EL PAíS › LA INVESTIGACIóN POR OPERACIONES ILEGALES DE INTELIGENCIA EN TRELEW

Otro turno para los espías navales

El contraalmirante Luis De Vicenti y el capitán de Navío Carlos Ruda deben presentarse hoy a declarar ante el juez federal Hugo Sastre. Pese a las pruebas halladas, la cúpula de la Armada niega haber visto documentos de espionaje. Ya fueron procesados doce marinos.

 Por Werner Pertot

La última tanda de la cúpula de la Armada tendrá que presentarse a declarar hoy ante el juez federal de Rawson, Hugo Sastre, quien investiga el espionaje ilegal en la base Almirante Zar de Trelew. Los citados son el contraalmirante Luis De Vicenti y el capitán de Navío, Carlos Ruda. Ambos aparecen implicados en una buena parte de los documentos de la causa. El primero recibió en 2004 la visita oficial del entonces secretario de Asuntos Militares, Jaime Garreta. Lo que no sabía el funcionario K mientras le estrechaba la mano a De Vicenti es que inteligencia de la Marina había preparado un informe pormenorizado de su historia política.

La causa por espionaje ilegal comenzó en marzo de 2006 y llevó a que la Justicia procesara a doce marinos, luego de que encontraran documentos de inteligencia ilegal en diversas bases navales. El gobierno nacional cerró las dependencias de inteligencia de las bases y separó de sus cargos a dos de las máximas autoridades de la Armada, pero dejó en su lugar a la cúpula. Tras un pormenorizado análisis de los documentos, el CELS denunció este año al jefe de la Armada, Jorge Godoy, y al resto de las autoridades de la Marina. La mayoría fue indagada la semana pasada y dijo no haber visto nunca un documento de inteligencia política.

Es una estrategia que le resultará difícil repetir a De Vicenti: entre los documentos de la causa figura un fax enviado a él con recortes de diarios sobre diversos hechos de la política local de Trelew y sobre los homenajes por la masacre de Trelew del 22 de agosto de 1972, cuando 19 presos políticos fueron fusilados en la base Almirante Zar.

No es el único parte de inteligencia que le llegó al contraalmirante: en agosto de 2005, a De Vicenti también le enviaron un informe con el sello de “estrictamente secreto y confidencial” en el que le informaban de la visita de los familiares de los fusilados a la base. Advirtieron que condicionaron su ingreso a “la ausencia de periodistas”, y que se presentaron los familiares “Alicia de Bonet, Susana Lesgart, Soledad de Capello y Alicia Sanguinetti”, la última ex presa política en la cárcel de Rawson. “Depositaron sobre una de las paredes una ofrenda floral de 19 claveles rojos en recuerdo de los muertos. Tomaron con una cámara tres fotos”, describía el parte de inteligencia enviado a De Vicenti, en el que le advertían que esto sentaba “un precedente”.

En la causa también apareció una ficha completa de Garreta, quien le hizo una visita oficial en 2004 a De Vicenti. En su declaración, el cabo Carlos Alegre –el militar que hizo la denuncia inicial y que se negó a hacer espionaje ilegal– explicó que los espías lo prepararon para De Vicenti, que quería saber quién era el funcionario con el que se iba a reunir. Los marinos no transcribieron un simple currículum sino que elaboraron una minucioso informe de su vida que llega hasta los comienzos de la militancia de Garreta en los ’70. “En noviembre de 1966 fue detenido en Capital Federal por desórdenes en una manifestación de la Federación Juvenil Comunista”, llegaron a incluir. Luego señalaron que fue militante de “la Organización Revolucionaria Socialista (ORS) y del Partido Obrero Revolucionario Armado (PORA)”, y que era “responsable del equipo sindical del Ejército 22 de Agosto”. Los marinos hicieron especial hincapié en que el funcionario “durante la vigencia del PRN (Proceso de Reorganización Nacional) estuvo exiliado en México y Suecia”.

Una última prueba complica a De Vicenti, que estaba a cargo del Comando de Aviación Naval (COAN): en la sede donde trabajaba el equipo de inteligencia de Trelew se encontraron, además, anotaciones manuscritas en las que se hacen menciones a “orden COAN” y “directivas COAN”. Al ser el jefe del COAN, De Vicenti estaba en la cadena de mando que va del jefe de la Armada a la base aeronaval Almirante Zar.

El otro marino que fue convocado a ser indagado en el tribunal de Rawson es Carlos Ruda, que era jefe de la Central Principal de Inteligencia (CEIP). Según la denuncia que presentó el CELS, en la causa aparece un documento enviado a Ruda en el que se refiere a una actividad de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo “al conmemorarse el día 22 un nuevo aniversario del intento de fuga de los Delincuentes Terroristas del ERP en la Base Aeronaval Almirante Zar”. Así como en el parte sobre Garreta se hablaba de “PRN” (el nombre con el que se autotituló la última dictadura), el documento enviado a Ruda reproduce a la perfección la versión de la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse sobre la masacre de presos políticos en la base naval.

Los marinos tenían entre sus principales preocupaciones los actos de homenaje por esos hechos: a Ruda estaba dirigido también un documento de un seguimiento que hicieron de los espías de esa charla de las Madres por el aniversario de la masacre de Trelew. Tras escuchar el debate, el infiltrado escribió, despectivamente, que tuvo “escasa repercusión y participación (aproximadamente 50 personas)”. Los seguimientos se hacían bajo la directiva de hacer “contrainteligencia” y “comunicación institucional” que aparece en el Plan Básico de Inteligencia Naval 2005, firmado por Godoy. El plan autorizaba a los espías a hacer inteligencia para salvaguardar la imagen institucional de la Armada.

Otro parte enviado a Ruda en diciembre de 2003 hace un informe de la gestión del gobernador Mario Das Neves, de su relación política con el entonces presidente Néstor Kirchner, además de otros rastreos sobre actividades de sindicalistas, piqueteros, pueblos originarios, las fiestas religiosas de la Asociación Israelita de Trelew y hasta la llegada de un pastor evangelista a esa ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Acusado, el almirante Godoy declaró la semana pasada y negó haber ordenado el espionaje.
Imagen: Gonzalo Martínez
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.