EL PAíS › CAPITANICH Y DE LA SOTA ANALIZARON LA SITUACIóN DE CóRDOBA

Primera reunión tras la crisis

El gobierno nacional le refinanciará la deuda y le dará el aval para tomar créditos para obras. El gobernador agradeció la actitud y reclamó discutir una “pauta salarial nacional” para las fuerzas de seguridad. Ambos coincidieron en criticar la actitud policial.

Después del estallido de la semana pasada y con la situación policial controlada en su provincia, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, se reunió ayer con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Temprano en Casa Rosada, ambos dirigentes dieron una conferencia de prensa, en la que anunciaron la confección de una “agenda bilateral” que incluye la refinanciación de la deuda pública provincial, el aval para tomar créditos para la realización de obras y la compensación de créditos y deudas por provisión de energía eléctrica. Capitanich y De la Sota calificaron el encuentro como “muy positivo”, en un intento de bajar el nivel de tensión entre el gobierno nacional y el provincial luego de las acusaciones del cordobés por la escalada de violencia que terminó con un muerto y alrededor de mil comercios saqueados. Además, coincidieron en repudiar la actitud de las fuerzas de seguridad: “Es inaceptable que un policía abandone su función por un reclamo salarial. Merece la condena unánime. Hay investigaciones en marcha, algunos sectores amotinados incentivaron el accionar de los delincuentes, cuando no participaron”, aseguró De la Sota, quien reclamó que se establezca “una pauta salarial” nacional para las policías.

Mientras en otras provincias continuaba y se profundizaba el conflicto con las fuerzas de seguridad, Capitanich y De la Sota mantuvieron ayer el encuentro que formaba parte de la ronda de reuniones del jefe de Gabinete con los gobernadores iniciada la semana pasada. Con los saqueos y la crisis policial en medio, la conversación estuvo signada por el análisis de los acontecimientos, en los que el gobernador pidió el auxilio de la Gendarmería a través de un mensaje de Twitter. “La Gendarmería nos apoyó muchísimo. Se terminó el reordenamiento. Hemos llevado adelante un cambio total de las autoridades policiales”, reconoció ayer De la Sota, que en un primer momento no había dudado en cuestionar la actitud del gobierno nacional, que finalmente envió la Gendarmería cuando se hizo el pedido formal.

De todas maneras, al arrancar la conferencia de prensa, luego de una hora de reunión, el gobernador no dejó de deslizar alguna ironía diplomática. Remarcó que fue electo hace 725 días y que este era el “primer encuentro de diálogo”. Sostuvo que fue a la Casa de Gobierno con un espíritu “constructivo y no confrontativo”, para buscar soluciones a los problemas de los cordobeses, y subrayó: “Que también somos argentinos”. Fue una alusión a sus dichos de la semana anterior, en la que invitó a los cordobeses a “quemar sus DNI” porque supuestamente el gobierno nacional los discriminaba al no enviarles apoyo. “Quiero aprovechar para pedirles disculpas a los cordobeses, que seguramente esperaban mucho más de nosotros, del gobierno nacional, de la policía y de los propios vecinos que lamentablemente participaron del pillaje”, dijo De la Sota, haciendo una autocrítica en su nombre pero curiosamente también en nombre de otros.

El mandatario provincial detalló que mantiene contacto con sus pares de Buenos Aires, Daniel Scioli, y de Santa Fe, Antonio Bonfatti, también en medio de negociaciones conflictivas con su policía. En ese contexto, De la Sota señaló que “ningún gobernador está negociando con normalidad” y que “si para conseguir un aumento se extorsiona, es evidente que hay un vicio de nulidad en el procedimiento”. “Era impensable para cualquier gobernante que una reclamación (sic) salarial derivara en lo que estamos viviendo hoy en el país”, se excusó De la Sota al ser consultado por las réplicas que se desencadenaron a partir del conflicto en Córdoba y que ya lleva ocho muertos. Aunque aclaró que cada distrito tiene su situación particular, reclamó una suerte de mesa de diálogo nacional como tienen los docentes, que permita a todos los gobernadores lograr una base para que no haya desequilibrios y evitar conflictos.

Por último, el mandatario aseguró que la Justicia “está actuando con total celeridad” y que encontrarán a los saqueadores “aunque se escondan bajo la cama”. Sobre los bienes robados, declaró que hubo una “recuperación enorme, que tenemos hasta en galpones, y algunos pusieron esos bienes en la puerta” de sus domicilios, por temor a ser detenidos.

En cuanto a la agenda bilateral, Capitanich anunció la refinanciación del capital e intereses de los servicios de deuda pública de Córdoba para el año 2014, la solicitud para autorizar el endeudamiento con la Corporación Andina de Fomento para financiar el acueducto de Los Molinos y el análisis del financiamiento para solucionar la situación de Cammesa –provisión de energía eléctrica–, donde hay un esquema de deudas y créditos cruzados.

Compartir: 

Twitter
 

En conferencia de prensa, Capitanich y De la Sota cuestionaron el accionar de las fuerzas de seguridad.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.