EL PAíS › FRANCISCO DE NARVáEZ, CANDIDATO A GOBERNADOR BONAERENSE

“Volvería a aliarme con Alfonsín”

 Por Sebastian Abrevaya

El nudo perfecto de la corbata azul; la camisa celeste entallada, igual que el pantalón; la carpeta con su apretada agenda del día y sobre ella sus anteojos de marco cuadrado, prolijamente acomodados encima de la mesa de reuniones de su exótico bunker de Las Cañitas son una muestra cabal del abismo estético que separa al diputado Francisco de Narváez de su aliado político, el radical Ricardo Alfonsín. En diálogo con Página/12, el peronista disidente y candidato a la gobernación bonaerense defiende esa sociedad electoral y asegura que votará por “la lista completa de la Unión para el Desarrollo Social” y no por su último socio, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá. Minutos antes de subirse a su avión rumbo a Mar del Plata, De Narváez critica a su ex aliado Felipe Solá y anticipa que sus diputados conformarán un interbloque o un bloque único con otros legisladores, que no son “como los peronistas entre comillas que han preferido el calor del poder”.

–¿Cómo ve la última semana de campaña?

–Vemos una marcada polarización entre Scioli y nosotros y un eje central, que es el tema de la seguridad. No hay un solo bonaerense que pueda excluirse del problema de la inseguridad; lo que ha mejorado en la provincia es la inseguridad. No hay por qué resignarse al desarrollo económico a cambio de la inseguridad. Esa es la gestión del gobernador.

–¿Por qué cree que esta campaña fue tan tranquila?

–¿Esa es una crítica para mí o para Scioli? Porque el que no quiso aceptar el debate fue él...

–Usted dijo que el gobierno provincial está de rodillas y que Scioli no gobierna, sino que es gobernado. ¿Cómo sería su relación con el Ejecutivo nacional?

–La relación sería muy buena porque sería muy bueno para el Gobierno tener un gobernador y no un gobernado. Buenos Aires es el eje de la Argentina en materia social, económica, productiva y política. Queremos que desde esa relación podamos separar la elección local de la elección nacional y recuperar los recursos económicos que la provincia viene cediendo sistemáticamente, que siempre son promesas de campaña pero que nunca se han cumplido. La relación va a ser muy buena, en la medida en que se comprenda que el rol de un gobernador es representar a su provincia y no al gobierno nacional.

–¿Se arrepiente de la alianza con Alfonsín?

–No, para nada. La volvería a hacer porque creo que es una alianza que tiene bases de gobierno para la provincia de Buenos Aires.

–¿Puede continuar la relación después del 23?

–Sí, claro que sí. Va a haber bloques parlamentarios para acompañar y obviamente la necesidad de sumar vocación política en la construcción del gobierno en la provincia de Buenos Aires. Nada de eso está por fuera del trato personal ni del acuerdo programático con Alfonsín.

–Tras el acuerdo con Rodríguez Saá, Alfonsín dijo que él había tenido una postura extorsiva por exigirle a usted que elija entre ambos...

–Ricardo dijo que estaba plenamente de acuerdo en que la fuerza de Rodríguez Saá apoye a la Udeso en la provincia por no tener ellos lista propia. Eso es una condición política normal de un acuerdo que tiene que ver con sumar voluntades. El 53 por ciento de los bonaerenses no lo eligió a Scioli. Creemos que ese porcentaje se va a incrementar y aspiramos a representarlo. Eso es una condición de construcción política.

–¿A quién va a votar usted el 23: a Alfonsín o a Rodríguez Saá?

–A la lista completa de la Udeso.

–Rodríguez Saá también manifestó la intención de seguir trabajando con usted después de octubre...

–Probablemente en el congreso nuestro armemos un interbloque o un mismo bloque con representantes de Rodríguez Saá y otras fuerzas que no adhieren al kirchnerismo. Es algo que se está conformando y que se verá de cara al resultado. No vamos a seguir el camino de los peronistas entre comillas que han preferido el calor del poder. Tenemos una convicción de que el kirchnerismo tiene una forma y un fondo y ninguno de las dos ha cambiado.

–¿Qué le pareció la actitud de Felipe Solá que compartió esta semana un acto con Scioli y Kunkel?

–Lo menos que puedo decir es que está a destiempo. Si él celebró haber derrotado al kirchnerismo en 2009, debería haber esperado para no perjudicar a quienes le dimos el respaldo para que represente al bloque del Peronismo Federal. Lo cortés no quita lo valiente. Si él tiene convicciones, que las respeto, de pasarse al kirchnerismo, es una cuestión de formas y de decoro que hacen a la política. No es algo menor.

–Solá dijo que la oposición debe hacer una autocrítica...

–La autocrítica hay que hacerla siempre y de hecho lo dije en un spot publicitario. Yo entendí. Hay momentos para hacerla pública y hay momentos para hacerlo en un ámbito más reservado. Aquel político que se prive de hacer una autocrítica se pierde la esencia de la política que es el contacto con la realidad.

–Y qué autocrítica hace en cuanto a su fuerza política, la Udeso...

–No fuimos suficientemente efectivos comunicando la razón por la cual la Udeso se formó, atrás de un programa de gobierno.

–¿Por qué no volvieron a mostrarse juntos con Alfonsín después de las primarias y sí con Rodríguez Saá?

–Por ahora...

–Entonces hay una actividad conjunta...

–Por ahora...

–¿En el acto de cierre tal vez?

–Lo estamos conversando, a mí me gusta más recorrer y repartir boletas. Me parece la forma más genuina de acercarse al ciudadano. En los actos, en general, va gente que ya está convencida de nuestros propios argumentos. Y yo me siento lo suficientemente apoyado como para andar haciendo actos.

–Rodríguez Saá dijo que no se siente opositor, ¿comparte esa afirmación?

–No sé en qué contexto lo dijo, pero hay políticos que tienen por definición ser opositores. Nosotros somos una alternativa de gobierno. La esencia del peronismo es una digna lucha por el poder, para gobernar y gobernar bien. Por eso yo no soy un opositor compulsivo.

–¿Se imagina compitiendo dentro del PJ en un futuro o siguiendo con este esquema por fuera de las estructuras del partido?

–Depende del PJ, yo quiero un PJ renovado, con reafiliación, una discusión sobre el justicialismo del siglo XXI, de cuál es el sentido de las políticas públicas del justicialismo. El kirchnerismo le trajo al peronismo algo malo, que es que todo tiene un precio. Y ellos están dispuestos a pagarlo. Lamentablemente también hay quienes están dispuestos a cobrar. Yo creo que el peronismo tiene valores, tiene principios...

–¿Podría volver a conversar con Macri de cara al 2015?

–Nosotros vamos a construir desde la provincia de Buenos Aires. Creemos que el resultado del 23 nos va a acompañar. Mi primer objetivo es reconstruir en el peronismo una cantidad de condiciones de gestión que se han ido diluyendo. Si después hay o no alianzas electorales en el futuro, todavía falta correr mucha agua debajo del puente.

–El portavoz del gobierno bonaerense, Gustavo Marangoni, habló sobre el “oportunismo” de algunos dirigentes...

–Prefiero estar de pie y caminar en vez de estar arrodillado.

–Stolbizer dijo que Scioli y usted son lo mismo.

–(Silencio y risas.) Stolbizer cerca de la elección siempre tiene este tipo de declaraciones. A mí me cae muy simpática.

Compartir: 

Twitter
 

Elecciones 2011
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.