EL PAíS › LA PRESIDENTA LLEGó A ARGELIA, EN UNA VISITA CON CLAROS OBJETIVOS COMERCIALES

Negocios en un lugar de Africa

Cristina Kirchner tendrá hoy una reunión oficial con el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, y firmará convenios de comercio en diferentes áreas. La gira presidencial continuará luego por Túnez, Egipto y Libia.

 Por Daniel Miguez

Desde Argel

Haciendo gala de la tan mentada hospitalidad árabe, el presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, le dio una bienvenida impactante a Cristina Fernández de Kirchner. La esperó al pie de la escalera del avión en el aeropuerto de Argel –donde flameaban banderas argentinas y argelinas–, con todos sus ministros, el presidente de la Asamblea Popular Nacional y una salva de 21 cañonazos. Después de escuchar los himnos de los dos países, Bouteflika llevó a la Presidenta hasta la residencia Zeralda, ubicada en las afueras de Argel, en un terreno de varias hectáreas arboladas. En los 25 kilómetros que recorrieron por las autopistas, CFK pudo ver en cada columna de alumbrado, separadas por no más de cien metros, una enorme foto suya junto a otra de su par argelino con banderas enlazadas de ambos países.

Semejante despliegue de gentilezas quizá le haya permitido superar a la comitiva oficial el mal rato que sufrió en el zarandeado vuelo de Washington al país africano. Apenas el avión había partido de la capital estadounidense, un frente de tormenta tuvo a todos a maltraer. Las turbulencias duraron 25 minutos, pero hubo dos o tres minutos tan intensos que muchos sintieron verdadero miedo y algunos terminaron descompuestos y debieron ser asistidos por el médico presidencial, Luis Buonomo.

Ya instalada en la residencia Zeralda, la Presidenta mantuvo una breve charla con Bouteflika –con quien hoy tendrá el encuentro oficial–, almorzó y descansó unas horas. Luego se dedicó a programar la tarea que realizará hoy con el canciller Jorge Taiana.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; el gobernador Sergio Urribarri y el vocero presidencial Miguel Núñez, además del mismo Taiana, fueron los únicos funcionarios que acompañaron a CFK de Washington a Argel. Aquí, en cambio, la estaban esperando para sumarse a la comitiva oficial el ministro de Planificación, Julio De Vido; el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi; los titulares de Arsat, Pablo Tognetti; de la CNEA, Norma Boero; de Enarsa, Ezequiel Espinosa; el director del Invap, Héctor Otheguy; el subsecretario de Comercio Internacional, Luis María Krekler; y la embajadora en Argelia, Bibiana Jones.

Todos estos funcionarios tendrán hoy que firmar junto a la Presidenta importantes convenios vinculados con sus respectivas áreas, en lo que será una jornada sobrecargada, parte de una visita con claros objetivos comerciales.

Actualmente, la Argentina exporta productos a Argelia por 700 millones de dólares y la cifra se va a incrementar a mil millones. Para tener una idea de la silenciosa dimensión que Argelia ha tomado en el comercio exterior nacional valen un par de datos. Primero: junto con Sudáfrica son los dos países de este continente que más le compran a la Argentina. Segundo: la Argentina le vende a Argelia más que Francia o Inglaterra.

Por eso, llegaron hoy a Argel 72 empresarios argentinos, grandes, medianos y pequeños. Vienen a participar de rondas de negocios organizadas por la Cancillería argentina y que tendrán el respaldo de la presencia de la Presidenta en cada una de ellas, en una modalidad que se repetirá en los cuatro países que visitará en su gira por Africa del Norte. Además de Argelia, la Presidenta irá a Túnez, Egipto y Libia.

Para hoy, la agenda presidencial no tiene huecos ni respiros. Arrancará bien temprano, colocando una ofrenda floral en el Santuario del Mártir y luego visitará el museo del Moudjahid. De allí irá al palacio presidencial a entrevistarse con Bouteflika y, tras la reunión, se firmarán los convenios.

Para entonces será la hora de almorzar y la comida brindada por Bouteflika –y acompañada por una orquesta– se hará en el Palacio del Pueblo, que queda a media hora de viaje de la sede presidencial.

Inmediatamente después de comer, la Presidenta visitará la planta del reactor nuclear Nur, en Draria, una ciudad cercana a Argel. Al regresar recibirá al presidente del Consejo de la Nación, Adbdelkader Bensalah; más tarde al presidente de la Asamblea Popular Nacional (el Poder Legislativo), Abdelaziz Ziari; y finalmente al jefe de Gobierno (una suerte de jefe de gabinete), Ahmed Ouyahia.

Por la noche, en el Hotel Sheraton de Argel, frente al mar Mediterráneo, la Presidenta cenará con empresarios argentinos y argelinos, en el cierre de la jornada de negocios y de un seminario sobre comercio entre ambos países, que se habrá realizado durante el día.

Toda la actividad presidencial se desarrollará lejos del centro de la capital, donde se concentran desde los rasgos más antiguos de la ciudad hasta las huellas de las batallas decisivas de la lucha por la independencia de Argelia, lograda en 1962, después de 130 años de colonialismo francés.

Compartir: 

Twitter
 

Tras un viaje complicado, CFK recibió una impactante bienvenida organizada por el gobierno de Bouteflika.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.