EL PAIS › EMPEZO A CORRER EL PLAZO DE UN AñO PARA QUE LOS MULTIMEDIOS SE ADAPTEN A LA LEY DE SERVICIOS AUDIOVISUALES

El día en que empezó la cuenta regresiva

La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) decidió no esperar el fallo de la Corte Suprema sobre el artículo 161 que prevé un año para la desinversión. Se aplicará para todos los grupos, excepto, por ahora, para Clarín.

El Gobierno dio ayer un nuevo paso para la puesta en marcha de la ley de medios audiovisuales y dispuso el inicio del plazo de un año para que las empresas se desprendan de licencias excedentes para adecuarse a la norma. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) que preside Gabriel Mariotto decidió no esperar el fallo de la Corte Suprema en torno del artículo que fija los mecanismos de transición y disparó la cuenta regresiva, otorgándoles a los medios en infracción la chance de elegir qué licencias resignar. También emitió otra resolución estableciendo a partir de octubre la distribución temática de la grilla en los canales de cable, lo que de-sató fuertes críticas de los operadores privados.

Las medidas fueron tomadas una semana después de que la presidenta Cristina Kirchner firmara el decreto reglamentario de la norma aprobada en octubre pasado. En la primera, la Afsca detalló los mecanismos de transición para las empresas excedidas del nuevo tope de licencias, tal como anticipaba el judicializado artículo 161. “Les da una solución institucional a todos aquellos que hace casi un año saben que están incumpliendo la ley”, explicó una fuente del organismo.

Así, la Afsca contemplará la figura de la adecuación voluntaria, mediante la cual los empresarios excedidos del nuevo tope de licencias –diez de televisión abierta, tres señales audiovisuales en una misma área de cobertura, veinticuatro empresas de cable– podrán iniciar el trámite con una declaración jurada en la que propongan “la regularización de su situación”. Es decir que, si así lo prefieren, los grupos en infracción podrán decidir con qué señales quedarse.

Otra alternativa que tendrán los licenciatarios es la adecuación por transferencias, en la que podrán presentar un potencial comprador habilitado por la autoridad de aplicación. Si la venta no prospera, el organismo podrá ofertar públicamente las licencias. La Afsca sólo actuará de oficio si cumplido el plazo el grupo en infracción no presenta ningún plan.

De esta manera, para septiembre de 2011 todas las empresas de medios audiovisuales deberán cumplir con los nuevos topes de multiplicidad de señales. Una posible excepción es la del Grupo Clarín, que en diciembre pasado presentó una medida cautelar contra dos artículos de la ley (incluyendo el 161), presentación que fue aceptada por un juez de primera instancia y luego ratificada por la Cámara Federal porteña, que adujo que la llamada cláusula de desinversión “afecta la seguridad jurídica” de la empresa. El Gobierno presentó un recurso extraordinario cuestionando la medida y el caso ahora está en la Corte.

¿Qué pasa entonces con las múltiples licencias del grupo? “Por el momento no le aplicaremos el 161 y le discutiremos en la Justicia”, afirmó un funcionario cercano a Mariotto. El máximo tribunal aún no puso fecha para decidir si de-sestima el recurso –devolviendo el caso a las instancias inferiores mientras la cautelar sigue en pie– o si habilita la discusión entre sus integrantes. Mientras tanto, la Afsca podrá requerirle que se adapte al tope establecido por la vieja ley (también incumplido por Clarín), además de aplicarle el resto de la norma.

La otra medida emitida por el ex Comfer establece el ordenamiento temático de las señales de televisión por cable. Según la nueva disposición, el canal 2 será para una señal local, el 3 para TN, el 4 para América 24, el 5 para C5N, el 6 para Crónica TV, el 7 para Canal 26, el 8 para CN23, el 9 para América, el 10 para Telefe, el 11 para Canal 7, el 12 para El Trece, el 13 para el 9 y el 14 para Encuentro. A partir del canal 15 se agruparán las señales deportivas, luego las infantiles y finalmente las periodísticas internacionales, comenzando con Telesur.

Esta medida entrará en vigencia el 1º de octubre y tendrá como objetivo “garantizar que las señales más relevantes en términos informativos, formativos y locales tengan acceso equitativo” a los servicios de TV por cable y satelital.

La reacción privada no se hizo esperar. “El Gobierno pretende digitar qué tenemos que ver y en qué orden”, disparó por la tarde la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC). Mediante un comunicado, la ATVC sostuvo que el ordenamiento de canales es una “agresión a la libertad de elección” y que la resolución “persigue el objetivo político de controlar los contenidos de los medios de comunicación”.

Informe: Federico Poore.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández reglamentó la exclusividad de los canillitas para vender diarios.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.