EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER ANUNCIó SUBAS EN LAS ASIGNACIONES FAMILIARES Y EN LA AUH Y UN OPERATIVO DE CONTROL DE PRECIOS

“Mayor cobertura y fomentar el consumo”

El aumento significa una erogación adicional de más de 16.800 millones de pesos anuales al Estado. Además, lanzó el plan Mirar para Cuidar, por el que organizaciones sociales y políticas vigilarán que no aumenten los precios.

 Por Julián Bruschtein

“La Argentina sigue andando y va a seguir andando pese a quien le pese”, aseguró ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner luego de anunciar en la Casa Rosada aumentos en las asignaciones familiares y en la Asignación Universal por Hijo. Con la presencia de empresarios, representantes de trabajadores y militantes en el Salón de la Mujeres, la Presidenta hizo un llamado para “cuidar el círculo virtuoso” de la economía basado en el trabajo y la producción, y anunció el plan Mirar para Cuidar, del que participarán organizaciones sociales, políticas “y las que quieran sumarse” para desplegar un operativo de control de precios. En total, la Presidenta explicó que en estos rubros el Gobierno gastaba 24.273 millones de pesos por año y que ahora pasará a gastar 41.076 millones, lo que significa “16.803 millones más que pasamos a poner en el mercado”.

“No queremos que este esfuerzo, que hace la sociedad, porque son aportes de los propios trabajadores, represente un aumento inmediato de los precios”, destacó Fernández de Kirchner apenas terminó de anunciar las seis medidas con las que el Estado busca “ampliar la cobertura social y fomentar el consumo”. Rodeada de los retratos y pinturas de las mujeres representativas de la historia argentina, la Presidenta explicó la suba porcentual que modificará la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo, el monto y los topes salariales para percibir las asignaciones familiares y una ayuda escolar adicional por única vez. Además señaló que la asignación por hijo –que pasará de 360 a 460 pesos, un 35,3 por ciento de incremento– la recibirá “la madre, a menos que el padre presente la custodia judicial”.

El anuncio fue sorpresivo, ya que no había en la agenda presidencial ningún acto en la Casa Rosada. Promediando la tarde comenzaron a llegar los representantes de los trabajadores a la Casa de Gobierno. El titular de la CGT y secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, junto al titular del gremio de los mecánicos (Smata), Ricardo Pignanelli, y el adjunto de Caló en la central obrera, el estatal Andrés Rodríguez, de muy buena llegada a la Casa Rosada. Sentados en la misma fila, la primera, se encontraba el secretario general de la CTA, Hugo Yasky. El titular de la Uocra, Gerardo Martínez, y el del sindicato de taxistas, Omar Viviani, también acudieron a la cita. En las primeras horas se especuló con que el anuncio podía llegar a incluir “la exclusión del medio aguinaldo de junio del Impuesto a las Ganancias, como sucedió en diciembre”, confió a Página/12 uno de los gremialistas, pero finalmente no entró en el paquete. “Es un tema que vamos a seguir conversando, todavía hay tiempo”, agregó el dirigente.

“Me olvidé de saludar a mis compañeros los trabajadores, con los cuales hemos venido charlando estas medidas”, sostuvo la Presidenta en un guiño a los gremialistas, haciéndolos partícipes del impulso de las medidas. “Ellos también forman parte de estas políticas, junto a todos los argentinos que queremos seguir trabajando para que este país siga creciendo”, agregó, mostrando la buena sintonía que existe con el sindicalismo, una señal quizá para la inclusión de algunos de ellos en las listas de candidatos para las legislativas de octubre. “Aumento del monto y de los topes salariales”, puntualizó la Presidenta y agregó que representaba a “casi 700 mil chicos”, iniciando una catarata de aplausos. Uno de los puntos que la CGT y la CTA venían reclamando era la universalización de las asignaciones familiares. Con estas medidas, se achica la brecha.

“Sé que nos acompañan empresarios, representantes de las cámaras empresarias y ahora me voy a dirigir a ellos”, anunció CFK luego de explicar detalladamente y con gráficos en pantalla los anuncios. “No queremos que este esfuerzo formidable que hace el Estado, que es la sociedad, no queremos que esto signifique lo que ha significado muchas veces, que es el aumento de precios”, sostuvo, desatando los gritos y cantitos de los militantes que se encontraban en el fondo del salón. “Hay que hablar claramente porque parece que cuando se habla de precios, los aumenta el secretario de Comercio Interior (Guillermo) Moreno, o los aumentara Cristina Fernández de Kirchner. Y los que ponen los precios son ustedes. Entonces vamos a tener que hacer un esfuerzo”, sostuvo, haciendo un llamado de atención a los formadores de precios.

“Vamos a utilizar las fuerzas de los movimientos sociales, juveniles y políticos para desplegarlos en todo el territorio con la campaña Mirar para Cuidar, mirar los precios y cuidar el bolsillo del pueblo”, destacó y, casi como un llamado, la militancia volvió a alborotarse en el fondo ante la convocatoria dirigida a ella. “Necesitamos cuidar lo que hemos logrado”, arremetió e insistió en que “por eso vamos a aprovechar el formidable potencial de las organizaciones sociales y juveniles y la responsabilidad de los intendentes”. El acuerdo de precios en 500 productos que cerró la Secretaría de Comercio con las cámaras empresarias del sector fue uno de los ejes por los que la Presidenta decidió lanzar el programa de control de precios. “Pero no vamos a dejar esto librado a las manos únicamente de la buena voluntad de los empresarios o de todo el esfuerzo que pueda poner el secretario de Comercio porque es imposible”, sostuvo y agregó que se iba a poner el ojo “en toda la cadena de valor y vamos a empezar con la parte final de control, que es lo que paga el vecino”, luego de explicar que en el plan Pro.Cre.Ar se habían elevado todos los precios y que también lo estaban evaluando.

El gabinete casi completo se encontraba en el salón. Los ministros observaban de atrás los anuncios que iba desgranando Fernández de Kirchner y aplaudían a la par de los invitados. “Convoco a dirigentes de todo el país para que contribuyan a este círculo virtuoso y mantener la competitividad argentina”, dijo la Presidenta, en un llamado a la oposición, y defendió que “tenemos el tipo de cambio más competitivo de toda la región, aunque les pese a algunos”, dejando caer una crítica a los sectores que impulsan una devaluación de la moneda. “Vamos a tener buenos resultados, confío en la inteligencia de los empresarios, van a entender que es imprescindible mantener el nivel de consumo y gente ocupada”, señalo la Presidenta.

Ya al final, volvió sobre los trabajadores, a quienes solicitó también “colaboración, que la han tenido”, haciendo referencia a la discusión salarial y la firma de convenios por el 24 por ciento en las últimas semanas y sentenció que “la Argentina sigue andando y va a seguir andando pese a quien le pese”.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Kirchner encabezó el acto en el Salón de las Mujeres de la Casa de Gobierno.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.