EL PAíS › EN LA JEFATURA DE GOBIERNO

Escrache a Macri

En una pancarta pegada en la puerta de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hay dibujada una mujer de mirada oprimida con una mordaza: “De aborto no se habla”, sentencia la frase. Ese fue el primero de los carteles y banderas que enfundaron durante la tarde de ayer la fachada del edificio del Ejecutivo porteño. “Estamos acá para condenar este acto de crueldad humana”, condenó una de las tantas mujeres que, megáfono en mano, leyó el comunicado de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en repudio a la suspensión del aborto no punible de una mujer que fue frustrado por una medida cautelar. El acto se hizo horas antes de la sentencia de la Corte Suprema. Sobre la Avenida de Mayo al 500 se realizó un “escrache” al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, a quien las militantes consideran como “principal responsable de que se violaran los derechos de esta mujer”, por haber difundido datos precisos sobre la intervención que se iba a hacer en el Hospital Ramos Mejía.

“Aborto legal para no morir”, pidieron los manifestantes. El megáfono pasó de mano en mano. La primera condena fue hacia la Iglesia por la actitud “hostil hacia los derechos constitucionales de las mujeres”. “Macri es el principal responsable de que se haya frenado el aborto por haber difundido los datos”, acusaron. “También se violó la ley de trata, el hospital debía haberse manejado con datos protegidos”, señaló Miranda.

“El gobierno es perverso”, apuntó Nina Brugo, presidenta de la Comisión de la Mujer de la Asociación de Abogados de Buenos Aires, porque, explicó, “algunos funcionarios retrasaron la entrega al Ejecutivo del protocolo de abortos no punibles aprobado en la Legislatura en septiembre”.

Entre las pancartas, Pedro, de tres años, revoleaba su bandera de la campaña. Su papá, Federico, integrante del Colectivo de Varones Antipatriarcales, contó que él –como sus compañeros– toma “naturalmente el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre su cuerpo”. Pero, aseguró, siempre se encuentra con un problema: “Es difícil transmitir estos valores a los hijos porque las instituciones, que hacen diferencias entre los sexos, siempre están en el medio”.

Las militantes estamparon su huella en el suelo con aerosol verde: “El aborto no punible no existe”. Y, desde la pared, exclamaron: “Macri salí de nuestro cuerpo”. Con el acto de repudio concluido, Doris Quispe, estudiante de derecho y sociología, aseguró: “El gobierno se manejó en función de su ideología y no del interés general de la sociedad, que es para lo que está”.

Informe: Carla Perelló.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.