, que los aduaneros dijeron que era una infracción y que incautaban el dinero, pero que las cosas no pasaban de allí. El 4 de agosto Uberti registra 14 llamadas telefónicas a Presidencia e incluso visitó a Néstor Kirchner en Olivos. El funcionario sostiene que el motivo de la reunión y las llamadas era que dos días más tarde se firmaría un convenio clave con Hugo Chávez en la Rosada. Para los fiscales, en cambio, Uberti quedó conmocionado por la cuestión de las valijas, llamó 14 veces a Presidencia, se comunicó con De Vido y también con Antonini. El juez afirma que, en general, no se percibe una relación entre Uberti y Antonini, aun si se hubieran encontrado una vez en mayo, y que las llamadas y la reunión de Olivos podrían ser por los acuerdos energéticos.

El viernes la Cámara recibirá a los fiscales y luego se tomará su tiempo para decidir. Debe resolver si hubo contrabando o no y si Uberti tiene responsabilidad en el ingreso de la valija.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.