EL PAIS › SCIOLI EXPLICO EL OBJETIVO DEL DESDOBLAMIENTO DEL MINISTERIO DE SEGURIDAD Y JUSTICIA

“Por una provincia más segura y justa”

Los cambios anunciados por el gobernador y la decisión de nombrar en Seguridad a Alejandro Granados, quien prometió “más policías en la calle” y “miles de cámaras”, fueron respaldados por los oficialistas. Salvo De Narváez, los opositores se mostraron críticos.

Scioli ayer, junto a Berni y Casal, dio cuenta de un operativo antidroga realizado en la localidad de San Martín.
Imagen: Télam.

La decisión del gobernador Daniel Scioli de desdoblar el Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense en dos dependencias y nombrar al frente de la segunda al intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, recién se hará efectiva la próxima semana, cuando la Legislatura provincial apruebe el proyecto para reformar el gabinete, aunque ya generó varias repercusiones. En una nueva aparición pública, el ex motonauta prometió hacer “todo lo que haya que hacer en el marco de la ley para tener una provincia más segura y más justa”. Granados, en tanto, dio pistas sobre cuál será el perfil de su gestión: prometió “más policías en la calle” y “miles y miles y miles de cámaras”, además de asegurar que la dicotomía entre “mano dura o mano blanda ya quedó en el pasado”.

Los cambios en el área de Seguridad que decidió hacer Scioli despertaron reacciones por parte de figuras del oficialismo y de la oposición. En plena campaña electoral de cara a las legislativas del 27 de octubre, el tema quedó entrampado en la lógica proselitista: el kirchnerismo (a través del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, de intendentes del conurbano y de funcionarios de la administración bonaerense) cerró filas detrás de Granados y la oposición criticó la designación. La única excepción fue el diputado de Unión Celeste y Blanco, Francisco de Narváez, quien a través de Twitter calificó como “positiva” la noticia.

“Nosotros desde el Estado nacional, el provincial, los municipios y el acompañamiento de la ciudadanía vamos a hacer todo lo que hay que hacer, en el Estado de derecho, en el marco de la ley, para seguir avanzando y que haya una provincia más segura y más justa”, dijo ayer Scioli, tras informar acerca de un operativo contra la droga en la localidad de San Martín. El gobernador sostuvo que el próximo ministro de Seguridad “es un hombre con experiencia, resultado de gestión y con una visión de esta problemática en línea con las acciones que estamos llevando adelante y que es necesario ir actualizando permanentemente”.

El mandatario provincial se reunió ayer con Granados y con Ricardo Casal, hasta ahora a cargo de Justicia y Seguridad y que seguirá a cargo de la primera área, para “trabajar en la transición”, según explicó. “Casal va a poner en marcha la policía judicial, la descentralización de Casación, el juicio por jurados, los nuevos polos judiciales”, mientras que “en Seguridad se va a intensificar la prevención, con más policías en las calles”, detalló Scioli.

Por su parte, Granados agradeció “el apoyo del gobernador y de la presidenta” Cristina Fernández de Kirchner y sostuvo: “Debemos trabajar todos absolutamente todos y, especialmente, los intendentes, quienes juegan un rol preponderante en el tema de la seguridad y deben ser ellos los que deben disponer las políticas de seguridad”. El jefe comunal de Ezeiza aseguró, además, que pondrá “a la policía en estado de alerta y movilización” y que “la inseguridad no distingue colores políticos, no distingue clases sociales, es para todos por igual”.

En tanto, Casal destacó que quien lo reemplazará al frente del área de Seguridad “llevaba adelante” en Ezeiza “un trabajo sobre la intervención policial y la reacción judicial en función de la estadística criminal, que tenía un alto grado de excelencia” y que “ya tenía una fiscalía descentralizada, en sintonía con lo que estaba haciendo el gobernador, que resultó en 263 fiscalías descentralizadas y en un modelo de Justicia que se acerca a la gente”.

Granados también cosechó el apoyo del primer candidato a diputado del Frente para la Victoria en la provincia, Martín Insaurralde, que apoyó “la construcción de una policía comunal y local, que convierta al intendente en el jefe de esa propia policía”; y del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien destacó su “compromiso, decisión y coraje”. Varios jefes comunales, entre los que se destacan Julio Pereyra (Florencio Varela) y Darío Díaz Peres (Lanús), también hicieron público su respaldo.

Desde la oposición, en cambio, arreciaron críticas. Fue el caso de Felipe Solá, candidato a diputado por el Frente Renovador, quien se mostró sorprendido por la designación y destacó que Granados “no tiene la experiencia ni la profesionalidad para encarar el manejo policial”. Por su parte Margarita Stolbizer, cabeza de la boleta de Unen, atribuyó la decisión de nombrar al intendente como “fruto de la interna peronista”.

La excepción fue De Narváez, candidato a diputado por el frente Unión por la Libertad y el Trabajo y cuarto en discordia en la pelea bonaerense, quien publicó en Twitter: “Los cambios en Seguridad son positivos, pero que no termine en un cambio de nombres y nada más. Esperamos que estos cambios en provincia sean el inicio para coordinar políticas de seguridad con Nación y municipios”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.