EL PAíS › BOQUETEROS SAQUEAN UNAS 140 CAJAS DE SEGURIDAD EN LA SUCURSAL BELGRANO DEL BANCO PROVINCIA

La banda que entró al 2011 como por un túnel

Alquilaron un local a metros del banco, cavaron un túnel a seis metros de profundidad y el fin de semana dieron el golpe. La alarma sonó, pero la policía se limitó a dejar una consigna en la puerta. Los ladrones se fueron caminando ayer por la mañana.

 Por Soledad Vallejos

Al menos tres boqueteros desvalijaron unas 140 cajas de seguridad de la tradicional sucursal que el Banco Provincia tiene en el barrio de Belgrano. Se sirvieron de un túnel excavado a seis metros de profundidad: paralelo a la avenida Cabildo, comienza en el número 1971 y se extiende 20 metros; llega en línea recta, con alguna desviación mínima, hasta el piso del sótano reservado a las cajas. Allí emergieron directamente los ladrones, “desde dentro de una de las cajas de seguridad”, según explicó a Página/12 el fiscal Martín Niklison, tras ver los registros de las cámaras de vigilancia de la sucursal. Aunque los primeros movimientos se registraron en la noche del 31 de diciembre, no fue sino hasta la madrugada del lunes cuando los boqueteros comenzaron a vaciar las cajas.

Las cámaras de vigilancia que un restaurant lindero tiene apostadas sobre la calle registraron que a las 7 de la mañana de ayer tres hombres salieron cargando bolsas de una puerta cercana. Las depositaron en una camioneta Renault Kangoo blanca. Uno de ellos se fue en el vehículo, mientras que los otros dos se alejaron caminando en sentido contrario. En la esquina del banco permanecía un oficial de policía, que había llegado como consigna en la noche, cuando se activó una alarma del banco. Hasta el cierre de esta edición se desconocía a cuánto podría ascender el botín, aunque fuentes de la investigación presumen que no sería modesto, dado que en las cercanías del túnel se hallaron, por ejemplo, estuches de relojes Rolex.

El robo “fue descubierto esta mañana (por ayer), al comenzar las operaciones habituales”, explicaron las autoridades del Banco Provincia en un comunicado. De inmediato, añadieron, “se dio aviso a la Comisaría 33ª de la Policía Federal”, que intervino “con las divisiones especiales Robos y Hurtos y Fraudes Bancarios”. Fue esa misma seccional la que, según aseveraron fuentes de la fuerza a Página/12, entre las nueve y las diez de la noche concurrieron a la sucursal del Banco, luego de que sonara la alarma.

Por encontrarse extremadamente cercana al trazado de las vías del subterráneo, la sede de Cabildo y Echeverría estaba impedida de tener calibradas con extrema delicadeza sus alarmas interiores. Así y todo sonaron. A raíz de ello, se acercó hasta el lugar un patrullero de la seccional 33ª. Uno de los oficiales husmeó el interior del banco a través de las ventanas, pero no llegó a ver movimiento alguno, de manera que subió al auto y se retiraron. Poco después, la alarma sonó nuevamente, y por eso regresó otro patrullero. Esta vez, aunque tampoco había llegado a detectarse movimiento a través de las ventanas, un oficial quedó de consigna en la puerta de la entidad. Permaneció allí hasta la mañana, cuando se inició el horario de llegada del personal al lugar.

Al entrar en la sede de Cabildo 1999, los empleados detectaron el robo que, en principio, se estimó que había afectado a unas “97 cajas de seguridad de las 1408 existentes”, de acuerdo con lo informado por el Banco Provincia. Con el correr de las horas ese número fue aumentando. Sin embargo, al caer la noche aún no se conocía con precisión la cantidad de clientes afectados. Ni las fuentes policiales ni las judiciales arriesgaron un número. “Todavía estamos en etapa pericial e investigativa. Tenemos mucho que precisar”, explicó el fiscal Niklison, quien sin embargo sí pudo brindar otros detalles.

Los registros de las cámaras de vigilancia instaladas dentro del subsuelo en que se encuentran las cajas de seguridad dan cuenta de movimientos “la noche del 31 de diciembre. Está todo oscuro y, de repente, se ve una destello de luz, como de una soldadora, saliendo desde una de las cajas de seguridad”, describió el fiscal. Al parecer, los ladrones se habrían servido de una amoladora: fuentes policiales barajan la posibilidad de que los boqueteros hayan realizado un cálculo errado, de manera que en lugar de salir a un pasillo, o al piso del lugar, realizaron la salida del túnel bajo una caja. El fiscal ratificó la hipótesis al señalar, en diálogo con este diario, que “entraron por una caja, desde debajo pero por una caja”.

La siguiente imagen registrada por esa misma cámara interna al banco tiene fecha del domingo en la noche, “a las 21 horas”. Tres hombres “con pasamontañas” empiezan “a abrir las cajas”. “Abrieron cajas toda la noche, y hoy (por ayer) a la mañana se llevaron las cosas”.

En diálogo con Página/12, Niklison prefería mantener en reserva las señas que pusieran a los ladrones sobre alerta acerca de la información que la policía y la Justicia pudiera tener acerca del hecho. “Hay una camioneta (estacionada sobre la avenida Cabildo) en la que se llevan bolsas con carga. Se ven hasta tres personas. No quiero dar datos de la marca porque nos reservamos información”, explicaba el fiscal en la tarde de ayer, por teléfono. Repentinamente, el funcionario judicial quedó en silencio. Al cabo de unos segundos, añadió: “En este momento estoy viendo por televisión las imágenes que registraron las cámaras del restaurante vecino al banco. Ya no tiene sentido no decir que usaron una camioneta Kangoo blanca. La cargaron tres hombres, y después dos se fueron caminando”.

El tránsito entre las cajas de seguridad y la camioneta se realizó bajo tierra. El túnel de los boqueteros comienza en Cabildo 1971, en el breve descanso que media entre una puerta que da directamente a la calle y una escalera que conduce a un primer piso. Ese local había sido alquilado en julio de este año, aseguraron fuentes policiales. Los datos del inquilino no trascendieron, aunque las mismas fuentes presumen que han de ser falsos, como en robos similares que se realizaron con anterioridad en Argentina.

El túnel tenía alrededor de seis metros de profundidad, una distancia que permite comprender cómo pudo pasar por debajo de un restaurante en una zona tan concurrida sin que se percibieran los ruidos o movimientos necesarios para realizarlo. Tenía poco menos de un metro de alto y otro tanto de ancho. Además, estaba alfombrado, “pero no por cuestiones de lujo, como se hizo trascender en un momento, sino posiblemente para evitar resbalones” y mitigar otros ruidos, evaluó el fiscal. No se encontraron escombros en las cercanías del túnel. Sí, en cambio, fuentes policiales que lo habían recorrido ingresando desde el banco ratificaron que, al promediar su extensión, se encontraba tapado por tal cantidad de tierra que llegó a presumirse que se había derrumbado. Sin embargo, esa hipótesis quedó descartada poco después, cuando los bomberos que ingresaron desde la otra punta descubrieron que se trataba sólo de un poco de tierra desparramada adrede en el lugar.

Los tiempos que manejaron los boqueteros ofrecen zonas oscuras: entre el 31 de diciembre, cuando se registró su primera incursión en el depósito de las cajas de seguridad, y la noche del 2 al 3 de enero, las cámaras del banco no registraron nuevas actividades. “Será para investigar por qué dejaron la situación en stand by”, reflexionó Niklison. Fuentes policiales y judiciales coincidieron en señalar que la realización del túnel ha de haber requerido, al menos, un mes; muy posiblemente más. “Hasta es probable que hayan iniciado la tarea en julio”, dijo el fiscal.

Los encargados de la sucursal bancaria precisaron que algunos sectores de las cajas de seguridad (1, 2, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 20, 21 y 22) habían resultado ilesos de la incursión de los boqueteros.

En robos similares realizados con anterioridad, se estimó que cada una de las cajas robadas podría valuarse en 100 mil dólares. Por ello, el botín, según especialistas en seguridad bancaria consultadas por este diario, podría rondar los 13 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

Un policía ingresa al pozo, cavado en la entrada de un local, a metros de la sucursal, por donde se accede al túnel.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.