EL PAíS › EN SANTA FE BAJARON A LA MITAD LOS ASESINATOS

Lo que hizo Gendarmería

En Rosario y Santa Fe hay un promedio de un homicidio por día. Pero en cuatro días de amotinamiento de la fuerza local se cometieron apenas dos. La guerra de las bandas narcos y la infiltración en la policía santafesina.

 Por Raúl Kollmann

Los homicidios bajaron a la mitad en los cuatro días en los que la Gendarmería patrulló la provincia de Santa Fe, en especial Rosario y sus alrededores. La Chicago argentina es hoy centro de la pelea entre bandas de narcos que ya produjo 235 muertos este año. El trasfondo es, indudablemente, la complicidad de efectivos y cuadros de la policía santafesina, al punto de que tras una investigación realizada por la Policía de Seguridad de Aeroportuaria (PSA) y publicada por Página/12 fue detenido el jefe de la Policía de Santa Fe, Hugo Tognoli. Toda la plana del Ministerio de Seguridad provincial tuvo que presentar la renuncia porque quedó claro que había un autogobierno policial en ese terreno. La evidencia más nítida era que Tognoli venía de ser jefe de Drogas Peligrosas y lo que trepaba era la presencia de narcos, quioscos donde tenían a adolescentes vendiendo y una guerra sin cuartel. Pero Tognoli fue ascendido a jefe de la fuerza.

La presencia de Gendarmería entre el 7 y 11 de diciembre alteró el statu quo. Parece cantado que los narcos sintieron la aparición de un cuerpo con el que no tenían las cosas arregladas. Por supuesto que eso no bajó los homicidios a cero, pero si se seguía con el promedio anterior se habrían cometido cuatro asesinatos en esos días, pero hubo sólo dos, el de Julio Ramón Gigena, en una discusión entre vecinos, y el de Miguel Gómez, tras un enfrentamiento entre bandas que dejó veinte cápsulas servidas de alto calibre, 9 milímetros y 11.25. Los datos de otros delitos también mostraron una baja notoria.

Tognoli fue imputado por sus vínculos con narcos a partir de escuchas telefónicas en las que se mencionaba que para arreglar la venta de estupefacientes había que cerrar directamente con él un monto mensual. Además, sus hombres aparecieron protegiendo a un narco y luego se supo que incluso algunos efectivos daban custodia a quioscos asombrosos en los que encerraban a adolescentes para que vendieran drogas.

Tras las revelaciones de este diario, el gobierno socialista de Santa Fe reemplazó a todos los mandos de la fuerza policial y a los ministros y secretarios de Seguridad. Las movidas no aplacaron las guerras entre bandas que, además, abarcan a integrantes de las dos hinchadas de la ciudad, la de Newell’s y la de Rosario Central. Pero el dato de la baja en los delitos y homicidios durante los cuatro días que patrulló la Gendarmería demuestra que el problema sigue siendo la policía provincial y la necesidad de una férrea conducción política del área de seguridad.

Compartir: 

Twitter

Gendarmería tuvo un efecto instantáneo al tomar las calles de Santa Fe.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.