EL PAíS › ASUMIó EL ABOGADO MARTíN FRESNEDA EN LA SECRETARíA DE DERECHOS HUMANOS

Por los derechos del pasado y del futuro

Miembro fundador de HIJOS Córdoba y ex delegado de la Anses en esa provincia, el nuevo funcionario definió que trabajará por “más memoria, verdad y justicia” y también en una agenda vinculada con la inclusión social.

 Por Victoria Ginzberg

“Qué golazo, qué golazo, en la secretaría, los hijos del Cordobazo.” El canto se compuso en el auditorio Emilio Mignone de la Secretaría de Derechos Humanos un rato antes de la asunción de Martín “Ñato” Fresneda en el cargo. Y se escuchó fuerte mientras se esperaba que el ministro de Justicia, Julio Alak, le tomara juramento. Cumplido el ritual, Fresneda tomó la palabra. De su discurso se puede deducir qué impronta quiere darle a su gestión. Habló de “dar vuelta la página con más memoria, verdad y justicia y no con reconciliación e impunidad”, dijo que “esta etapa nos exige nuevos desafíos en materia de derechos humanos” y, en esa línea, definió “una agenda para el futuro, pensada para los que todavía están postergados, que nos permita seguir profundizando el camino de la inclusión y la justicia social”.

Varios cánticos sirvieron como bienvenida al cargo para el hijo de desaparecidos, fundador de HIJOS Córdoba y abogado de causas sobre el terrorismo de Estado. Fue coreado con entusiasmo: “Vení Menéndez, vení mirá, Martín Fresneda en el gobierno nacional” o su segunda versión, que termina “los subversivos cada día somos más”. La voz cantante la llevaban los HIJOS cordobeses, que viajaron para acompañar a Fresneda. Pero el auditorio estaba repleto. Fue una ceremonia con el espíritu del “no nos han vencido”, con el que termina otra canción.

En el escenario, junto a la bandera argentina, un afiche de HIJOS y un cartel de la Jauretche, la agrupación juvenil del kirchnerismo cordobés, resumían la identidad política de Fresneda, quien hasta anteayer era delegado de la Anses en la provincia que lo adoptó.

Después de jurar, el nuevo secretario se acercó al micrófono y se emocionó antes de empezar a hablar, mientras escuchaba “se siente, se siente, Otilia está presente”. Otilia Argañaraz, abuela de Fresneda, fue dirigente de Abuelas de Plaza de Mayo hasta su muerte.

Fresneda comenzó agradeciendo a la Presidenta y recordó a Néstor Kirchner. Contó que se había reunido con Cristina Kirchner y que, en ese encuentro, él se había comprometido a “hacer todo lo posible”... “No, vas a hacer lo imposible”, le retrucó CFK.

El flamante funcionario recordó y homenajeó a su antecesor en el cargo, el fallecido Eduardo Luis Duhalde, y marcó dos directrices. Una vinculada con las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar y otra relacionada con una “nueva agenda ligada al futuro, para seguir incluyendo a los que están pasando necesidades, a los que todavía padecen el frío de la impunidad, para hacer este soñado país para todos”.

Sobre el terrorismo de Estado, habló de su historia personal, que es también la historia del país. “Soy el orgulloso hijo de Tomás Fresneda y María de las Mercedes Argañaraz”, marcó. Sus padres fueron secuestrados en julio de 1977 en Mar del Plata, durante la llamada Noche de las Corbatas, como se conoce a la desaparición de un grupo de abogados laboralistas. Su mamá estaba embarazada de cinco meses, por lo que él sigue buscando a un hermano o una hermana. “Lo vamos a encontrar, Martín”, le gritó Pablo Díaz, sobreviviente de la Noche de los Lápices desde su asiento.

Fresneda, entonces, se refirió a la búsqueda de los nietos desaparecidos y también hizo hincapié en la política de identificación de los restos de las víctimas de la última dictadura. “El Equipo Argentino de Antropología Forense hace una maravillosa tarea de recuperar esas almas para que las Madres y las Abuelas puedan despedir a sus hijos y nosotros a nuestros padres”, dijo.

Lo escuchaban las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo sentadas en las primeras filas. Luego, se mezclaban funcionarios y miembros de otros muchos organismos de derechos humanos. Horacio Verbitsky encabezaba una delegación del CELS, estaba Hugo Cañón, de la Comisión Provincial por la Memoria; Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, y Luis Fonderbrider, del Equipo Argentino de Antropología Forense. El abogado Rodolfo Yanzón, el fiscal Félix Crous, Claudia Carlotto, de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad; Eduardo Jozami, director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, y los subsecretarios de derechos humanos Luis Alén y Marita Pérceval. Estaban algunos dirigentes de La Cámpora, como los diputados Eduardo Wado De Pedro y Horacio Pietragalla, el legislador Juan Cabandié y el secretario de Justicia Julián Alvarez. Los diputados Remo Carlotto y Diana Conti y muchos integrantes de HIJOS. Además de Alak, también participaron el ministro de Defensa, Arturo Puricelli y la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez.

Antes de los saludos y abrazos, Fresneda señaló que trabajará con quienes están colaborando desde la gestión anterior, que las transformaciones se hacen “entre todos” y resumió: “Fui uno de los tantos chicos que criados en los locales de los organismos de derechos humanos. Esa es mi lucha. Pero también siento que debemos ir por más”.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Martín Fresneda es hijo de desaparecidos y busca a un hermano.
Imagen: Sandra Cartasso
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.