EL PAIS › ANIBAL FERNANDEZ BRINDO SU INFORME EN LA CAMARA DE SENADORES

Entre preguntas y respuestas

La oposición cuestionó el funcionamiento del Indec y al secretario de Comercio, Guillermo Moreno. También surgió el tema de las negociaciones salariales, y los radicales reclamaron, además, un desagravio a Cobos. El jefe de Gabinete mostró su cintura política.

 Por Sebastian Abrevaya

La oposición cargó ayer contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien asistió a dar su informe de gobierno al Senado. Como era previsible, los senadores de la oposición no esperaron siquiera a que el jefe de ministros empezara su exposición y arremetieron con un pedido de desagravio a Julio Cobos y a los legisladores que integran la Cámara alta por las declaraciones de Fernández en las que lo calificó al vicepresidente como “jefe de una banda”. Pero el punto fuerte de los cuestionamientos opositores fueron los planteos sobre el Indec y el rol del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Como un habilidoso de la esgrima mediática, el jefe de Gabinete mostró su cintura política.

Fernández concedió unas disculpas si los opositores se sintieron ofendidos por sus palabras. Sobre Moreno, aclaró que responde de manera directa a la presidenta Cristina Kirchner y defendió la tarea realizada por las universidades públicas en el Indec.

El titular del bloque radical, Gerardo Morales, recogió el guante que lanzó el senador tucumano José Cano y machacó sobre la moción de censura presentada por la UCR el 14 de abril, luego de las críticas hacia Cobos.

“En vez de comportarse como jefe de una banda, ¿por qué (Cobos) no se comporta como un vicepresidente de la Nación y se pone la ropa de los grandes que fueron vicepresidentes de la Nación?”, había dicho Fernández. Ofendidos, los radicales Eugenio Artaza, Morales y Cano pidieron ayer una rectificación formal.

“No puedo retractarme de lo que no hice, en ningún momento ofendí a este Senado. Fueron declaraciones sacadas de contexto, pero a mí no se me caen los anillos, si le quieren llamar disculpa, llámenle disculpas”, dijo Fernández, no sin antes mencionar que desde la oposición se han dicho “barbaridades” del Gobierno y nadie pidió un desagravio. Respecto de la moción de censura, el jefe de Gabinete sostuvo que los senadores “están en todo su derecho” de pedirla, pero reclamó que no lo “amenacen”. “Le tomamos las disculpas”, concluyó Morales, dando por cerrado el episodio. Cobos llegó más tarde a la sesión porque estaba a cargo del Poder Ejecutivo, por lo que no presenció ese cruce.

Superado ese primer altercado, los senadores iniciaron la ronda de preguntas. Esta vez se optó por el sistema pregunta-respuesta, en vez de la acumulación de todas las preguntas y luego la contestación del funcionario. La primera fue de la radical cobista Laura Montero: “¿Cuánto tiempo más va a soportar el Gobierno la forma de accionar del señor secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que es violenta, que pone en vilo a todo el país no sólo frente a lo internacional, sino también frente a las relaciones comerciales nacionales?”, lanzó.

Fernández fue contundente: “No voy a hablar de Moreno por una cuestión simple, los secretarios cumplen órdenes de la presidenta de la Nación”. Sí se explayó sobre el tema inflacionario y el Indec. “Este verso que nos cuentan las encuestadoras privadas es una gran mentira”, aseguró.

Respecto de la reapertura de las negociaciones salariales y su relación con los precios, Fernández sostuvo que son los empresarios los que aumentan los productos y que las paritarias están vinculadas con la puja distributiva, no solamente con la inflación. La peronista disidente Sonia Escudero le endilgó que “las mentiras del Indec y la inflación se vinculan con las falsedades en torno del número de pobres que hay en nuestro país”.

El socialista Rubén Giustiniani le marcó la necesidad de establecer el 82 por ciento móvil para todos los jubilados. Fernández se remitió a las palabras del titular de la Anses, Diego Bossio, quien el martes expuso en el Senado sobre las dificultades económicas que implican las propuestas opositoras. Hubo, también, una serie de preguntas vinculadas con falencias en la distribución de la garrafa social, cuestionamientos a la política de pesca y de lucha contra el narcotráfico, la demora en el otorgamiento de personería a la CTA y el financiamiento de Fútbol para todos, entre otras cosas.

Fue el titular de la bancada oficialista, Miguel Pichetto, quien respondió, al finalizar las más de cinco horas de sesión, algunos planteos opositores. “No tenemos nada que ver con estos tipos que se fueron a Sudáfrica”, aseguró en referencia a los barrabravas que viajaron al Mundial. Así, con las palabras de Pichetto concluyó la visita del jefe de Gabinete, quien prometió volver en dos meses y enviar por escrito las respuestas que hubieran quedado pendientes.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández prometió enviar por escrito las respuestas pendientes y volver al Senado en dos meses.
Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared