EL PAíS › DOS REPRESORES SE NEGARON A DECLARAR EN MAR DEL PLATA

Con la boca cerrada

Los dos militares retirados imputados por la desaparición del militante peronista Carlos Labolita, secuestrado en Las Flores en abril de 1976 y trasladado al Grupo de Artillería Blindado 1 de Azul, se negaron a declarar ayer en la segunda audiencia del juicio a cargo del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata. Los jueces rechazaron el pedido de nulidad del proceso de los defensores y postergaron para el jueves próximo, cuando comiencen las testimoniales, la respuesta al pedido del abogado César Sivo de revocar el arresto domiciliario del general Pedro Mansilla. Ayer respaldó ese reclamo el fiscal Jorge Auat, titular de la Unidad Especial abocada a causas de lesa humanidad de la Procuración General de la Nación.

El coronel Alejandro Duret, a cargo de la oficina de inteligencia del cuartel en el que estuvo cautivo Labolita y miembro del grupo de tareas que allanó la casa de sus padres junto al secuestrado encapuchado y destruido por la tortura, fue el primer invitado a declarar. Se abrochó el saco y con tranco militar caminó hasta el banquillo de los acusados. Escuchó los delitos que se le imputan –secuestro y tormentos agravados por tratarse de un perseguido político, homicidio calificado por ensañamiento y alevosía– y se amparó en la Constitución para mantener el pacto de silencio. Luego hizo lo propio Mansilla. El tribunal leyó sus negativas durante la instrucción, el 15 de diciembre de 2005. Duret presentó ese día un escrito en el que negó conocer el destino de Labolita. Mansilla agregó en el suyo que consideraba “una farsa retrotraer las investigaciones de hechos ocurridos hace treinta años en el marco de una guerra subversiva”.

Sivo, abogado de la familia Labolita, expuso los argumentos para revocar el arresto domiciliario de Mansilla, ex jefe del cuartel y del área militar 125. Destacó que en ningún país del mundo los imputados por crímenes de lesa humanidad gozan de ese privilegio, repasó los informes médicos que certifican la buena salud del represor y citó como ejemplo a seguir al TOF de La Plata que interrumpió el goce de la prisión hogareña a Miguel Etchecolatz y Cristian von Wernich en la primera etapa del debate.

Compartir: 

Twitter
 

En Mar del Plata juzgan a los secuestradores de Carlos Labolita.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.