EL PAIS › PREOCUPACION EN LA UCR POR LA FALTA DE PROTAGONISMO DE ALFONSIN

Sin triunfos para exhibir

La inquietud radica en que el cronograma electoral no le ha permitido al candidato mostrarse victorioso en ningún distrito. En el radicalismo consideran que eso les impidió plantarse como una alternativa de poder real al kirchnerismo.

 Por Sebastian Abrevaya

El cronograma electoral se convirtió en una carrera de obstáculos para el candidato radical Ricardo Alfonsín. A pesar del desarrollo territorial de la UCR y su alto nivel de conocimiento público, el diputado bonaerense no logró mostrarse como protagonista vencedor en ningún distrito previo a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 14 de agosto. En el alfonsinismo comenzaron a ver con cierta preocupación esta situación, que se convirtió en una desventaja frente a dirigentes como el socialista Hermes Binner o el ex presidente Eduardo Duhalde, que fueron ganando presencia pública y ahora amenaza con pelearle el primer puesto entre los opositores. “El gran escenario para el radicalismo es el 14 de agosto. Es el primero donde se cuentan los votos de todo el país, hasta ahora fueron todas elecciones con algunos condimentos nacionales, pero locales”, se escuda un radical de pura cepa.

En lo que va del año, el radicalismo no logró mostrar una victoria en las múltiples elecciones provinciales que se desarrollaron. Perdió sorpresivamente la gobernación de Catamarca en manos del kirchnerismo, tras 20 años en el poder. En Neuquén, el intendente radical de la capital, Martín Farizano, no logró vencer al Movimiento Popular Neuquino. En Chubut terminaron muy lejos de la escandalosa elección que ganó el denarvaísta Martín Buzzi sobre el kirchnerista Carlos Eliceche. En el radicalismo reconocieron que eso les impidió tomar visibilidad y plantarse como una alternativa de poder real frente al kirchnerismo.

En medio de estas elecciones locales, Alfonsín dio un vuelco en su estrategia política. Trabó una alianza con el peronista disidente Francisco de Narváez, provocando el alejamiento de Binner y de la bonaerense Margarita Stolbizer, con quienes venía trabajando hasta entonces. “Hicimos una apuesta de poder que nos sirvió para desactivar la candidatura presidencial de Mauricio Macri. Si no, ahora estaríamos terceros”, le aseguró a Página/12 uno de los estrategas del alfonsinismo.

Cuando empezaron las elecciones en distritos más poblados, Alfonsín repitió la suerte de los primeros meses. En las primarias abiertas de Santa Fe los radicales hicieron un buen de-sempeño pero sus socios socialistas se quedaron con el liderazgo del Frente Progresista local y con el triunfo político del domingo pasado, en el que retuvieron la gobernación, por un margen estrecho. El hijo del ex presidente pasó por el bunker del gobernador electo, el socialista Antonio Bonfatti, pero no participó de los festejos ni se sacó la foto triunfal, como sí lo hizo Binner. Más allá del batacazo de Miguel del Sel y su anuncio de su apoyo a Duhalde, los alfonsinistas sostienen que a nivel nacional los acompañarán tanto votantes del Frente Progresista como del integrante de Midachi.

En la Ciudad de Buenos Aires el desempeño fue magro en extremo. El 2 por ciento obtenido por Silvana Giúdici en el distrito que supo ser radical por excelencia fue la señal de alerta más fuerte. Como consuelo, en el entorno del diputado radical señalaron que una gruesa porción del 47 por ciento que sacó Mauricio Macri recalará en la UCR, ya que el jefe de Gobierno no tiene candidato presidencial. “El electorado de la Ciudad es un electorado tradicionalmente gorila”, responde el operador alfonsinista ante la pregunta por la afinidad entre el PRO y el PJ disidente.

El próximo escenario es Córdoba, el último antes de las PASO. Alfonsín asegura que Oscar Aguad está segundo y se entusiasma con una eventual “sorpresa” que deje atrás a José Manuel de la Sota y a Luis Juez. “Nadie hablará en los medios, pero cuando vas a los pueblos la gente habla de Alfonsín, ni de Duhalde ni de Binner”, sentencia un operador que lo acompaña como la sombra. Con esa confianza, la del “voto silencioso”, el hijo del ex presidente encara las últimas dos semanas previas al día decisivo: “Lo que importa es ver qué diferencia nos saca CFK, el asunto es que no llegue al 40 por ciento. Aunque nosotros estemos entre el 20 y el 25 y Duhalde saque el 10 o el 12, el 23 de octubre estamos peleando el primer lugar”.

Compartir: 

Twitter
 

Alfonsín encabezó ayer en Entre Ríos una caravana con Atilio Benedetti, su candidato en esa provincia.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared