EL PAIS › NUEVOS CRUCES ENTRE LOS MOYANISTAS Y SUS OPOSITORES EN LA CGT

Los balances del día después

Moyano se reunió con sus seguidores y consideraron que el acto en Plaza de Mayo contó con “acompañamiento masivo”. Para sus rivales dentro de la central obrera, “fue un fracaso en términos políticos y gremiales”.

 Por Julián Bruschtein

Después del paro y la manifestación que realizó Hugo Moyano en la Plaza de Mayo, los dos sectores que pugnan por encabezar la Confederación General del Trabajo realizaron sus balances sobre la medida. Mientras Moyano se reunió ayer con sus seguidores en la sede del sindicato de los trabajadores del Plástico, en Esteban Echeverría, los opositores hicieron lo propio en sus gremios y se preparan para delinear “la ofensiva para correr a Moyano de la CGT”, según confió a Página/12 un dirigente del espacio enfrentado al líder camionero. Para los moyanistas, “el balance fue positivo. Hubo gente hasta la Avenida 9 de Julio y esto fue así gracias al acompañamiento masivo de los trabajadores que están fuera de la CGT”, aseguró el diputado Facundo Moyano, luego del cónclave.

“El paro y movilización de Moyano fue un fracaso en términos políticos y gremiales. No pudo mover más trabajadores que los que se vieron, y su discurso fue vacío y sin rumbo”, aseguró un dirigente del sector que propone un cambio en la cúpula sindical, porque “Moyano ya cumplió su ciclo”. La medida de fuerza que el camionero realizó el miércoles puso al desnudo la fractura de la central obrera que ya se percibía ante el fuerte enfrentamiento entre ambos sectores de cara a las elecciones internas. El moyanismo igualmente apuesta todas sus fichas al congreso convocado para el 12 de julio, impugnado por el sector opositor ante el Ministerio de Trabajo.

“El congreso del 12 julio es un paso formal de la CGT al que seguramente no van a asistir los gremios que dicen tener la mayoría, pero creo que deberían estar si se sienten tan seguros”, de-safió el secretario general del sindicato de los trabajadores de Peajes, Facundo Moyano, quien además agregó que “nadie se corrió ni le quitó el apoyo al Gobierno”, en referencia a la CGT. “No solamente yo, un grupo de compañeros venimos tratando de construir canales de comunicación”, agregó.

Todo indica que la formalidad de la ruptura de la central obrera se producirá el mismo 12 de julio, cuando el moyanismo realice sea como fuere el congreso y defina la continuidad de Moyano por un nuevo período. El sector que lo enfrenta dice tener la mayoría de los delegados congresales; como gesto, anteayer publicaron una solicitada en la que firmaron como CGT. El grupo lo integran los gremios grandes que conforman los Gordos –Comercio, Alimentación, entre otros–, los independientes –fundamentalmente la Uocra, de Gerardo Martínez; los metalúrgicos, de Antonio Caló, y el Smata, de Ricardo Pignanelli, además de Obras Sanitarias, de José Luis Lingieri, y los estatales, de Andrés Rodríguez– y la Unión Tranviaria Automotor, de Roberto Fernández. A ellos se sumaron los ex moyanistas Omar Viviani, del Sindicato de Peones de Taxis, y el ferroviario Omar Maturano, entre otros.

En cambio, Moyano cuenta con su propio gremio de Camioneros como principal fuerza, más su reciente alianza con el duhaldista Gerónimo “Momo” Venegas, de la Uatre, y un variado grupo de sindicatos pequeños que se fueron acercando en los últimos tiempos. El gastronómico Luis Barrionuevo –que creó su propia central sindical, la CGT Azul y Blanca– navega en las dos orillas analizando quién retribuirá mejor su apoyo.

“Moyano ya no tiene retorno. Tampoco tiene espacio para seguir mostrándose al frente de una CGT que, como quedó en evidencia, no conduce”, señaló un dirigente del espacio que empuja la salida del camionero de la secretaría general de la CGT. Después de lo que interpretaron como “un debilitamiento explícito de Moyano”, se reunirán para dar forma a “la ofensiva para correr a Moyano definitivamente” como líder de la central obrera. Se encuentran a la espera de una resolución favorable en la impugnación a la convocatoria al congreso electoral, con el argumento de que se concretó en una reunión de Consejo Directivo a la que no asistieron algunos dirigentes y que objetaron por “falta de quórum”. En cuanto se produzcan novedades sobre la presentación, el sector –que reúne a 19 de los 35 miembros de la cúpula sindical– convocará a un congreso propio para encumbrar a su candidato, hasta el momento el líder de la UOM, Antonio Caló.

Los moyanistas que se reunieron en la sede de los trabajadores del Plástico, además de festejar el cumpleaños del secretario general de los trabajadores del Petróleo, Guillermo Pereyra, observaron un video sobre el acto en la Plaza de Mayo. Allí también continuaron con la organización del congreso del 12 de julio, citado en el Microestadio de Ferro. En el estadio cubierto los congresales levantarán la mano en favor de la continuidad del camionero, para después trasladarse al campo de juego del club de fútbol de Caballito, donde se concentrará el grueso de los trabajadores a la espera del acto central y el primer discurso de Moyano de su nuevo mandato. “Si tienen la mayoría, lo que tienen que hacer es participar para ganar”, desafió Facundo Moyano, al finalizar la reunión. Los moyanistas chicanean a sus rivales para que asistan al congreso y convaliden la convocatoria. “No vamos a asistir a un congreso convocado de forma ilegal”, es la respuesta que se escucha de parte de los antimoyanistas.

Compartir: 

Twitter
 

La medida de fuerza que encabezó el camionero expuso la fractura del movimiento obrero.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared