EL PAíS › LA CáMARA BAJA TRATA MAñANA EN COMISIóN EL ADELANTAMIENTO DE LAS ELECCIONES

Contando las manos de los diputados

El Gobierno enviará hoy o mañana el proyecto para llevar los comicios al 28 de junio. Primero será analizado en la Comisión de Asuntos Constitucionales y el miércoles se tratará en sesión especial. El oficialismo dice tener los votos necesarios.

 Por Miguel Jorquera

Sin tiempo para perder, el kirchnerismo trabaja en el Congreso para reunir los votos que le permitan aprobar el proyecto de adelantar las elecciones legislativas para el 28 de junio. Los más apremiados son los diputados, que tratarán la iniciativa en la Comisión de Asuntos Constitucionales mañana por la tarde, de donde saldrá un dictamen de mayoría que se votará el miércoles en una sesión especial. El Frente para la Victoria (FpV) ya encolumnó a la mayoría de sus 114 miembros, pero depende de sus aliados para alcanzar las 129 manos necesarias. El conteo previo le augura un triunfo algo ajustado, que podría ampliarse si el macrismo y uno de sus socios, Francisco de Narváez, deciden –como anticiparon– respaldar el cambio del cronograma electoral. En el Senado, el posible apoyo de Carlos Reutemann aportaría alivio a un oficialismo con menos margen de maniobra para convertir la propuesta en ley.

Después de que la presidenta Cristina Fernández y el titular del PJ, Néstor Kirchner, les anticiparon el jueves por la noche la decisión de adelantar las elecciones, los jefes de la bancadas oficialistas en el Congreso, el senador Miguel Angel Pichetto y el diputado Agustín Ro-ssi, salieron de la Quinta de Olivos dispuestos a garantizar la palabra empeñada: que lograrían los votos necesarios para aprobar el proyecto que CFK enviará al Parlamento hoy o mañana.

Claro que antes repasaron los números propios y ajenos. En Diputados en FpV tiene 116 bancas propias, entre las que –hace tiempo– cuentan el voto del presidente de la Cámara, el jujeño Eduardo Fellner, al que no descartan jugar en una votación ajustada. Pero tendrá al menos dos bajas por distintos motivos: el salteño Marcelo López Arias está de licencia y el catamarqueño Luis Barrionuevo ya es casi uno más de la oposición aunque el gastronómico nunca renunció al bloque oficialista.

Para la aprobación del proyecto, el kirchnerismo necesita de una mayoría calificada, es decir la mitad más uno de los miembros de ambas Cámaras: en Diputados 129 votos y en el Senado 37. Por eso, en la Cámara baja Rossi se repartió tareas con la secretaria del bloque, la mendocina Patricia Fadel, en busca de “consenso” con propios y aliados.

La tarea no se detuvo durante todo el fin de semana y tampoco hubo sobresaltos. Incluso, destacaron la “predisposición” de la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Graciela Camaño, para trabajar en el tema. La esposa de Barrionuevo militó entre los kirchneristas críticos pero nunca amagó con pegar el portazo.

La gran mayoría de los K dieron su respaldo a la decisión de la Presidenta. Y los aliados más cercanos seguirían el mismo camino: los radicales concertistas (6), Frente Cívico santiagueño (6), los peronistas “sueltos” en distintos monobloques (4). A ellos se podrían sumar el MPN (3), algunos “independientes”, el socialista K Ariel Basteiro y hasta los disidentes santafesinos encabezados por Jorge Obeid (3), que se encolumnaron con Reutemann y armaron su propio bloque Santa Fe Federal.

Este primer recuento del “porotómetro” le aseguraría al oficialismo los votos necesarios para aprobar el proyecto en Diputados. Una diferencia que se ampliaría si el macrismo –que discutirá hoy su postura en el interbloque con el peronismo disidente– se pliega a favor del cambio del cronograma electoral (ver aparte).

En la vereda opuesta estarán la CC, la UCR y el PS. Además de varios partidos provinciales, el interbloque de los ex aristas del SI y Claudio Lozano, y hasta los ex aliados K de Libres del Sur. Ninguno de ellos aprueba la modificación de la fecha para las elecciones nacionales, pero juntos no alcanzan a reunir los votos para rechazar el proyecto. Por eso, radicales y cívicos ya se lanzaron a torcer la postura de los sectores del PRO y del PJ disidente dispuestos a votar a favor de la propuesta oficial. En el Senado, los cálculos K también son optimistas. Cerca de Pichetto afirman que los 37 votos precisos “ya están garantizados”. Pero el senador rionegrino no quiere sorpresas –como durante el debate de la 125– y trabaja cuerpo a cuerpo con cada miembro de su bloque y con los aliados más fieles para incrementar la diferencia. Contará con la ventaja de disponer de algo más de tiempo –en el Senado se debería votar no más allá del 28 de marzo para cumplir con los plazos legales– y de ver cómo se acomodan los distintos bloques y legisladores en la Cámara baja.

Pichetto todavía prefiere no contar como propios los votos de Reutemann y su incondicional Roxana Latorre. En el bloque K esperan de los santafesinos mensajes menos “ambiguos” que los que expresaron hasta ahora en público, a pesar de que los diputados que apoyan al Lole estarían más dispuestos a acompañar el proyecto presidencial.

La decisión de casi todos los gobernadores peronistas de apoyar el adelantamiento de las elecciones facilitará la tarea del jefe del bloque K en el Senado. Y hasta se encontraría con el inesperado respaldo de Hilda “Chiche” Duhalde, que se pronunció a favor del cambio de fecha porque favorecería a su aliado y candidato bonaerense: De Narváez. Aunque el empresario multimedia definiría su posición hoy, tras debatirla con el macrismo y el peronismo anti K, donde Felipe Solá y los puntanos que responden a los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá son de los más duros críticos al proyecto. Allí, las diferentes aspiraciones electorales podrían quebrar el frente opositor.

Compartir: 

Twitter
 

El FpV tiene 116 bancas propias en Diputados y precisa reunir 129 votos.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.