EL PAíS › MENSAJE PRESIDENCIAL > EL BANCO CENTRAL TRANSFIRIó 6569 MILLONES DE DóLARES AL TESORO

El Gobierno ya tiene las reservas

Para superar las trabas al Fondo del Bicentenario, la Presidenta decidió derogarlo y en su reemplazó firmó dos decretos que le permiten acceder a los mismos recursos. Las nuevas normas fijan límites al uso de las divisas y prevén el control del Congreso.

 Por Cristian Carrillo

Cristina Fernández de Kirchner derogó ayer el decreto que creaba el Fondo del Bicentenario. La mandataria señaló que el “grado de judicialización” al que fue sometida la iniciativa de conformación del Fobi “había desnaturalizado absolutamente las facultades que son propias del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo”. Sin embargo, en su reemplazo dictó otros dos decretos para disponer de reservas del Banco Central para el pago de deuda. Entre ambos decretos suman los 6569 millones de dólares que comprometía el Fobi, pero con un alcance más específico en cuanto al destino de los recursos y con el agregado de la conformación de una comisión bicameral para que vigile el cumplimiento de los pagos. El primero es un “decreto simple” mediante el cual se crea una cuenta para el pago de los vencimientos de este año con organismos internacionales. El segundo es un decreto de necesidad y urgencia para el pago a inversores privados. En contraprestación, el Tesoro emitirá letras a diez años por el uso de las reservas de libre disponibilidad. Las medidas fueron aprobadas por el directorio del Banco Central, el cual ayer transfirió los fondos.

La estrategia fue delineada el fin de semana. Ante la certeza de que con el Congreso en contra el Fobi naufragaría, echaron mano a un plan “B” mediante el cual se pueda garantizar el cumplimiento de las obligaciones financieras de este año y reducir el riesgo país. Como primera medida, se derogó el decreto 2010 que implicaba la creación del Fobi y que se aprestaba a ser discutido en el Senado el miércoles, mientras continuaba frenado por la Justicia. De esta manera concluyó con la discusión que se cobró el puesto del ex titular del Central Martín Redrado.

Cristina firmó además un decreto simple a través del cual dispone la cancelación de la totalidad de los vencimientos en capital e intereses con organismos financieros internacionales. A diferencia del decreto del Fobi, este determina que es sólo para los compromisos correspondientes al ejercicio fiscal. El pago se realizará a partir de la creación de una cuenta por 2187 millones de dólares conformada por reservas de libre disponibilidad. Sobre este punto no se esperan resistencias de parte de la oposición, dado que la medida se sustenta en las mismas condiciones que se utilizaron para abonar por adelantado lo adeudado al Fondo Monetario.

El tercer decreto es de necesidad y urgencia y estipula la creación del Fondo del Desendeudamiento Argentino que permitirá asegurar el pago a los tenedores privados de deuda pública de los vencimientos de este año. Este Fondo comprometerá 4382 millones de dólares del stock excedente de reservas internacionales. Las emisiones comprometidas que se abonarán con esta cuentas son: préstamos garantizados (por 531 millones de dólares), Boden (2592 millones), Descuento y Par (759 millones) y Bonar (500 millones).

El decreto estipula además la creación de una comisión bicameral, con ocho diputados y ocho senadores, que serán designados por los presidentes de sus respectivas Cámaras para controlar esos pagos. De esta manera, se busca evitar suspicacias en el manejo del dinero.

Como contraprestación por la apertura de ambas cuentas se dispuso la emisión de sendas letras del Tesoro nacional intransferibles. Las letras tienen fecha de emisión el 1o de marzo con vencimiento a diez años y devengarán semestralmente una tasa de interés igual a la que devenguen las reservas en el mismo período. La amortización se paga a su vencimiento.

La instrumentación del Fondo del Desendeudamiento Argentino está vigente a partir de ayer, dado que el decreto que lo contiene comenzó a regir desde la “fecha de su dictado” y no de su publicación, según consta en el artículo 7 de la medida. Es por eso que Economía envió temprano los decretos y las resoluciones al Central para que fueran analizadas por el directorio de la autoridad monetaria.

Mientras Cristina Fernández terminaba su discurso en el Congreso, en el Central los directores empezaban su reunión para implementar la medida, luego de recibir el dictamen del departamento legal y técnico. Con el visto bueno de sus letrados, votaron su aprobación. En el caso del decreto simple para el pago a los organismos internacionales, se aprobó por mayoría y sólo se abstuvo Zenón Biagosch, mientras que cuando se trató el DNU también se le sumó Carlos Pérez. El director Arturo O’Connell no participó de ese encuentro.

La entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont dispuso crear las cuentas y transferir los fondos a las mismas. Los directores del Central tenían prevista de todas maneras una reunión para analizar junto a representantes del Palacio de Hacienda el tema de la cancelación de vencimientos con organismos multilaterales, relataron fuentes del banco a este diario. Sin embargo, a pedido de Economía se incluyó el tratamiento de la deuda con los tenedores privados.

Según señalaron a Página/12 fuentes del Central, la devolución de los asesores legales del organismo dejó conforme al directorio al momento de aprobar la operación. Entre los puntos que –aseguran– dan mayor consistencia esta vez a la iniciativa se encuentra el hecho de que los pagos se acoten al ejercicio 2010 y la creación de la comisión bicameral para darle legitimidad. También descartaron que exista peligro de nuevos embargos por parte de los fondos buitre a partir de la aprobación de estos decretos, dado que la tesis del “alter ego” (que trata el grado de autonomía que tiene el Central respecto del Ejecutivo) fue desestimada por el juez neoyorquino Thomas Griesa.

El dinero fue transferido a dos cuentas a nombre del Tesoro, y desde hoy se podrá empezar a usar para el pago de los primeros vencimientos. Un colaborador de Marcó del Pont señaló a este diario que la semana que viene existen vencimientos fuertes con organismos multilaterales de crédito que podrían cancelarse con estas cuentas. De esta manera, en la medida en que se hagan los pagos, y no se equipare con nuevo ingreso, irán cayendo las reservas. Ayer cerraron en 47.754 millones de dólares. Por su parte, desde la Secretaría de Hacienda aseguraron que no hay aún un “cronograma de licitaciones” para el pago anticipado de vencimientos, como estaba previsto en un principio.

La ausencia y los rumores

La ausencia del ministro de Economía, Amado Boudou, en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso alentó ayer nuevos rumores sobre su renuncia. El funcionario fue el principal impulsor del DNU que le dio forma al Fondo del Bicentenario. Por lo tanto, cuando la Justicia cuestionó la urgencia de la medida y le prohibió al Gobierno utilizar las reservas comenzaron las versiones sobre su alejamiento. La semana pasada, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo respaldó públicamente. “Boudou está más firme que nunca”, afirmó. Sin embargo, el faltazo de ayer reflotó los fantasmas. Fuentes cercanas al ministro les restaron importancia a las versiones y remarcaron ante Página/12 que Boudou estuvo trabajando todo el día en la implementación de los nuevos decretos. “La Presidenta hizo el anuncio, pero alguien se tiene que quedar para garantizar la implementación”, dijeron para explicar por qué el ministro no fue al Congreso. Por la noche, Boudou estuvo en Casa de Gobierno junto a Cristina Fernández de Kirchner en la recepción que se le brindó a Hillary Clinton.

Compartir: 

Twitter
 

Marcó del Pont, presidenta del Central, encabezó la reunión de directorio que autorizó el giro de las reservas.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.