EL PAíS › MILITANTES POLíTICOS Y SOCIALES AYUDARáN A CONTROLAR LA INFLACIóN

Mirar para cuidar los precios

El plan anunciado por el Gobierno para fiscalizar que los comercios cumplan con el congelamiento de precios de 500 productos básicos se apoyará en “la fuerza de los movimientos políticos, sociales y juveniles”, según explicó CFK.

 Por Nicolás Lantos

Los movimientos “políticos, sociales y juveniles” que conforman el kirchnerismo formarán parte del plan anunciado ayer por el Gobierno para combatir la inflación. “Mirar para cuidar” es el nombre de la iniciativa que anunció ayer por la tarde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con el fin de fiscalizar los valores de venta al público de productos que integran la canasta básica, “en todo el territorio” del país, recurriendo a organizaciones populares, sociales, sindicales y políticas. El proyecto, que se venía debatiendo entre las bases desde que comenzó en febrero el congelamiento de precios, empezará hoy mismo a discutirse en el seno del Gobierno para que entre en funcionamiento el 1º de junio, junto con la canasta de 500 productos sin aumentos anunciada el martes por la Secretaría de Comercio, aseguran en la Casa Rosada. La medida replica una similar empleada en 2005 por Néstor Kirchner, aseguró la jefa de Estado ayer, tras anunciarla en el discurso que dio por cadena nacional.

“Vamos a utilizar la fuerza de los movimientos políticos, sociales y juveniles para desplegarlos en todo el territorio con la campaña ‘Mirar para cuidar’”, prometió ayer CFK, luego de anunciar aumentos en las asignaciones familiares. El objetivo, aseguró, es que la suba en los montos que recibirán los beneficiarios no se traslade automáticamente a los precios finales, de forma tal que los empresarios terminen absorbiendo la ganancia. “Esto es ayudar al prójimo. Vamos a empezar por la parte fina, por lo que paga el vecino”, aseguró la mandataria.

CFK también pidió “un esfuerzo” a los empresarios, que son “los que ponen los precios”. Y recordó una iniciativa similar que llevó adelante Néstor Kirchner a fines de 2005 para controlar una, por entonces, creciente inflación. “No vamos a dejar esto librado a la buena voluntad de los empresarios o a la capacidad de los inspectores de la Secretaría de Comercio Interior, vamos a utilizar una metodología que empleó Kirchner en 2005.” En esa ocasión, el presidente había recurrido al gobernador bonaerense Felipe Solá y a 139 intendentes para que garantizaran la estabilidad de los precios en los comercios de la provincia.

El nuevo plan comenzará a discutirse hoy en despachos de la Casa Rosada e involucrará principalmente a los partidos políticos, organizaciones sociales y movimientos juveniles englobados en el colectivo Unidos y Organizados, aunque también en el Gobierno esperan contar con el respaldo de sindicatos y de intendentes cercanos al oficialismo. Según pudo averiguar Página/12, “el control popular de precios era algo que se venía discutiendo hace tiempo entre la militancia”, y en algunos casos se llegó a aplicar de forma espontánea por parte de algunas agrupaciones en los barrios donde tienen mayor presencia territorial.

El anuncio fue recibido con optimismo en las organizaciones kirchneristas: “Veníamos haciéndolo en distintos puntos del país, así que es buenísimo que la Presidenta lo transforme en una política pública”, celebró Marcelo Köenig, de la Corriente Peronista Descamisados. “La inflación en gran medida es producto de que la distribución minorista está en pocas manos, así que el control va a ser efectivo –agregó–. Creo en el protagonismo popular a la hora de ejecutar políticas públicas. A las conquistas se las defiende en la calle.”

Luis D’Elía, referente de Miles, sostuvo que “las organizaciones pueden cumplir un papel muy importante” realizando “un seguimiento por geografía” de los precios. “¿Cómo puede ser que enfrente de mi casa el asado esté 38 pesos y el mismo asado en Capital vale 65?”, cuestionó. Hernán Letcher, de Segundo Centenario, señaló que “la decisión de Cristina profundiza el proyecto político” porque “favorece a los que menos tienen”.

El dirigente de Vatayón Militante, Juan Soriano, opinó que “la idea de controlar los precios, algo que ya hacíamos sin aval oficial, es otro paso adelante en el apoyo de la Presidenta al rol de la militancia”, aunque advirtió: “Confío en que se instrumentarán las herramientas y la organización para que no sea un trabajo de patrullas perdidas dando vueltas por los negocios”.

Compartir: 

Twitter
 

El programa de control en los puntos de venta comenzará a aplicarse el 1º de junio.
Imagen: Ezequiel Pontoriero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.