EL PAíS › WERETILNECK ASUME HOY CON EL APOYO DEL GOBIERNO

“El proyecto sigue”

Abal Medina y Randazzo viajarán a Río Negro para mostrar el apoyo de la Casa Rosada al sucesor de Soria, un dirigente del Frente Grande. Luego de algunas dudas, el PJ se alineó.

 Por Nicolás Lantos

Con el respaldo de la Casa Rosada, Alberto Weretilneck asumirá hoy como gobernador de Río Negro, tras la muerte de quien fuera hace apenas unos meses su compañero de fórmula, Carlos Soria, asesinado en las primeras horas del año. Así, el PJ local, que esperó 28 años para gobernar esa provincia, desde el regreso de la democracia, sólo pudo ejercer ese poder por menos de dos semanas: el dirigente que asumirá esta tarde pertenece a las filas del Frente Grande, aunque se encuentra plenamente comprometido con el kirchnerismo. “El proyecto del gobierno va a seguir como él lo diseñó”, aseguró Weretilneck en una de las pocas declaraciones que hizo desde que se descubrió el crimen de su antecesor. Eso incluye reformular la planta de personal estatal y adaptar la matriz económica de la provincia a la explotación minera con cianuro, dos políticas que Soria dejó indicadas con fuerza de ley durante su muy breve mandato.

Aunque en un primer momento se especuló con que el vicegobernador renunciara para forzar el llamado a nuevas elecciones, el apoyo de la presidenta Cristina Kirchner torció el rumbo de las cosas y Weretilneck se hará cargo de la provincia hasta el fin del mandato, en 2015, tal como indica la Constitución provincial. El respaldo del gobierno nacional es explícito: esta tarde viajarán el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a Viedma, para participar de la ceremonia de asunción. Ayer, uno de los hombres fuertes del PJ provincial, Miguel Angel Pichetto, reconoció que CFK “reafirmó la voluntad de respetar y cuidar la institucionalidad en Río Negro.”

La orden se tomó sin vacilar para evitar que el justicialismo ponga en marcha una maquinaria para recuperar para uno de sus dirigentes la gobernación: la Carta Magna rionegrina establece que si renuncian tanto el gobernador como el vice antes de la mitad de su mandato se debe llamar a elecciones anticipadas. Sin embargo, una vez bajada esa línea desde El Calafate, las banderas se arriaron con rapidez: “El justicialismo de Río Negro siempre fue respetuoso del esquema institucional, y no vamos a forzar nada”, aclaró el titular de la bancada del Frente para la Victoria en el Senado nacional. Los motivos son, ante todo, prácticos: nadie les garantiza la victoria en nuevos comicios en un distrito que la UCR gobernó sin interrupciones entre 1983 y el año pasado.

De todas formas, Pichetto marcó la cancha al dejar caer que el peronismo sigue siendo “el partido mayoritario en la provincia”, ya que gobierna treinta y tres municipios y cuenta con mayoría parlamentaria. “Pero vamos a acompañar al vicegobernador, que es un hombre del proyecto nacional –completó el legislador–. Soria expresaba genuinamente al peronismo de Río Negro, que estuvo 28 años en el llano, pero ahora hay una nueva realidad y asumirá un hombre del Frente Grande.”

Pichetto, junto al neuquino Oscar Parrilli fueron quienes mantuvieron abiertos los canales de comunicación entre el entorno presidencial y General Roca, la localidad de la que Soria fue intendente antes de acceder a la gobernación y donde se encontraba al momento de su muerte. En esos diálogos se definió la continuidad de Weretilneck y se decide, todavía, quién será el nuevo vice. La Constitución de Río Negro establece que el responsable de elegirlo, de entre todos los miembros de la única cámara de la Legislatura provincial, es el flamante gobernador. En Viedma dan por sentado que se tratará de un hombre del PJ. Hasta anoche, el vicepresidente primero de ese cuerpo, Pedro Pessatti, era mencionado como candidato serio, pero la definición final se tomará hoy.

El nuevo gobernador no tendrá una tarea sencilla. Durante los pocos días que Soria gobernó efectivamente, había impulsado y logrado aprobar dos normas que, se prevé, cambiarán la economía de la provincia: el pase a disponibilidad de los trabajadores estatales, de cara a una reformulación de la planta de personal, y la muy resistida derogación de la llamada Ley Anticianuro, que permitirá aumentar la actividad minera rionegrina hasta transformarla en su principal recurso, según estaba planeado. En tanto, en uno de sus últimos actos de gobierno, el ex gobernador había firmado la renegociación de la deuda con la Nación, lo que le ahorra al fisco rionegrino unos 600 millones de pesos.

No le faltarán desafíos a Weretilneck en sus primeros meses de gestión: la renovación de los contratos petroleros, muchos de los cuales vencen este año; superar la crisis de la producción frutihortícola y otras secuelas dejadas por las cenizas del volcán Puyehue; la renegociación de pasivos con privados por más de 400 millones de pesos; el nombramiento de varios jueces y la política salarial para el próximo año serán algunos de los temas que deberá resolver en el corto plazo. Además, deberá negociar cada paso con una Legislatura en la que pocos le responden directamente.

Compartir: 

Twitter
 

Menos de un mes después de haber asumido como vicegobernador, hoy Weretilneck jurará como gobernador.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.