EL PAIS › VOTARAN INTERNADOS EN CENTROS DE SALUD MENTAL

Una elección de locos

La ley de democratización de la representación política, sancionada en 2009, permite votar a las personas institucionalizadas, excepto las declaradas insanas en juicio.

 Por Emilio Ruchansky

Será una campaña piloto plagada de insuficiencias, pero de un inmenso valor civil y político: hoy varias personas internadas en algunos psiquiátricos y centros de salud mental podrán ejercer su derecho a votar. Ya hubo, en 2003, una votación simulada en el Hospital Psiquiátrico Borda y resultó similar a las elecciones extramuros: ganó Carlos Menem y Néstor Kirchner sacó un porcentaje cercano al 20 por ciento. “Esto refleja que las personas institucionalizadas no difieren mucho de los que no lo están”, comentó ayer Jorge Rosetto, director de la Colonia Montes de Oca, donde un cúmulo de pacientes, internados y en vías de externación, irá a la urnas. El número de votantes crecerá a partir de 2013 cuando haya una revisión de las declaraciones judiciales de insania, que imposibilitan el voto.

“Muchos no tienen DNI, son NN o están a más de 500 kilómetros del lugar de votación. Sobran limitaciones, pero todos quieren votar. Y con esto ya queda establecido el derecho a votar, después buscaremos resolver los problemas de contingencia. Hasta ahora nunca el Estado pensó en que ellos voten”, reflexionó ayer Yago Di Nella, titular de la Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud nacional.

A partir de la sanción en 2009 de la Ley 26.571, de democratización de la representación política, se modernizó la norma del Código Electoral Nacional permitiendo votar a las personas institucionalizadas, excepto a las declaradas insanas en juicio. En total suman alrededor de 25 mil personas que están internadas. Muchos ya recibieron el alta médica, pero no tienen dónde ir. Tras la sanción de esta ley y la de Salud Mental, en 2010, varias organizaciones, entre otras la Asamblea Permanente de Personas Usuarias de Servicios de Salud Mental, iniciaron la campaña para hacer valer los derechos adquiridos.

En el camino se sumó el aporte técnico del CELS, la Defensoría General de la Nación y Asesoría General Tutelar porteña (AGT) y de varias entidades del gobierno nacional: el Inadi, el Ministerio de Salud, la Secretaría de Justicia y de Derechos Humanos de la Nación y también comisiones nacionales que asesoran la integración de personas con discapacidad (Conadis) y coordinan las políticas públicas en materia de drogas. “Se invitó a todos los neuropsiquiátricos del país, pero algunos no llegaron a organizarse”, señaló Iñaki Regueiro de Giacomi, abogado del área de Salud Mental y Derechos Humanos de la AGT.

La idea es que las propias instituciones, a través de la caja chica de la que disponen, destinen recursos para que los pacientes puedan ir a votar solos, si se los autoriza, o acompañados por familiares o personal del lugar en el que están internados. Se tuvo en cuenta la posibilidad de que hubiera urnas en los centros de salud mental, aunque primó la voluntad de que las personas con padecimientos mentales concurran al colegio donde estén empadronados, como los demás votantes.

Algunos pacientes cambiaron el domicilio en su DNI, haciendo figurar el lugar de internación. En ese caso será más fácil la concurrencia. En la Ciudad de Buenos Aires votarán los internos de los hospitales Alvarez, Piñero y Alvear y también del Centro Nacional de Reeducación Social, dedicado principalmente a usuarios problemáticos de drogas. En tierras bonaerenses adhirieron la Colonia Montes de Oca, el Hospital José A. Esteves y psiquiátrico Domingo Cabred. También votarán quienes están en el Programa Interministerial de Salud Mental, aplicado en cárceles federales. En la Colonia Montes de Oca, de los 650 personas que están en los pabellones, sólo seis no tienen declaración de insania y uno podrá votar. “Los otros cinco tienen problemas de multicapacidad, no pueden discernir realmente. Pero tenemos alrededor de diez personas que están en unidades residenciales y también en casas autogestionadas que sí van”, comentó Rosetto, director de esa Colonia. Sin embargo, por la Ley de Salud Mental, para 2013 se revisarán las declaraciones de insania bajo una mirada nueva, no totalizadora, que habilitará “a muchos que ya pueden votar”.

Sin inducir el voto, comentó Rosetto, las personas aptas para concurrir hoy a las urnas participaron de un taller donde se les informó qué es lo que se vota y qué partidos políticos participan en las primarias. Luego de esta prueba piloto, aseguraron las fuentes consultadas, el desafío será lograr un mayor número de personas que puedan acceder a votar en las elecciones generales del 23 de octubre.

El interés de las personas intitucionalizas por acceder a este derecho es tan grande, que incluso hicieron aquella simulación los pacientes del Borda en el ballottage que en 2003 Menem le retaceó a Kirchner. Y ganó el pingüino: 70 a 30.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Se espera que el número de votantes crezca en 2013 cuando se revisen las declaraciones judiciales de insania.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared