EL PAIS › EL EX AGENTE DE INTELIGENCIA JULIO CIRINO FUE CONDENADO A SEIS AÑOS POR CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

Del think tank del PRO a la prisión

La Cámara Federal lo responsabilizó por la represión de los militantes montoneros que formaron parte de la Contraofensiva. Fue referente de la Fundación Pensar, del PRO, en temas de seguridad.

El ex agente de inteligencia Julio Cirino, vinculado con la Fundación Pensar, cuyo presidente honorario es Mauricio Macri, fue condenado a seis años de prisión por su responsabilidad en delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Cirino recibió sentencia por participar de la represión en el marco de la Contraofensiva de la agrupación Montoneros. El fallo fue firmado por los jueces de la Sala II de la Cámara Federal, Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah. El caso se rige por el viejo código, por lo que el juicio se realizó por escrito. Los camaristas revirtieron la decisión del juez Ariel Lijo, quien el año pasado había condenado en esta causa a otros dos agentes del Batallón 601 –Carlos Eduardo Somoza y Jorge Oscar Baca–, pero había absuelto a Cirino.

Cirino aparece en cables desclasificados por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Allí, en una comunicación de 1979, se reproduce información aportada por Cirino, que usaba como nombre de cobertura el alias de Jorge Contreras.

En esos documentos, Cirino se jactaba ante diplomáticos de ese país de haber visitado por los menos tres centros clandestinos de detención, y advertía que los desaparecidos no iban a aparecer. También señalaba que la dictadura había asesinado personas sin ningún contacto con organizaciones armadas, con el fin de que luego no reconocieran a personas como él.

La Secretaría de Derechos Humanos informó en la causa que Jorge Contreras era en realidad el Gordo Cirino, quien dirigió durante la dictadura el Grupo de Tareas 7 de la Central de Reunión de Información (CRI) del 601. Página/12 informó en 2008 que Cirino había sido uno de los referentes de la Fundación Pensar, ligada al macrismo. Según los anuarios de Pensar, Cirino recibió en su nombre al embajador de Colombia y participó de un seminario sobre “delincuencia, minoridad y violencia” en Mar del Plata y de un panel sobre “seguridad” junto al ex jefe de la Policía Metropolitana Eugenio Burzaco y el falso ingeniero Juan Carlos Blumberg.

Cirino había ingresado a las Fuerzas Armadas en 1977 para desempeñarse en el Batallón 601 de Inteligencia. Desde allí fue el enlace con la Embajada de Estados Unidos. Se fue del Ejército en 1986, pero en 1993, en su condición de agente de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), fue designado con rango de secretario en la embajada argentina en Washington, para luego ser dado de baja del servicio exterior en 1998.

“Ya pasaron cinco años desde que se conoció la noticia de Cirino. Sin embargo, ni la Fundación (Pensar) ni ninguno de sus integrantes se refirió al tema. El PRO tiene más funcionarios denunciados por delitos de lesa humanidad. De manera consecuente, ese partido hace silencio sobre cada una de las acusaciones, sin aportar a la Justicia ni solidarizarse con las víctimas”, sostuvo la agrupación H.I.J.O.S. en un comunicado.

Compartir: 

Twitter
 

Julio Cirino usaba como agente de inteligencia el nombre de cobertura Jorge Contreras.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared