EL PAíS › SCIOLI ACEPTó ANALIZAR LA DESCENTRALIZACIóN DE LA BONAERENSE

Policías comunales en acción

Ante el pedido de algunos intendentes del conurbano, el gobernador Daniel Scioli dijo que la propuesta “está en línea con las políticas nacionales en materia de seguridad”.

 Por Raúl Kollmann

El debate sobre una policía conducida por cada uno de los intendentes del conurbano volvió a instalarse este fin de semana a raíz del planteo realizado por varios jefes comunales. El gobernador Daniel Scioli dijo que está de acuerdo con la idea, aunque lo cierto es que deberán analizarse algunos aspectos de importancia: quién ejercerá la jefatura de esos efectivos, dónde serán formados, quién les pagará el sueldo y, en general, cómo se financiarán los vehículos, el armamento y todo lo que sea equipamiento de la fuerza de esos municipios.

Desde hace años, Alberto Binder, uno de los especialistas en temas de seguridad que tiene una óptica progresista, viene insistiendo en que gran parte de la Policía Bonaerense debe ser transferida a los intendentes, incluyendo toda la estructura de comisarías. Binder, director del Instituto Latinoamericano sobre Seguridad y Democracia (Ilsed), considera que la provincia de Buenos Aires debe retener una especie de FBI, es decir una policía orientada a la investigación, pero todo lo que tiene que ver con seguridad y prevención de la seguridad tiene que estar –según su óptica– bajo la conducción de los jefes comunales. Se trata de una descentralización todavía más audaz que la que proponen intendentes como Sergio Massa, de Tigre, Pablo Bruera, de La Plata, Joaquín De la Torre, de San Miguel, o Jesús Cariglino, de Malvinas Argentinas.

Como es obvio, algunos de los jefes comunales jugaron la carta de la policía propia y el tema de la inseguridad para establecer una cuña política, un desmarque del oficialismo, tanto provincial como nacional. Sin embargo, es una cuestión que se viene debatiendo hace rato.

El esquema de policías dependientes de los municipios está contemplado para distritos con menos de 70 mil habitantes y supuestamente está en pleno funcionamiento. La realidad es que se trata de una semidescentralización, un proceso muy a medias. El jefe de policía de Pinamar, por ejemplo, depende tanto del intendente como del Ministerio de Seguridad bonaerense. Y, en realidad, hay dos aspectos clave donde La Plata pesa más que el jefe comunal: el sueldo lo cobran a través del ministerio y su posibilidad de ascender también viene de la capital provincial. La idea de descentralizar era parte del plan que en su momento instrumentó León Arslanian y que quedó frenado en los últimos años. La propuesta incluía el giro a los municipios de menos de 70 mil habitantes de los fondos para que se hagan cargo de todo: sueldos, vehículos, equipamiento y lo que hiciere falta.

Los ocho intendentes que ahora insisten con la idea de la policía comunal, pero ya en distritos más grandes, con poblaciones muy superiores a 70 mil personas, sugieren que una cantidad de efectivos y la diagramación de las medidas de seguridad tienen que estar en manos de los jefes comunales. En diálogo con este diario, Bruera señaló que “los policías deben ser formados en la academia de la Bonaerense, la Juan Vucetich, el mando superior tiene que estar a cargo del intendente y tenemos que ver una fórmula compartida de financiar los costos entre la provincia y el municipio”.

Daniel Scioli aceptó ayer que la propuesta debe ser analizada: “Está en línea con las políticas nacionales en materia de seguridad. Tenemos que estar unidos sin ningún tipo de especulación”. De acuerdo con varios parlamentarios consultados por Página/12, en la Legislatura hay diversos proyectos referidos a la descentralización de la Bonaerense.

Desde la óptica de Binder, no tiene ningún sentido que la provincia de Buenos Aires tenga una fuerza de 50 mil policías manejados desde La Plata. Binder siempre insistió en transferir a los intendentes la llamada policía de seguridad, es decir las comisarías, con todos los efectivos que hacen guardias, están en los patrulleros, recorren los barrios, reciben las denuncias y demás actividades relacionadas con la prevención y la respuesta inmediata. En cambio, la provincia debería retener la policía de investigaciones y los cuerpos especiales, como la infantería, los grupos Halcón y las unidades científicas.

Compartir: 

Twitter
 

Daniel Scioli, en un encuentro con el ministro Ricardo Casal y el jefe policial Juan Carlos Paggi.
Imagen: DYN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.