EL PAIS › REPERCUSIONES A FAVOR Y EN CONTRA LUEGO DEL ACTO DE CAMIONEROS EN HURACAN

El mundo sindical en estado deliberativo

Desde el sector de los Gordos rechazaron cualquier posibilidad de volver a la CGT mientras Moyano siga al frente. El electo secretario de Smata, Ricardo Pignanelli, defendió al Gobierno y dijo que se trataba de “chispazos”.

El crítico discurso del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, en el acto de Camioneros del jueves dejó al sindicalismo en estado deliberativo. Desde el sector de los Gordos rechazaron cualquier alianza, advirtiendo que no piensan volver a la central obrera mientras Moyano continúe a su frente. En el paquete de repercusiones por el mensaje en Huracán comenzaron a aparecer las voces de los cegetistas sin alineación con el moyanismo, es decir de los que finalmente irán definiendo si el actual mandato de Moyano es el último cuando voten en el próximo confederal. El primero en hablar fue el secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli. Dijo que no hay que exagerar viendo rupturas con el Gobierno donde sólo hay “chispazos”. “Las cosas no pueden cambiar tan rápido”, consideró. El dirigente del sector opositor de la CTA, Pablo Micheli, propuso a la CGT la “unidad en la acción” para salir a la calle. “Lo que podemos hacer es como ocurrió en Italia, que se decretó un paro general”, planteó Micheli. Pignanelli, que fue electo como nuevo jefe de los mecánicos a principios de diciembre, se mostró cuidadoso en no distanciarse de Moyano. Consultado sobre si él es uno de los candidatos de Cristina Kirchner para suceder al camionero al frente de la central obrera, reconoció que “la relación mía con el Gobierno es buena”, pero aclaró que “las bendiciones de la Presidenta no llegan a elegir un secretario general de la CGT”.

“Este es un momento de adversidad que hay que superar sentados a una mesa”, siguió. “El año que viene va a ser durito, porque la crisis del mundo algo nos va a hacer bajar el crecimiento.” Para el dirigente, la relación con el Gobierno “se fue desgastando y se tiene que recomponer. Ojalá podamos salir adelante con ideas lógicas y sin romper nada, porque cada vez que rompieron, perdimos los trabajadores. Hoy no hay golpes de Estado, pero el golpe económico existe. Para que no haya pícaros, el custodio más grande que tiene que tener este Gobierno es el movimiento obrero. Si no, vamos a dilapidar el esfuerzo que hicieron los muchachos del 2003 hasta ahora”.

Moyano no hizo nuevas declaraciones. Según trascendió, por la mañana recibió en la sede de la CGT a Gerónimo Venegas, el secretario general de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre). Durante la madrugada, el kirchnerismo había logrado darle media sanción al proyecto de ley para reglamentar el trabajo del peón rural y crear un régimen previsional especial al que Venegas –aliado de las patronales del agro en el conflicto por la 125– se opone, porque le quitará al sindicato la caja del Registro de Trabajadores Rurales y Empleadores (ver página 3).

El titular de la CGT no hizo así comentarios sobre la propuesta de “unidad en la acción” formulada por Micheli desde la fracción opositora de la CTA. El dirigente de ATE contó que hubo conversaciones con “un emisario de Moyano” en las cuales se acordó armar un equipo de tres representantes por la CTA y CGT para preparar una movilización en el marco de esa eventual confluencia.

En cambio, desde los Gordos, el dirigente de Luz y Fuerza, Oscar Lescano rechazó cualquier posibilidad de que su sector se movilice. “Lamento, el estilo de confrontación y el tono de amenaza” de Moyano en su discurso, señaló. Y añadió: “Más allá de que sea justiciero el reclamo, no estamos para tiempo de confrontación, estamos para tiempo de diálogo”. Por otra parte, reiteró que la relación con el líder camionero “está rota” y aseguró que “hay más gente afuera que adentro” de la central obrera. “La CGT está como el peronismo: está el Gobierno que es peronista, pero hay muchos que están afuera discrepando”, agregó. “Nosotros no vamos a estar, nos fuimos hace más de dos años porque Moyano tiene una forma de ser muy personalista. Con él estando en la CGT no creo que se dé la unidad. Puede integrar el Consejo Directivo, pero no va a haber unidad.” Lescano, que ya se autoproclamó para suceder a Moyano en el 2012, concluyó que en el próximo confederal debe buscarse “en forma consensuada a otra persona”.

Compartir: 

Twitter
 

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, dividió las reacciones entre los sindicalistas.
Imagen: Luciana Granovsky
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared